imagotipo

Un Cuarto Propio

  • Lucía Raphael

  • Lucía Raphael
  • Poco que celebrar en estos días de ningún santo…

 

Si el primer acto de una nueva Fiscalía General de la República está sustentado en el nombramiento de quien será su cabeza (cuando la Procuraduría se transforme en Fiscalía), sin mayor auscultación, de manera fast-track y sin importar que el nuevo titular adolece de las características fundamentales para el puesto. ¿Qué se puede esperar de su práctica? ¿Cómo creerle a un Gobierno cuya constante ha sido la de gobernar con la convicción de que sus gobernados somos estúpidos, y que ha sistematizado la corrupción, entre otras prácticas dudosas; la de imponer personas que son de las confianzas del presidente, y cuya cercanía y protagonismo en su defensa, en temas más bien opacos, solo lo presenta como un incondicional al más puro estilo totalitario?

Cómo lo consigna Alejandro Madrazo, en la carta intitulada: “Procurador Cervantes, ¡comprométase a renunciar antes de ser Fiscal” #SinCuotasNiCuates” que comparte en change.org, a la que l@ invito a firmar: “el uso político de la procuración de justicia, ha mermado la credibilidad de la institución, así como su capacidad de desempeñarse profesionalmente”. Confieso no creer, ni en la transformación de la Procuraduría en Fiscalía, aunque el principio sea precisamente darle mayor credibilidad, pero si existiera una esperanza en considerar este cambio positivo, al nombrar como nuevo procurador a un priísta, con las características mencionadas, no puedo leerlo más que como una burla frente a nuestra apatía política. Es frustrante pensar que lo único que podemos hacer es pedir al mismo Cervantes que tenga la ética suficiente para no aceptar un cargo que consolidará su poder y el de su grupo. Más exasperante es pensar que el Senado, con todos los estímulos recibidos para “avanzar” en el proyecto de resquebrajamiento del país, tuviera de un momento a otro la lucidez de echar para atrás un nombramiento ya ratificado. ¿Cómo creer que el proyecto de dicha transformación de Procuraduría en Fiscalía logrará “garantizar una procuración de justicia imparcial, autónoma y no politizada”; si todos los hechos y actos políticos que le conciernen se han caracterizado por ir en contra de éste ideal de legalidad; sin contar con que, una vez la transformación de las instancia y del cargo efectuada, éste “zar de la justicia” contará con un periodo de nueve años para hacer a su guisa.

Otro mensaje mandarían los tres poderes, si se hubiera operado un escrutinio profundo, amplio transparente, público, que permitiera conocer a ciencia ciertas las y los candidatos. El procedimiento actual arrebata toda legitimidad y ahonda la desconfianza, la apatía, el desprecio de la ciudadanía por dichas instituciones.

Y aún así, una incredulidad similar genera la lista de candidatos, en el proceso de elección y nombramiento de quien será el Fiscal Anticorrupción, quien si entiendo bien, dependerá de manera indirecta de esta Fiscalía General. “El fiscal anticorrupción debe ser una persona capaz de desmantelar redes de corrupción, tener ‘expertise’ en materia económica y ser independiente de los partidos políticos” consideran los expertos. ¿Dónde se encontrará esa persona intachable que además esté dispuesta a lidiar con esta negación del Gobierno a hacer las cosas dentro de la ley, sin morir en el intento? Tendría que venir de la ciudadanía, y no venderse historias acomodadas a los intereses de los gobernantes, o atoles con el dedo para alcanzar un espacio con tanto poder sinterminar repitiendo las mismas recetas. Y tendría que saber llegar, sin transar…

Honestamente prefiero seguir peleando por defender nuestras tradiciones y costumbres ancestrales, y mantener la indignación frente a la “hollywoodización” de nuestro Día de Muertos. Pienso que cuando vieron que no podían sustituir la tradición de Mictlán por su “Halloween”, decidieron reapropiárselo y fusionar como siempre sin conocer realmente los elementos culturales, haciendo una mezcla de Speedy González, el carnaval de Río y el agente 007. Demasiadas raíces, demasiado profundas para que puedan intentar arrebatárnoslas. Poco que celebrar estos días de ningún santo…

FUENTE: https://www.change.org/p/por-una-justicia-sincuotasnicuates?tk=nulYXhxP01eOp8_xiLjl2ujtdILjZ7uPtJypy1BOQ60

Escritora e Investigadora IIJ UNAM

learapha@gmail.com

@LUCIARAPHAEL11