imagotipo

Una tras Otra

  • Jaime Alcántara

Cada quien es responsable de lo que le sucede y tiene el poder de decidir lo que quiere ser. Lo que eres hoy día es el resultado de tus actos pasados. Lo que serás mañana es el resultado de tus actos de hoy: SWAMI VIVEKANANDA

 

  • EDOMEX Desesperaciones y Decisión

Hay preocupación, con tintes de angustia, en el PRD. De ello no hay la menor duda.

Quizá la falta de análisis o de experiencia de su dirigencia, sea lo que la impulsa a buscar lo que no ha funcionado.

La mejor prueba es, sin lugar a dudas, lo que le ocurrió en Yucatán, cuando, como ahora, en un intento de mejorar sus números y tratar de golpear a su enemigo emocional: el PRI, se alió con el PAN. La intención era derrotarlo, para subir a uno de los de enfrente. Ganó Patricio Patrón Laviada.

Al reclamar posiciones, el ya mandatario les contestó que no había compromiso alguno.

Igual les ha ido en Puebla, Oaxaca, Guerrero. Al final, nada. No solo eso. En casos concretos, los titulares del Ejecutivo los arrinconaron, para impedir que pudieran patalear.

Quizá por esos antecedentes, López Obrador rechazó la posibilidad de ir juntos.

Tales disquisiciones deben analizarse a la luz de las posibilidades. ¿A poco cree Alejandra Barrales que el PAN va a aceptar que vaya alguien del PRD, de Morena, de MC o de cualquier otro Partido, a la cabeza?

Claro que el Partido del Sol Azteca habría, en el caso de ganar, satisfecho sus frustraciones, su paranoia; pero, y ¿luego? ¿A tal grado de odio, rencor, llegan l@s dirigentes perredistas para buscar alianzas con sus enemigos ideológicos, solo para satisfacer sus traumas?

Ahora bien. En encuestas recientes, se nota que ni aún sumando las intenciones del voto de PAN y PRD, podrían ganarle al PRI. Y, esa es la cuestión.

En otro sentido. Hace seis años, en el PRI, se impuso la cordura, la inteligencia. A los afectos, hablaron la lógica y la razón. Ganaba Eruviel y con él se fue la nominación.

Ahora ¿quién? Y, esa es la clave para el resultado electoral del próximo año en el reducto más importante del mercado electoral mexicano.

Los esfuerzos por elegir a su abanderado no deben verse obnubilados, igual que en el pasado reciente, por la víscera o por información sesgada, mutilada o defectuosa.

No es poco lo que se juega el PRI. Quizá su destino, per saecula saeculorum.

Hemos visto que algo está fallando en las encuestas. Y no hablamos del Brexit, de Colombia o de las recientes elecciones de Estados Unidos. No. Me refiero a lo ocurrido el pasado 5 de junio. A unas expectativas muy diferentes, los resultados arrojaron desenlaces inesperados. Claro que aún queda la posibilidad de que éstos hayan sido manipulados, como lo han manejado algunos sospechosudos (dijera Creel). Entonces, las encuestas podrían tener la razón. Pero eso es especulación.

Ahora bien. A la antigüita, el PRI tiene maneras de informarse, adicionales o, seguras.

Una de ellas es, indudablemente, los análisis que debe tener el Presidente de la República, quien gobernó la entidad.

Dos. Todo parece indicar que Eruviel Ávila es un hombre razonable y con pocas emociones, que podrían perjudicar su mismo futuro.

Tres. Hay de todos colores y sabores, en los primeros círculos de decisión del poder nacional, como para preguntarles. Lo importante sería saber qué y a quiénes.

Cuatro. El delegado del CEN, Humberto Lepe, es quizá uno de los hombres mejor informados. No solo es su estadía en la entidad. También, su participación en los éxitos de los años recientes.

Ya se verá, porque las decisiones del Edomex serán, seguramente, lo que marque el destino del país en los años venideros.

jaimealcantara2005@hotmail.com