imagotipo

Una tras otra

  • Jaime Alcántara

Xicoténcatl 

El Gobierno menos malo es aquel que hace menos ostentación, que se hace sentir menos y que resulta menos caro: ALFRED DE VIGNY

  • Jaime Alcántara Silva

¿ Un Estado sin deudas, qué es eso? Quizás se deba a que es uno de los cinco Estados más transparentes del país.

Ayer tuvo lugar el último informe de Mariano González Zarur.

Varios temas son relevantes, derivado del análisis de la gestión del gobernante tlaxcalteca. Bien vale la pena mencionar algunos.

Encerrado en su gestión, prácticamente nadie supo algo de la Entidad, ni de él, salvo contadas excepciones. Poco dado a las candilejas, pudo dedicarse de tiempo completo a la encomienda que le dieron sus electores en el 2010.

No es sencillo, sobre todo si se tienen los recursos a la mano, cuyo destino debe ser el bienestar de los mandantes, a quienes se debe el que ejecuta. Pero la tentación es tremenda, casi nadie la resiste.

Teniendo en su hoja de servicios, posiciones como diputado federal, senador; titular de dependencias de la Administración estatal; candidato en 2006, sin haber alcanzado el triunfo; pronto habrá de concluir su mandato y lo hará sin temor del juicio de la historia.

A veces, también el “amargo sabor de la derrota” le dice a sus destinatarios: acuérdate que eres humano. Quizá sea el caso, lo único cierto son los resultados.

En la discreción de su trabajo y en su constante de buscar recursos y soluciones para los problemas de su territorio, escudriñó y encontró maneras de dar beneficios a sus gobernados. P.e.: resultados del Coneval/2015 nos dicen que de 32 entidades, Tlaxcala está en un lejano lugar 25 de las entidades que más están rezagadas en desarrollo social.

El grado de marginación rural, con datos del INEGI de 2016, de 2,271 municipios enlistados, del país, solo tiene a Zitlaltépetl calificado como alto. En cuanto a pobreza extrema, con números de Sedesol, únicamente está el 6.5 por ciento de su población. Por último, según el Coneval, de 2015 a 2016, más familias tlaxcaltecas alcanzaron ingresos laborales mayores al valor de la canasta alimentaria.

Pero hay un tema, que ha sido objeto de todos los análisis, enojos, frustraciones, señalamientos, persecuciones judiciales, temas de campañas políticas, caída de preferencias electorales: el endeudamiento del Gobierno en funciones.

El primer escándalo de los nuevos tiempos fue el de Coahuila con Humberto Moreira.

A la posibilidad de que el PRI volviera a Los Pinos, las oposiciones, sobre todo el PAN, se le echaron a la yugular al entonces dirigente nacional de su partido. El tema que les sirvió de acicate fue la petición del norteño, para que las entidades tuvieran un 20 por ciento más en las participaciones de la recaudación federal participable.

Lo explico. Fox, en campaña, había prometido duplicarlas. 20 por ciento era (y es) lo que la Federación envía a los Estados. Moreira recordó tal tema y lo puso en la mesa de las discusiones.

Después, con gobernadores de todos los partidos, amén de quienes salen en todos los noticiarios, a todas horas, se vieron envueltos en escándalos. Por mencionar a uno, Leonel Godoy. Su sucesor Fausto Vallejo, del PRI, dijo que había endeudado a la Entidad con 32 mil millones de pesos.

Pues bien, repito, algo inusitado: Tlaxcala no deja saldos rojos en las finanzas públicas. No hay deuda directa; tampoco indirecta o contingente.

ASUNTO PARA LA REFLEXIÓN, DE FONDO

Mariano González Zarur, suma su nombre a otros gobernantes que hicieron historia. Antes que él, se recuerda a Emilio Sánchez Piedras y a Beatriz Paredes.

Hoy, González Zarur, que simplemente quiso gobernar bien, está en la posición de decir: He cumplido.

jaimealcantara2005@hotmail.com