imagotipo

Un gran suspiro al cielo Mañana es el día de mamá

  • Cuadratura: Enrique pardo Genis

“Felicidades mamá” será mi primer pensamiento mañana. Hace no mucho habría planeado que justo el 10 de mayo al despertar, tomaría el teléfono y le marcaría. Ahora debo pensar diferente, algo nuevo tendré que hacer para que llegue mi mensaje. De unos años para acá, el Día de las Madres se me había hecho una fecha complicada, por la necesidad de regalarle algo a alguien que yo consideraba que lo tenía todo. Entonces llegó el momento en que me pregunté: ¿cuándo nació esta celebración y por qué? y ¿cuándo fue que se convirtió en una fecha comercial o si siempre había sido así?

Los inicios de esta festividad se remontan a la antigua Grecia, donde se le rendían honores a Rea, la madre de Zeus, Poseidón y Hades. Después, cuando los romanos llegaron a tierras griegas conservaron la celebración y la llamaron Hilaria. Se llevaba a cabo el 15 de marzo en el templo de Cibeles y se realizaban ofrendas durante tres días.

Más tarde, los católicos transformaron estas celebraciones para honrar a la Virgen María, la madre de Jesús. El 8 de diciembre se celebra la fiesta de la Inmaculada Concepción, fecha que los fieles adoptaron para la celebración del Día de la Madre.

En Inglaterra hacia el siglo XVII, tenía lugar un acontecimiento similar, también relacionado con la virgen, al que se le conocía como Domingo de las Madres. Los niños iban a misa y regresaban a casa con regalos. Además, la clase trabajadora tenía ese día libre para visitar a sus familias.

En el caso de México, el Día de las Madres se celebró por primavera vez en 1911, pero fue hasta 1922 que se institucionalizó el 10 de mayo, a iniciativa del director del Excélsior Rafael Alducín. Quizá, esta iniciativa fue en realidad una reacción a un movimiento feminista yucatanense. Pero sin lugar a duda, lo cierto es que hoy por hoy en México el Día de las Madres es mañana, 10 de mayo. Y más que un día comercial es importante darle su verdadero lugar: el reconocimiento a aquella mujer que nos dio la vida. Por ello, ahora no pensé en qué comprarle, pues eso no tendría ningún sentido. Hoy, con estas líneas le expreso lo mucho que la quiero y adoro y lo profundamente agradecido que estoy con ella por haberme acompañado en mi cumpleaños, incluso hasta por sacarme la lengua. Me deja ese bello recuerdo.

Por eso, mañana al despertar, mi primer pensamiento será: “Felicidades mamá”, lanzaré un beso al cielo y le leeré estas líneas, pues la esencia de la celebración no radica en un simple regalo, sino en hacerle ver y sentir a esa persona lo importante que es, ha sido, y será en toda nuestra existencia.

Te quiero mucho mamá. Felicidades… Espero verte muy pronto.

Dedicado a María del Pilar Socorro Genis López, la mejor mamá del mundo.

Viva la vida y sea feliz.

Correo: kikenis@yahoo.fr

Twitter: @EnriqueParGen