imagotipo

Una tras Otra

  • Jaime Alcántara

  • Jaime Alcántara Silva
  • Petróleo y finanzas

 

El domingo pasado, James Comey, director del FBI declaró que (…) la investigación de los nuevos correos electrónicos relacionados con Hillary Clinton no cambia su conclusión de julio pasado de no presentar cargos criminales en su contra.

También para ese día, el peso registró, por ese hecho, una sensible baja, para llegar a 18.60, a la compra. En la última sesión del Senado, algunos Legisladores (PAN, PRD y otros), a decir de las noticias, vistieron camisetas de la candidata demócrata Hillary Clinton.

¿Esto mejorará la economía mexicana? Quién sabe. Lo que sí, y esto lo comenté en algún artículo del mes de agosto, que gane quien gane, primero pensará en su proyecto para dentro de cuatro años y, después, lo demás. En esos “demás”, estamos nosotros.

Al referirme a esto, lo mismo es para la pretendida Reforma Migratoria en la que se enfrascó Obama, sin conseguirla, que en el muro de las ignominias que presumiblemente construirá el empresario, metido a la política.

Esto es, gane quien gane, le bajará de nivel a los compromisos de campaña, así sea para ayudar o para dañarnos. Ninguno de ambos se podrá mover con la libertad con la que mueven ahora su entrenada lengua. Los intereses, al final, se impondrán. Al tiempo.

Para las finanzas de México, sin embargo, debemos ver asuntos más tangibles, aquellos que tienen que ver con los pesos y centavos del diario: el petróleo, en concreto.

En cuanto a sus reservas, al papel que jugará en el futuro, siempre “tiene sus asegunes”. Por ejemplo, en el sexenio de Felipe Calderón se nos dijo que solo habría reservas para 10 años, cuando mucho. Al poco tiempo, a la llegada de este régimen, las expectativas cambiaron radicalmente. Cuál era la causa del dato catastrófico panista, no se sabe.

Lo cierto es que siempre es tema de gran interés para saber cómo andamos.

La semana que concluyó hubo dos factores que coincidieron para situar la mezcla mexicana en alrededor de los US $40.00, por barril. Uno de ellos un mediano debilitamiento del dólar y un ataque a un oleoducto de Nigeria. Qué tiene qué ver aquel país sudafricano en nuestra economía; bueno, así es el mundo global, si le duelen las corvas a Putin, a nosotros nos puede doler el bolsillo.

De acuerdo con cifras del Consejo Mundial de Energía (información de Bloomberg), no se agotará la demanda de petróleo. Esto, de primera, nos debería dar gusto. Pues no es así. A decir de ellos, la demanda bajará y, por lo tanto, será menos la cantidad que buscarán los mercados del mundo.

Ello se debe a la exploración y explotación de nuevas fuentes de energía, como la eléctrica. Ya hemos visto diversidad de autos que presentan diferentes marcas, con ese combustible. También las empresas, cada día, consumen menos energía eléctrica (que precisa de petróleo para generarse). La baja, sería en un plazo de entre 5 y 15 años. Sí, leyó usted bien. Se calcula que para el 2030, empezará a decrecer la demanda del oro negro (todavía) y no sabemos hasta dónde llegue.

México debe estar preparado para eso

Hace algunos meses, el secretario de Economía Ildefonso Guajardo, dijo que la dependencia de las finanzas públicas era de menos del 20 por ciento para el presupuesto nacional (hasta hace unos años era del 38). Esto es, ya dependemos menos del petróleo.

De acuerdo con la IEA (Agencia Internacional de Energía), México produce 2 millones 936 mil barriles diarios; poco más del 3 por ciento del que se consume en el mundo.

Qué va a pasar, si con la baja en los precios, economías regionales como las de Campeche, Tabasco, Veracruz, Tamaulipas, se han visto afectadas.

Muchos viviremos para verlo.
jaimealcantara2005@hotmail.com