imagotipo

Una Asamblea Nacional con visión de futuro

  • Graciela Ortiz

El 9 y 10 de agosto de este año el Partido Revolucionario Institucional (PRI) celebró la reunión de las cinco  mesas temáticas (Estatutos, Declaración de Principios, Programa de Acción, Rendición de Cuentas y Ética, y Visión de Futuro) en el marco de la XXII Asamblea Nacional Ordinaria, a través de la cuales, los miembros del partido deliberamos para definir el rumbo de nuestro partido en los próximos años.

Hoy, nos encontramos frente a un escenario internacional en el que se están desarrollando grandes cambios de diferente índole. A los problemas como la pobreza, el subdesarrollo y la desigualdad, se suman otros nuevos como la gobernanza global, el cambio climático y otros fenómenos sociales como la migración, crisis humanitarias, crimen organizado y el terrorismo.

En el ámbito político, ante la incapacidad para solucionar los problemas más apremiantes de la población, los partidos políticos de todo el mundo se enfrentan a una profunda crisis de representatividad y credibilidad, cada vez hay más gente que tiene una opinión desfavorable respecto de estas agrupaciones y sus militantes.

Hoy están resurgiendo partidos extremistas, fascistas y populistas que a través de falsas promesas y diatribas racistas y xenofóbicas, ganan cada vez más espacios de poder, amenazando los principios democráticos, la paz y la seguridad globales.

Frente a este preocupante escenario, adquiere gran importancia la necesidad de adoptar una planeación prospectiva estratégica, que tome en cuenta los cambios en el nuevo contexto nacional e internacional para saber hacia dónde vamos y hacia dónde queremos ir.

Hoy, más que nunca es necesario construir un escenario futuro sobre el México que queremos, e implementar las acciones necesarias para construirlos. Lwwa planeación estratégica debe ser el puente entre nuestra visión y la acción.

Asumir las problemáticas nacionales que persisten, es el primer paso para construir un futuro diferente para México. Debemos hacer frente determinantemente a los flagelos que continúan desgastando a la sociedad mexicana como la pobreza, la desigualdad, la falta de acceso a servicios y el crimen organizado, sólo combatiendo estos problemas en conjunto podremos transitar hacia un mayor desarrollo con beneficios para todos.

Para cumplir con este objetivo, es necesario mirar también al exterior, la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible constituye una hoja de ruta para hacer frente a los principales retos de la agenda global con una visión prospectiva. Asumir el compromiso con la Agenda 2030, es comprometernos con los mexicanos y en la solución a sus problemas más
apremiantes.

Como partido también debemos reestructurarnos con una visión prospectiva, para recuperar la confianza de la ciudadanía y renovarnos políticamente, debemos implementar las acciones que hagan de nuestra agrupación el partido de la legalidad, de la responsabilidad y de la inclusión.

Para ello debemos abrir más espacios de participación social y poner en el centro al ciudadano. Tenemos ante nosotros la oportunidad de dar un nuevo rumbo al PRI, no podemos continuar postergando los grandes problemas que nuestra sociedad demanda.

Le hemos apostado a la transformación y al fortalecimiento de las instituciones. Las reformas representan un gran paso, debemos trabajar para consolidar sus resultados y que sus beneficios lleguen a toda la población.

Estoy convencida que la XXII Asamblea Nacional Ordinaria del PRI, va a  responder al dilema fundamental sobre el rumbo que queremos para México y el papel de nuestro partido en la construcción de un país próspero y con justicia social.
Senadora.

graciela.ortiz.glez@gog.org.mx

@GOrtizGlez

Facebook: graciela.ortizgonzalez