imagotipo

Un país de privilegio / Numerados

  • Camilo Kawage

1.- Para cuando caiga en la cuenta de la salvaje jauría que ha desatado desde su autopostulación a la candidatura republicana, el daño apenas estará cobrando su cuota en la entraña de Estados Unidos y habrá ya causado mella en la estructura social de su país, mientras la onda expansiva contará víctimas en México, no solo en la vertiente económica toda sino, por el grado único de interdependencia que bien y mal hemos cuajado en el curso de los siglos, en la delicada tela social que abarca y que a nosotros nos hace mexicanos, sin comparaciones ni ulteriores referencias. Los sentimientos de odio que las ínfulas de supremacía del personaje han despertado en el país vecino, sin darnos cuenta, aquí tienen simpatía en más de un rinconcito.

2.- Estos tiempos en que hemos perdido la confianza en todos y en todo, conviene el esfuerzo de infundírnosla en nuestra madurez, nuestra sabiduría y el arraigo de nuestra historia, para asegurar nuestra buena fe entre nosotros y hacia los demás. Porque serán los ejes de la carreta cuando nos deba tocar andar y voltear a vernos, cuando nos toque transcribirnos y pasar en limpio la fortaleza de nuestro designio. Nunca se dirá que México no tiene amigos sino intereses, pero habrá que ver por los intereses, nadie dirá que México solo tiene vecinos, pero debemos procurar a los amigos de lejos.

3.- El día en que todos los recursos de la tecnología nos acercan, en que la tenaz y proverbial diplomacia de México nos ha abierto todas las rutas políticas y comerciales del mundo, y en que ese mundo nos mira con respeto, admiración y empatía, es hoy y debemos aprovecharlo. No se trata de crear frentes antitrump ni nada parecido –esos ya existen y no contarán con nosotros para ahondar la herida-, se trata de pisar a fondo una complicada maquinaria que tenemos en reserva de marcha para casos como éste.

4.- Los tratados de libre comercio que tiene México con buena parte de los países, existen hace muchos años (hay que recordar que el primero se firmó con Chile antes incluso, que el de América del Norte y sirvió como modelo), al de la Unión Europea y las naciones que la integran, negociado poco después de la entrada en vigor del de Estados Unidos y Canadá, no se le ha explotado toda la capacidad que puede rendir y a nuestro país le sobra talento, ingenio y potencial para ocuparlo. No nos hemos dormido en los laureles de la vecindad, pero en términos de comercio tenemos todo el mar enfrente, si solo dejamos de pensarnos en potencia pequeña o emergente.

5.- Tan solo por el roce de un referente, un vistazo a Dubái. La pequeña ciudad, capital del emirato del mismo nombre, se ha vuelto pulmón artificial de una vasta región del mundo, gracias a una poderosa inversión en turismo, aviación, desarrollo inmobiliario y servicios financieros, las mismas virtudes que posee México en una muy mayor dimensión, y Dubái depende del petróleo únicamente en 5 por ciento de su economía, contrario a lo que muchos creen. México no requiere inventar ombligos, se encuentra al centro del mundo, puerta a puerta del mercado más grande. ¡Súbanse y vámonos!

6.- Para aquellos entre nosotros, que quieren recoger los lamentos, derramar el propio llanto y restregarse las penas de la época, que se encierren en su casa. México estará muy ocupado los próximos años en sacar fruto de su entusiasmo, aprovechar su geografía y generar su enorme riqueza humana y natural, para ser la gran potencia agrícola, industrial y turística que le escrituró la historia, junto con los veneros de petróleo el diablo.

camilo@kawage.com