imagotipo

Un toque amargo para las bebidas

  • Cómo dijo: Ricardo Espinosa

En muchas recetas para preparar bebidas aparece la consabida recomendación de que hay que ponerle “un poco de amargo de angostura” y bueno, lo amargo más o menos lo entiendo, entiendo que muchas bebidas requieren un sabor amargo para poder funcionar como aperitivos, (el aperitivo es para “hacer hambre”) pero ¿y la angostura?¿qué tienen qué ver aquí las dimensiones del ingrediente? ¿de dónde surge ese extraño nombre del amargo de angostura’ ¿Por qué no puede ser amargo de anchura?

Lo que pasa es que angostura debe escribirse con mayúscula porque es un nombre propio. Angostura es una población venezolana ¿y eso qué tiene qué ver con el ingrediente? Espéreme un momento, ahora se lo explico todo.

Se llama Santo Tomás de la Nueva Guayana pero la costumbre popular ha hecho que se le llame Angostura por estar ubicada en la parte más estrecha del Río Orinoco, en tierras venezolanas.

En ese lugar y en los primeros años del siglo XIX había un doctorcito joven e inquieto que se la pasaba investigando propiedades de las plantas para encontrar nuevos remedios para sus
pacientes.

Un día ese joven galeno que se llamaba Johann Gottlieb Siegert se pasó un buen rato combinando ciertas yerbas con frutas, cortezas, semillas aromáticas y otros ingredientes y así elaboró una pócima (bebida medicinal) que servía eficazmente como medicamento para curar las volatilidades del estómago de sus pacientes.

Bueno, ésta es una versión, porque el Diccionario de la Academia Española nos dice que la angostura es una planta con cuya corteza se prepara esa bebida que se usa para darle un toque amargo a ciertos cocteles y también a algunas otras preparaciones culinarias.

Sinceramente yo me iría con la explicación primera que me parece más creíble y fundamentada. De hecho hay una información interesante acerca de esta bebida que se ha convertido en un ícono (ííícono o icooono, es igual) que da a las bebidas un perfume muy característico aparte de la cualidad de ser un “bíter” que viene a ser el que le da sabor amargo a una bebida para que cumpla su función de aperitivo y que además es condimento en algunos platillos.

Pocos saben que el amargo de Angostura está circunstancialmente vinculado a la independencia sudamericana. Su creador (el doctorcito alemán que le platiqué) que era graduado en Berlín, fue contratado especialmente por el gobierno venezolano y estuvo al servicio del libertador Simón Bolívar, durante la guerra de independencia, en calidad de cirujano general del ejército.

Se dice (no me consta) que la receta para preparar el amargo de Angostura se mantiene en secreto aún en la actualidad y que lo único que se podido deducir por su sabor es que contiene quina, sustancia medicinal que procede de la corteza del árbol del quino y contiene también sarapia, sustancia que se extrae del árbol del mismo nombre y que era muy frecuentemente empleada por los fabricantes de los más finos perfumes franceses de aquella época.

Consultorio Verbal

Comodijo2@hotmail.com
PREGUNTA DEL PÚBLICO: Matty Scheeleje pregunta: Mi duda es sobre el uso correcto de las palabras concejo y consejo. Me parece más fácil empezar con consejo de aconsejar, pero he visto muchas veces que se usa así en consejo de ministros, consejo de alumnos, concejo de vecinos. Siempre he sabido que concejo con c se utiliza sólo para lo que tiene que ver con municipios. Ojalá y me explique.

RESPUESTA: Efectivamente “concejo” es el ayuntamiento y en general se refiere al municipio. En cambio un “Consejo” puede ser una recomendación, pero también es un organismo colegiado para la dirección o administración de una institución pública o privada. Éste es el caso del “consejo de administración”, del “consejo de ministros”, etc.

AHORA PREGUNTO: Actualmente se menciona con frecuencia el adjetivo eólico. ¿Qué
significa eso? Lo eólico se relaciona con…

a.- Con el amor

b.- Con la Tierra

c.- Con el cielo

d.- Con los vientos
RESPUESTA: Lo eólico es lo que se relaciona con los vientos. Eolo era el dios griego de los vientos. Actualmente se mencionan con frecuencia los generadores eólicos de electricidad. Son generadores que utilizan la fuerza del viento para desempeñar su función.

Frase consoladora para terminar: A fuerza de ir todo mal, en un momento dado empieza a ir todo bien ¿Cómo dijo? ¡Hasta la próxima!