imagotipo

Un Nuevo Peje…

  • Gabriela Mora

Hoy, ante la inminente llegada de Donald Trump a la presidencia de nuestro vecino norteño, los mexicanos tenemos muchas opciones de reacción; después de todo lo que hemos leído, escuchado y los diversos medios de comunicación y redes sociales nos han comunicado, cómo ven si en lugar de seguir aterrados, viendo un futuro terrorífico e imaginando los peores entornos, planteamos nuestro escenario como una nueva oportunidad a manera de un “punto de quiebre” para dejar de sentirnos víctimas ante el poderoso e incómodo vecino del norte.

Lógicamente para ello es requisito indispensable que este México nuestro alcance urgentemente la mayoría de edad, lo cual implica entender y actuar con madurez y responsabilidad conforme a la conciencia que los años nos da: construyendo y asumiendo las consecuencias de nuestros actos: Si en verdad ambicionamos un crecimiento económico y abolir la pobreza; si pretendemos eficiencia y transparencia en el manejo de los recursos públicos; si anhelamos con todo el ánimo que la violencia se termine, es indispensable que todos aportemos nuestros recursos e igualmente imprescindible que la ley se cumpla y se aplique para todos por igual.

Y en este sentido, parece ser que algo así nos quiere hacer ver Andrés López respecto a su reiterada ambición por llegar a ser Presidente de México; pero además, en esta ocasión plantea su comprensión respecto a un enojo social y se adelanta con propuestas sobre algunas soluciones razonables, aunque otras muy a su estilo, totalmente demagógicas.

He de reconocer una vez más mi abierta apatía por el peje y varios de sus seguidores; sin embargo, es evidente que, en este país en que el electorado rechaza cada vez más a la clase política tradicional, hartos de la corrupción, de los innumerables vicios del sistema, de los irracionales índices de la violencia en prácticamente todo el territorio nacional, de las recurrentes crisis económicas, etcétera, etcétera… Andrés Manuel aprovecha el ánimo de la sociedad mexicana, modera su discurso en un intento por revertir el miedo que anteriormente él mismo ha provocado en diferentes segmentos de la población y, a decir de las incipientes encuestas que hoy conocemos, avanza paulatinamente en el ánimo de los mexicanos.

Durante su exposición en el Consejo Nacional de Morena, observamos a un López Obrador más aterrizado en la realidad a diferencia de tiempos anteriores en que se presentaba ideológico, ante el asombro de muchos, así se expresó al presentar una propuesta sobre su gobierno: “Actuaremos con el mayor realismo político; nada de ocurrencias o engaños; habrá claridad de propósitos, estrategias bien definidas, prioridades y metas de corto, mediano y largo plazo… Un Gobierno debe convocar a la esperanza, pero sin caer en falsas promesas, porque perdería autoridad moral y terminaría enredado en su propia demagogia”… Por más difícil que parezca, de verdad, así lo dijo López Obrador!!! Con un dejo de populismo y hablando al electorado, pero lo dijo…

Así las cosas, los años nos han enseñado que para alcanzar la prosperidad y lograr las metas deseadas debemos aprovechar la experiencia, aprender de logros y hierros, aceptar y afrontar los cambios, pero siempre con ambición, disciplina y compromiso; esto aplicado a un país, requiere contar con liderazgos de probada integridad, carácter y firmeza para mantener sus decisiones, e igualmente para aplicar la ley justa y equitativamente… Me parece difícil que un reconocido Andrés López que a través de los años tantas sorpresas nos ha dado, cumpla con el perfil requerido para un nuevo México… ¿¿¿¿¿Se tratará realmente de un nuevo López??? (sic).

“Reitero mi idea esencial de que el Estado se encuentra secuestrado por una minoría y que ésta es la causa principal del desastre nacional. En nuestro país existe una República aparente, simulada, falsa”… “Estamos en contra de aquellos que amasan grandes fortunas de la noche a la mañana, apoyados en la ilegalidad, el influyentismo y a la sombra del poder público. Estamos en contra de la riqueza mal habida, de la corrupción que ha dado al traste con todo y es la causa principal de la desigualdad social y económica”… “Se mantendrán equilibrios macroeconómicos, se respetará la autonomía del Banco de México y se promoverá la inversión privada nacional y extranjera. Nuestra propuesta consiste en aplicar una política de cero endeudamiento y baja inflación, aparejada a una estrategia de crecimiento para promover la creación de empleos y el bienestar”. Respecto a las Reformas Estructurales: “confieso que soy partidario de revertirlas. Tengo suficientes razones para sostener que no benefician al pueblo, sino que lo perjudican. Sin embargo, no responderemos a una imposición con otra imposición. Por ello, se consultará a la gente si las reformas se mantienen o se cancelan y se respetará la decisión de la mayoría”.

Algunas de las ideas manifestadas por López; en algunos casos se trata de generalidades aunque tienen su dosis de realidad y beneficio; otras conforme a sus modos, populistas y electoreras… lo cierto es que su discurso cambió y puede funcionarle aunque no sé si nos convenza… Falta mucho, veremos…
gamogui@hotmail.com

Hoy, ante la inminente llegada de Donald Trump a la presidencia de nuestro vecino norteño, los mexicanos tenemos muchas opciones de reacción; después de todo lo que hemos leído, escuchado y los diversos medios de comunicación y redes sociales nos han comunicado, cómo ven si en lugar de seguir aterrados, viendo un futuro terrorífico e imaginando los peores entornos, planteamos nuestro escenario como una nueva oportunidad a manera de un “punto de quiebre” para dejar de sentirnos víctimas ante el poderoso e incómodo vecino del norte.

Lógicamente para ello es requisito indispensable que este México nuestro alcance urgentemente la mayoría de edad, lo cual implica entender y actuar con madurez y responsabilidad conforme a la conciencia que los años nos da: construyendo y asumiendo las consecuencias de nuestros actos: Si en verdad ambicionamos un crecimiento económico y abolir la pobreza; si pretendemos eficiencia y transparencia en el manejo de los recursos públicos; si anhelamos con todo el ánimo que la violencia se termine, es indispensable que todos aportemos nuestros recursos e igualmente imprescindible que la ley se cumpla y se aplique para todos por igual.

Y en este sentido, parece ser que algo así nos quiere hacer ver Andrés López respecto a su reiterada ambición por llegar a ser Presidente de México; pero además, en esta ocasión plantea su comprensión respecto a un enojo social y se adelanta con propuestas sobre algunas soluciones razonables, aunque otras muy a su estilo, totalmente demagógicas.

He de reconocer una vez más mi abierta apatía por el peje y varios de sus seguidores; sin embargo, es evidente que, en este país en que el electorado rechaza cada vez más a la clase política tradicional, hartos de la corrupción, de los innumerables vicios del sistema, de los irracionales índices de la violencia en prácticamente todo el territorio nacional, de las recurrentes crisis económicas, etcétera, etcétera… Andrés Manuel aprovecha el ánimo de la sociedad mexicana, modera su discurso en un intento por revertir el miedo que anteriormente él mismo ha provocado en diferentes segmentos de la población y, a decir de las incipientes encuestas que hoy conocemos, avanza paulatinamente en el ánimo de los mexicanos.

Durante su exposición en el Consejo Nacional de Morena, observamos a un López Obrador más aterrizado en la realidad a diferencia de tiempos anteriores en que se presentaba ideológico, ante el asombro de muchos, así se expresó al presentar una propuesta sobre su gobierno: “Actuaremos con el mayor realismo político; nada de ocurrencias o engaños; habrá claridad de propósitos, estrategias bien definidas, prioridades y metas de corto, mediano y largo plazo… Un Gobierno debe convocar a la esperanza, pero sin caer en falsas promesas, porque perdería autoridad moral y terminaría enredado en su propia demagogia”… Por más difícil que parezca, de verdad, así lo dijo López Obrador!!! Con un dejo de populismo y hablando al electorado, pero lo dijo…

Así las cosas, los años nos han enseñado que para alcanzar la prosperidad y lograr las metas deseadas debemos aprovechar la experiencia, aprender de logros y hierros, aceptar y afrontar los cambios, pero siempre con ambición, disciplina y compromiso; esto aplicado a un país, requiere contar con liderazgos de probada integridad, carácter y firmeza para mantener sus decisiones, e igualmente para aplicar la ley justa y equitativamente… Me parece difícil que un reconocido Andrés López que a través de los años tantas sorpresas nos ha dado, cumpla con el perfil requerido para un nuevo México… ¿¿¿¿¿Se tratará realmente de un nuevo López??? (sic).

“Reitero mi idea esencial de que el Estado se encuentra secuestrado por una minoría y que ésta es la causa principal del desastre nacional. En nuestro país existe una República aparente, simulada, falsa”… “Estamos en contra de aquellos que amasan grandes fortunas de la noche a la mañana, apoyados en la ilegalidad, el influyentismo y a la sombra del poder público. Estamos en contra de la riqueza mal habida, de la corrupción que ha dado al traste con todo y es la causa principal de la desigualdad social y económica”… “Se mantendrán equilibrios macroeconómicos, se respetará la autonomía del Banco de México y se promoverá la inversión privada nacional y extranjera. Nuestra propuesta consiste en aplicar una política de cero endeudamiento y baja inflación, aparejada a una estrategia de crecimiento para promover la creación de empleos y el bienestar”. Respecto a las Reformas Estructurales: “confieso que soy partidario de revertirlas. Tengo suficientes razones para sostener que no benefician al pueblo, sino que lo perjudican. Sin embargo, no responderemos a una imposición con otra imposición. Por ello, se consultará a la gente si las reformas se mantienen o se cancelan y se respetará la decisión de la mayoría”.

Algunas de las ideas manifestadas por López; en algunos casos se trata de generalidades aunque tienen su dosis de realidad y beneficio; otras conforme a sus modos, populistas y electoreras… lo cierto es que su discurso cambió y puede funcionarle aunque no sé si nos convenza… Falta mucho, veremos…
gamogui@hotmail.com