imagotipo

Un musical contra el bullying

  • Entre Piernas y Telones : Hugo Hernández

¿Cuándo apareció el término bullying? Quizá nadie pueda decirlo con certeza, pero lo que todo mundo sabe es a qué se refiere ese término anglosajón.

Nacido en los ámbitos escolares, dado que alude precisamente al acoso que existe en esos terrenos, la palabra se ha ampliado y en la actualidad se aplica indiscriminadamente a toda aquella acción de “acosar” a alguien en el trabajo, la casa, los amigos, etc.

Quizá esta popularización haya hecho que la palabra, y más bien los hechos a los que califica, hayan perdido un poco, o mucho, de su gravedad.

El bullying es un problema realmente grave, en el mundo entero, que hoy, sale mucho más a la luz que antes, porque sus consecuencias también están mucho más a la vista, y son incluso más graves.

Por ello es que resulta muy atinada la puesta en escena Los chicos de los ochenta, pues habla a chicos (niños y adolescentes) y a los adultos (padres, maestros, tíos, orientadores…) de la gravedad de este problema, pero sobre todo hace una propuesta, simple pero efectiva, de cómo enfrentarlo y resolverlo.

Escrita (texto dramático, canciones y música) y dirigida por el joven Rigo Saráchaga, Los chicos de los ochentas es, como su subtítulo bien lo anticipa, un musical contra el bullying.

Y para hablar de este tema, que en aquella década ni siquiera era llamado así, aunque por supuesto existía, se vale de una anécdota que transita muy atinadamente del presente al pasado, por lo que impacta tanto en los niños y adolescentes (que sin duda es el público perfecto) y en los adultos (padres, maestros, tíos, etcétera).

No contaré la anécdota, obviamente, pero debo decir que las constantes referencias a canciones, programas de televisión, marcas, personalidades de aquellos tiempos son un guiño a los adultos, que disfrutan de la puesta en escena, y no sienten que es solo para los pequeños.

Felicidades a Rigo por su excelente trabajo, y a Óscar Hernández, quien es el responsable de la atinada escenografía, la dinámica
coreografía y el atractivo diseño.

Pero sobre todo bravo, felicidades a cada uno de los integrantes del elenco, estupendos todos.

En la función que vi me tocó ver a Karla Borrego y Andrés León (que bien cantan ambos); Carolina Soulé, Rodrigo Manzano, Massiel Sanguinetti, Tamara Ismer, Karla Palafox y Edgar Beckman. Y mención especial para los pequeños Rogelio Cruz y Asti Rivas, con gran vis
cómica.

La función de Los chicos de los ochentas arranca como muchas obras para niños, con los pequeños inquietos y los adolescentes apáticos, como es propio de sus edades. Avanza la trama y todos, niños y adultos, comienzan a interesarse en la trama, se divierten y compenetran en la historia y la disfrutan.

Los chicos de los ochentas, se presenta los domingos a las 15 horas en el Foro Coyoacanense, atrás del edificio delegacional.