imagotipo

Un pendiente con los independientes / José Roberto Ruiz Saldaña

  • José Roberto Ruíz Saldaña

La semana pasada, la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación emitió una sentencia en que confluyen la historia reciente de legislaciones anticandidatos independientes, el desarrollo de una cultura jurídica constitucionalista y a favor de los derechos fundamentales, así como fragmentos de la consolidación de nuestra democracia; a propósito de los requisitos excesivos para ser candidato a gobernador por esa vía en Aguascalientes.

En primer lugar, el Tribunal Electoral sostuvo que eran desproporcionados, no idóneos e innecesarios los requisitos que disponían que los aspirantes a candidatos ciudadanos no debían ser militantes o afiliados de algún partido político en los últimos seis años, así como no haber contendido en el procedimiento interno de selección de candidatos de algún instituto político dentro de los dos procedimientos electorales anteriores a obtener el registro como candidato independiente. El Tribunal no advirtió cómo esos requisitos tuvieran una finalidad constitucionalmente relevante.

Asimismo, la Sala Superior estimó que era inconstitucional el requisito relativo a contar con el respaldo ciudadano equivalente al cinco por ciento del listado nominal del Estado de Aguascalientes. La libertad del legislador para determinar el porcentaje “no se puede entender como absoluta” y “no debe resultar excesivo, a grado tal que se solicite un porcentaje que se aleje significativamente de todo parámetro racional”.

Por otra parte, el Tribunal Electoral apreció, en relación al requisito consistente en asentar el domicilio de los ciudadanos que proporcionan su apoyo, que el mismo también era desproporcionado, no idóneo e innecesario. Igualmente, consideró el requisito relativo a autorizar la publicación de los nombres de los ciudadanos que respaldaran dicha candidatura independiente toda vez que “la protección constitucional en caso de datos sensibles es mucho más intensa, pues se involucran los derechos fundamentales de igualdad y de dignidad; por lo que su divulgación es mucho más restringida”. Es más, el Tribunal sostuvo que “el derecho a la privacidad, como prerrogativa directamente derivada de la dignidad humana, supone la existencia de un ámbito reservado, personal y privado frente al conocimiento y actividad de los demás, así como de los poderes públicos, reserva que desde el ámbito de tutela constitucional se debe entender como
imprescindible”.

Desafortunadamente, el Tribunal Electoral no pudo estimar inconstitucional el requisito consistente en presentar copia simple de la credencial de elector de los ciudadanos que respalden una candidatura independiente porque la Suprema Corte de Justicia de la Nación ya lo había considerado constitucional. Ojalá que, en una próxima reflexión, los ministros cambiaran de criterio.

En su momento, la legislación anticandidatos independientes de Aguascalientes no se impugnó. La cultura jurídica atendió un pendiente con los independientes en esa entidad.
Consejero electoral del INE

@Jose_Roberto77

joseroberto.ruiz@ine.mx