imagotipo

Un Gobierno sostenido con alfileres / Zona de Guerra / Héctor Tenorio Muñoz

  • Héctor Tenorio

Gozar de paz social no es un factor determinante en la gobernabilidad de un país, aunque facilita el ejercicio del poder. Así quieren entenderlo en Los Pinos o quizá no les quedó de otra luego de asomarse a la realidad: El atentado que sufrió Fernando Moreno Peña, exgobernador de Colima (1997-2003); la balacera que se dio cerca de Héctor Astudillo, mandatario electo de Guerrero; el asesinato de cuatro personas en Huetamo, Michoacán, a unas horas que habían arribado decenas de policías militares con el objetivo de reforzar la seguridad. Queda claro, existe un cogobierno de facto entre autoridades civiles y el narcotráfico, convirtiéndose en un régimen de terror donde los ciudadanos son sometidos. De forma esporádica se rebelan, como en Ajalpan en el Estado de Puebla, ahí la turba linchó a Rey David Copado y a su hermano José Abraham, dos encuestadores señalados injustamente de ser presuntos secuestradores. Uno fue quemado y el otro murió a causa de golpes y machetazos. 300 habitantes tomaron el control del ayuntamiento y lo quemaron, hasta el momento hay cinco detenidos. Se acusa a las autoridades estatales de haber actuado tardíamente, el mandatario poblano, Rafael Moreno Valle Rosas ve alejarse la posibilidad de ser candidato presidencial. En 12 meses se han presentado en esa región 20 eventos de este tipo, tres se consumaron. Incluso deja en entredicho la propaganda oficial que promueve a México de ser un lugar seguro para invertir.

De igual manera, a nuestros gobernantes parece importarles poco la credibilidad, la fuga del Altiplano de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias “El Chapo”, dejó al desnudo la profunda corrupción y negligencia en el sistema de seguridad nacional. Frente a los nulos resultados deben conformase con las heridas que el mismo criminal se infringió al huir. Entre más tiempo tarden en atraparlo las denuncias se multiplicarán contra la Marina. La mayoría de los medios de comunicación masivos respaldan a los marinos y destacan que respetan los derechos humanos en la búsqueda. En las redes sociales se puede leer una vehemente crítica contra el Presidente de la República. Los columnistas oficiales cuestionan que la muchedumbre se haga visible e imponga una verdad única. No obstante, ellos hacen lo mismo en sus espacios.

Sin duda, “El Chapo” genera una especie de admiración, quizá muchos encuentran en él al antihéroe que logra humillar a los poderosos, hay complicidad social y política en sectores clave de la economía donde se da una actitud de protección al crimen organizado. Lo mismo pasa en los sectores marginados de la población, en algunos estados los criminales cuentan con la simpatía de los pobres, porque la mafia invierte en la infraestructura. Aunque la realidad es menos glamurosa, él es un campesino millonario que se queda con un porcentaje del negocio, las grandes ganancias se manifiestan al llegar la droga a Estados Unidos y se vuelve a disparar su precio al cruzar el Atlántico y distribuirse por toda Europa. Vale la pena recordar que nuestra nación en 1982 se abrió a la globalización, el crimen organizado hizo lo mismo.

En este contexto, es comprensible que Andrés Manuel López Obrador se encuentre en su mejor momento después de su visita al Papa. En el Congreso de la Unión PRI, PAN, y PRD prevén emprender reformas electorales antes del 2018, de este modo impedirán lagunas en las leyes que permitan presuntas campañas anticipadas como la de AMLO. No conformes presionan al árbitro electoral. El tabasqueño lamenta que todavía estemos muy lejos del 2018, pero si él está bien posesionado en el sentir de la población quiere decir que la crisis económica es más profunda de lo que nos han querido informar.
tenorio_hector@hotmail.com