imagotipo

Una mirada a la TV pública, hace falta

  • Jorge Galicia

El inicio del segundo año de ejercicio de la LXIII Legislatura del Congreso de la Unión está a la vuelta de la esquina, los temas de interés serán definidos por cada grupo parlamentario en los siguientes días durante la realización de sus plenarias, unos insistirán en la reforma de la reforma educativa, otros buscarán impulsar el tema de los matrimonios igualitarios. Entre los pendientes también están temas como el mando único policial y el uso de la marihuana con fines medicinales, entre otros, pero en general las fracciones partidistas prioritariamente tienen su mirada puesta en laintegración del paquete fiscal y el presupuesto de egresos 2017.

Como sabemos, la discusión y análisis de los asuntos en materia fiscal y de presupuesto es facultad exclusiva de los diputados federales, por ese motivo los diferentes grupos partidistas representados en la Cámara Baja desde ahora hacen cuentas y proyecciones sin dejar de considerar factores económicos como la baja en los precios del petróleo; la devaluación del peso frente al dólar; las especulaciones en torno a los precios de la canasta de productos básicos; los recortes al gasto público y disminución en las plantillas laborales, eso es lo que seguramente vislumbrarán a la hora de hacer sumas y restas.

Habrán peticiones en rubros como el combate a la pobreza; para reactivar la economía y generar empleos; habrá quien diga que hay que enviar partidas especiales a rubros al campo, a obras públicas en algunas entidades federativas, y así, pero como siempre sucede, cuando de recortes presupuestales se habla, las tijeras siempre se encaminan a los rubros de la educación y la cultura.

Por eso seguramente el rector de la UNAM, Enrique Graue, ha advertido que el presupuesto de la máxima casa de estudios del país no puede dejar de crecer porque la demanda de los jóvenes para ingresar y poder estudiar es creciente; incluso señaló que para el próximo año es necesario que el presupuesto se incremente en un 4 ó 5 por ciento.

Pues sí, tiene razón el Rector, máxime cuando por todos los rincones del país se habla de una transformación educativa de raíz, y si ese es el discurso oficial para seguir impulsando la reforma educativa es el momento de que los legisladores volteen sus ojos a este sector.

Por cierto, ahora que la mirada de mucha gente estuvo atenta al desarrollo de los juegos olímpicos que hoy se clausuran en Brasil, donde la cobertura de varias justas se hizo a través del sistema público de televisión (Televisión Educativa, Canal 11, Canal 22, canal Mexiquense, TV UNAM y Capital 21, además de televisoras estatales) no estaría mal que nuestros diputados echaran una mirada ala carencia presupuestal con que vienen trabajando esos canales, pues aunque ya vimos las transmisiones del deporte olímpico con creces superaron las expectativasy son dignas del aplauso e incluso muy pocos se acordaron de la existencia de la televisión comercial, sí, esa que nos bombardea con anuncios y en eso también se notó la diferencia.

Es cierto, hay muchos rubros que atender en materia educativa, pero hoy más que nunca la televisión pública puede jugar un papel importante en la reforma del sector, y si los legisladores no lo ven así, sólo es cuestión que echen una mirada a los contenidos que se transmiten y difunden en dichos canales, se van a convencer, la programación es de interés, calidad y muy profesional y para seguir en ese tenor se requieren apoyos para la producción ¿no creen?
jorgelgalicia@yahoo.com.mx