imagotipo

Es una reforma social, no solo de telecomunicaciones / Raúl Aarón Pozos Lanz

  • Raúl Aarón Pozos

En los últimos años México ha sufrido cambios en materia de telecomunicaciones, y es que desde la aprobación de la reforma en el Congreso de la Unión, el Gobierno federal ha trabajado en darle a nuestro país una cara de modernidad. Este camino se ha recorrido mediante un gran esfuerzo de las autoridades, con el propósito de generar beneficios para todas las familias mexicanas.

Como lo mencioné en la conferencia de prensa que ofrecí a los medios de comunicación el miércoles pasado, la reforma en materia de telecomunicaciones es una de las reformas estructurales más nobles, tiene un carácter profundamente social y es la que ha impactado de manera más directa en el bolsillo y en la calidad de vida de los mexicanos.

En primer lugar, la reforma logró una reducción de los precios, especialmente en materia de telefonía móvil y de telefonía fija. Basta recordar, que gracias al trabajo que se realizó en el Senado de la República, se eliminaron las llamadas de larga distancia, lo que representa más de 19 mil millones de pesos anuales que los mexicanos no tendrán que gastar. Además del ahorro que esto representa, ahora las familias tienen más oportunidades de hablar con sus seres queridos que se encuentran en otros estados o en países como Estados Unidos.

En segundo lugar, la reforma de telecomunicaciones, también se tradujo en un incremento de la inversión directa extranjera de más de seis mil 700 millones de pesos. El Producto Interno Bruto del sector de telecomunicaciones, creció un 10% y como usted sabe, esta inversión se ha traducido en la ampliación y/o creación de infraestructura en materia de telecomunicaciones, la cual permitirá que haya más cobertura, mejores servicios, mejores precios y mejor comunicación, generando mayor confianza en los inversionistas del mundo. Pero de manera mucho más importante, el crecimiento del sector, y de ahí el carácter social de la reforma, representa la creación de más y mejores empleos.

En tercer lugar y gracias al crecimiento del sector, ha habido una ampliación del programa México Conectado. En el 2015, se crearon más de 101 mil espacios públicos en donde ahora ya se cuenta con servicios de internet. Estos espacios, como parques y escuelas le dan a nuestras niñas, niños y en general a toda la ciudadanía, la posibilidad de acceder a esta extraordinaria herramienta tecnológica. Contar con disponibilidad y accesibilidad a internet, no solo nos vincula al mundo, sino que brinda oportunidades para el crecimiento del conocimiento y de las habilidades de las y los mexicanos y así mejorar su calidad de vida.

Pero sin duda, uno de los grandes beneficios de la reforma, en materia de telecomunicaciones, es el relativo a la transición a la televisión digital, y si bien, esto es importante para un mejor y más amplio acceso a nuevos contenidos, en términos más relevantes, es que ello ha liberado lo que se conoce como la banda de los 700 megahertz. Esta liberación, se traduce en la posibilidad de licitar la red compartida, este proceso que ya se inició, implica que más de 40 millones de mexicanos que antes no tenían servicio de internet o que no tenían acceso a la telefonía móvil, podrán tener acceso a estos servicios. Los contratos impondrán a los prestadores de servicios la obligación de cubrir los espacios que por su poca rentabilidad antes no se cubrían, esto implica que millones de niñas y niños, indígenas y jóvenes de comunidades apartadas, tendrán acceso a esta herramienta que hoy es indispensable en el mundo.

El trabajo tan relevante que se ha dado en el Poder Ejecutivo y Legislativo, está lleno de retos no solo para diagnosticar problemas sociales, sino para diseñar soluciones a las necesidades de la ciudadanía. Cuando hablamos, por ejemplo, de la reforma educativa, la energética, la laboral o la de telecomunicaciones, existe la tentación a pensarlas como reformas con un carácter exclusivamente técnico o regido por cuestiones de mercado o de plano, que benefician a grupos muy particulares de la sociedad. Pero cuando se reflexiona con más cuidado y detenimiento, uno percibe que en el fondo, se trata de reformas que tienen un significado y un impacto eminentemente social. Las reformas, que ha impulsado el Presiente Peña Nieto, sin duda tienen un carácter técnico muy particular, pero como lo acabo de describir, cuando se miran con detenimiento y seriedad, uno no puede dejar de ver el impacto social que las motiva.

Senador de la República por el estado de Campeche. Partido Revolucionario Institucional.