imagotipo

Un cuarto Propio

  • Lucía Raphael

  • Lucía Raphael
  • “La violencia que criminaliza a las mujeres: ¿Una ideología de Estado?”

 

La violencia que viven hoy las mujeres en un Estado como Veracruz, no está desconectada de la que viven en Ciudad Juárez, en el Estado de México, en Guerrero o en Michoacán. Desgraciadamente no solo se trata de la violencia que implica el solo riesgo de salir a la calle, para ir a su trabajo, sin saber si por la noche regresará sana y salva. No está desconectada de la violencia que puede sufrir al interior de su casa, en manos de su propia pareja, su padre o algún familiar cuya “virilidad” se sienta afectada por razones; laborales, por enfermedades sociales, por resentimiento o simplemente porque en una sociedad tradicional como la mexicana, las mujeres son el escupidero y el receptáculo de la frustración y la degradación que se gesta en espiral, incrementándose en cada vuelta.

Esta violencia está directamente conectada con la que ejercen los legisladores, y luego los funcionarios del Ministerio Público,así como los agentes de la justicia que insertos en la misma lógica de sometimiento, esta mirada dicotómica que necesita de un “arriba” y un “abajo”, de un “dominante” y de un “dominado”, de un “hombre” y una “mujer”; la misma que usa la ley para seguir dando a la “autoridad” el derecho de exigir un estereotipo de mujer: el de dominada. Una mujer cuya justificación en la vida sea únicamente la de ser madre, según reza la ideología reinante (que en México es la religión católica), y que deja fuera de consideración la infinidad de situaciones en las que esa mujer puede estar inserta para no querer serlo y que, de vivir en un país que respeta las libertades y los derechos, no se pondría ni por azar en tela de juicio. ¿Razones para no querer llevar a término un embarazo? hay miles; desde el hecho de tener 13 años y haber sido violada, o 16 o 20 o 30 y no poder mantener un hijo más, o querer terminar la secundaria, la carrera o simplemente elegir no ser madre, porque tiene el derecho a decidir qué tipo de vida quiere tener.

Un problema que se expande a lo largo de la República mexicana con distintas manifestaciones, pero igualmente dañina. Tenemos en Veracruz un Código Penal que considera que una mujer que decide abortar, “debe ser reenviada a reeducación”, es decir, su libertad no es considerada legítima y su decisión es leída como una enfermedad, y de hecho una enfermedad mental, es decir, una mujer que ejerce su libertad en el Estado de Veracruz “está loca”, “es incapaz” y debe ser reformateada según los estereotipos de sus autoridades legislativas que así formularon los artículos 149 y 150, los cuales permiten a un juez mandar a “reformatear” a la mujer del caso “hasta que se haga a modo”, supongo, hasta que se olvide de quién es y sea quien ellos esperan que sea. Y el concepto “reeducar” no está definido ni en tiempo ni en modo, así que bajo esa ilimitada capacidad de sancionar, cualquier inventario esta abierto… Sabemos que el derecho es una ficción; desde sus orígenes está construido a partir de supuestos, los glosadores romanos recurrían a casos “extremos” para poner a prueba sus propios preceptos, pero también sabemos que a través de los principios fundamentales, como la legalidad, el debido proceso, la libertad… el derecho define sus límites, y no debe ni puede ser un medio de control social o una forma de amenazar la vida y la libertad de nadie. Contraviniendo la base de nuestro sistema de Gobierno en tanto República Federal, el Estado de Veracruz se inventó que el feto, durante las primeras semanas de gestación tiene ya un valor a tutelar, situación que la Ley General de Salud no contempla. Este es un impresionante ejemplo que prueba cómo “una ley puede ser ilegal”, porque como explica Javier Angulo, director de la Clínica de Derecho del CIDE y litigante a favor de los derechos reproductivos de las mujeres, si una “ley se instrumenta para reeducar no puede entenderse sino como un medio de discriminación, una afrenta al principio de igualdad y un obstáculo para el libre desarrollo de la personalidad. De esta manera Veracruz está ejerciendo violencia de Estado, contra las mujeres”.

Si no entendemos que la instrumentalización del Derecho para arrebatar sus derechos a las mujeres, tiene el mismo origen de lo que ha agudizado el problema de Feminicidios en el país, la desaparición forzada, la multiplicación de víctimas colaterales, las violaciones y la criminalización de las mujeres por ejercer sus derechos reproductivos, no tendremos la suficiente honestidad para cambiar las características y valores de esta sociedad que está dispuesta a desposeer de su dignidad humana a tod@s y cada un@ de l@s mexican@s que no somos parte del paradigma masculino. El trabajo que hace Angulo, junto con “las Libres”, y otros litigantes y activistas en México; este del litigio estratégico es un bastión indispensable para la defensa de una justicia alcanzable para las mexicanas… Un trabajo que implica además, juntarnos a reflexionar los alcances de leyes anticonstitucionales como ésta y la apuesta por un Sistema de Justicia real, que exponga y castigue este uso ilegal y violatorio de la ley desde el Estado mismo… De este tema estaremos hablando las próximas semanas, y será uno de los puntos de reflexión en las Jornadas analíticas: “Veracruz: La ley que criminaliza a las mujeres”, que tendrá lugar los días 29 y 30 de junio en el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, donde participarán especialistas de la Academia Mexicana de Ciencias Penales, académicos, juristas y activistas. Esté pendiente.
Escritora e Investigadora IIJ–UNAM.

learapha@gmail.com

@LUCIARAPHAEL11