imagotipo

Un Proceso poco conocido | Jorge Schiaffino Isunza*

  • Jorge Schiaffino

No obstante su importancia histórica y la trascendencia en la vida política e institucional del país y de la ciudad, el proceso de elección de la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, aún no permea con la fuerza y la importancia que uno supondría dado lo inédito del hecho y el cambio que significa para la ciudad y sus habitantes.

Por mandato constitucional, la organización de esta elección está a cargo del Instituto Nacional Electoral. Es notorio y poco entendible el grado de importancia que se le ha dado a este proceso por parte de la autoridad electoral, ya que supondríamos que un evento del que se desprenderá la redacción de la Constitución Política de una de la entidades de la República y capital de todos los mexicanos, nos haría pensar en acciones más decisivas en el marco de la difusión y la cultura política y democrática por parte de la autoridad electoral.

En la convocatoria se establecen las principales bases y requisitos para contender en los comicios, que se llevarán a cabo el próximo cinco de junio del presente año, así como los términos en que podrán participar los partidos políticos nacionales y los ciudadanos que pretendan postularse como candidatos independientes.

Aquí encontramos un primer vació ya que la propaganda que existe actualmente se ha centrado únicamente en difundir el día de la elección y que habrán de ser 60 diputados. Información escasa que fomente el interés en el método de elección y las posibilidades de participación de los ciudadanos como candidatos. Nos preguntamos a qué se debe esta situación cuando se entiende que el INE debe entre otras cosas fomentar la participación ciudadana en los procesos de elección, situación que no se está cumpliendo desafortunadamente. Si nuestro sistema es preponderantemente de partidos políticos, queda en evidencia la absoluta pasividad del INE en el sentido de no proporcionar a los ciudadanos elementos que garanticen su interés y su participación en el proceso.

Las prerrogativas de radio y televisión que ha utilizado el INE pasan desapercibidas y aún más preocupante, que no se nota una directriz a este respecto por parte del Consejo General para lograr un proceso electivo exitoso, en el sentido de afluencia y de garantizar una jornada cívica electiva con datos útiles a los ciudadanos en todas las etapas de este proceso, que es un proceso inédito en la historia de las elecciones del país. “Esta convocatoria es única en su tipo, pues corresponde a una elección absolutamente inédita, tanto por los principios que la rigen como por su finalidad: elegir a las y los ciudadanos que tendrán la tarea de aprobar la Constitución Política de la Ciudad de México”, según lo menciona el comunicado del Consejo General.

Sin embargo, parece que están los señores consejeros enfocados, pragmáticamente concentrados en la parte técnica, dejando de lado las tareas de difusión e información. Es decir, no creemos que el INE se apegue únicamente a la letra del decreto y se concentre en las reglas generales que los regularán, sin importar el derecho ciudadano a contar con una información de calidad, oportuna y suficiente sobre este proceso de elección.

Esta actitud no parece del todo comprometida con el desarrollo democrático y deja una duda importante sobre el papel de la autoridad, en el sentido de su compromiso con la ciudadanía, ya que por ley le corresponde la difusión y se encuentra francamente limitado, para lo que una sociedad moderna espera de una institución que recibe multimillonarias cifras para el desarrollo de este proceso y que no ha logrado impactar en la opinión pública.

No podemos afirmar si todo lo anterior se puede atribuir a ineficacia, inoperancia, desinterés, ya que suponemos que los consejeros gozan de la credibilidad y la formación profesional necesaria, para ofrecer decisiones y acciones institucionales de mayor altura y de mejor efecto positivo en las tareas que tiene por ley.

Al tiempo

Exlegislador

jorgeschiaffinoisunza@yahoo.com.mx

/arm