imagotipo

Un PRI de nuevos retos

  • Jorge Schiaffino

En tiempos aún no muy claros para la presentación de los aspirantes a la presidencia de la República de todos los partidos políticos, el domingo pasado se realizó la sesión de instalación del Consejo Político Nacional del PRI, misma a la que asistió el presidente de la República, Enrique Peña Nieto; en un ambiente de expectación debido a la serie de acontecimientos nacionales e internacionales que de una forma u otra se reflejan en la opinión pública, sobre todo si se considera que el papel del presidente es seguido como en ninguna otra época, gracias a los variados medios electrónicos y a la intensificación del uso de redes sociales.

En parte de su mensaje se dirigió a los priistas diciendo: “México es de los pocos países del mundo que están atendiendo las nuevas realidades con respuestas institucionales. Detrás de cada una de ellas, está el sello del PRI. Son resultados que dejan ver cómo el Gobierno de la República, de convicción priista, le está cumpliendo a México”.

“De eso se trata el cambio estructural que hemos puesto en marcha: de ir adecuando nuestras instituciones, políticas y programas, a las necesidades de un nuevo México que está emergiendo. Este nuevo México aún está en construcción; y no nos podemos quedar a medio camino”.

Siendo un presidente de éxito por la forma como abordó la problemática nacional desde el inicio de su sexenio, logrando un diálogo con las principales fuerzas de oposición que firmaron el “Pacto por México” y grandes e históricas reformas, rápidamente se vio enfrentado a los acontecimientos de Ayotzinapa y los casos de corrupción de gobernadores de militancia del PRI, así como el impacto de la crisis económica internacional que mucho han pesado en el ánimo de los mexicanos, y un evento como el haber recibido al hoy presidente electo de EU.

En conjunto, podemos afirmar que pese a lo que sus detractores han esperado, el gobierno ha mantenido la cohesión social y no ha caído en tentaciones autoritarias que serían el anzuelo que tanto desea la izquierda y la derecha para intentar la debacle de esta administración.

En contrario, uno de sus hombres de confianza y actual presidente del PRI, anunció medidas en respaldo al Gobierno de la República; Ochoa Reza anunció que para impulsar el proceso de unidad nacional, el PRI llevará a cabo cuatro acciones concretas:

1. El PRI convocará a las fuerzas políticas, económicas y sociales del país a diseñar, instrumentar y operar una estrategia de unidad nacional que promueva los más altos intereses de México.

2. El PRI organizará reuniones estatales y municipales para apoyar las medidas del gobierno Federal, que protejan los derechos humanos de los mexicanos que viven en los Estados Unidos y que profundicen la relación económica y comercial entre ambos países.

3. El PRI intensificará su relación con organizaciones políticas de mexicanos que viven en el exterior, para construir una agenda propositiva común.

4. El PRI promoverá la diplomacia parlamentaria, donde nuestras senadoras y senadores, diputadas y diputados, se vinculen con congresistas de ambos partidos en los Estados Unidos, para profundizar una agenda benéfica para ambas naciones y pueblos.

El liderazgo del presidente seguramente habrá de reafirmarse y obtendrá acuerdos benéficos para los mexicanos, ya que ha demostrado una gran capacidad de negociación y tener claro el rumbo del país. Desde el PRI, Enrique Ochoa y todo priista debe retomar los actuales retos con los que se cerrará la administración, habrán de surgir liderazgos y candidatos, que deberán comprender de fondo los cambios que han transformado el país y que aún esperan ser explotados para beneficio de todos los mexicanos, todo esto mientras la oposición sigue deseando que le vaya mal a nuestro presidente y a su partido, aunque eso signifique que le vaya mal al país.

Al tiempo

* Exlegislador

jorgeschiaffinoisunza@yahoo.com.mx