imagotipo

Una Tras Otra

  • Jaime Alcántara

Para 2004, el PIB real se estaba expandiendo a un ritmo saludable del 3.9 por ciento al año, el paro descendía y los sueldos y salarios agregados tampoco iban tan mal (en los EU).

[Pero] Los encuestadores que telefonearon a millares de hogares descubrieron que un 60 por ciento creía que la economía era un desastre, mientras que solo el 40 por ciento consideraba que iba bien.

ALAN GREENSPAN

  • De la realidad a la percepción
  • Jaime Alcántara Silva

Un ejemplo como el del vaso medio lleno o medio vacío, pudiera servir para ver lo que está ocurriendo. No voy a proporcionar cifras (muchas de ellas las conocemos a diario), tratando de no hacer aburrido este pequeño espacio.

A cambio, daré algunos comparativos o argumentos para procurar una especie de compensación.

En materia de telecomunicaciones (telefonía celular, sobre todo), hoy pagamos menos que hace cuatro años, cuando regresó el PRI a Los Pinos. Igual, Internet, los precios son mucho menores.

En comunicaciones, si bien sigue habiendo deficiencias, en lo que va del sexenio, cada vez se abren más carreteras, caminos, o se regeneran con mayor velocidad que en el pasado
inmediato.

En educación (lo más importante se verá a la distancia), el reporte es que los profesores hoy faltan menos para dar clases a sus alumnos. Difícilmente hay escuelas que estén colapsadas o que les hagan falta servicios, como los sanitarios o los espacios para atender los asuntos propios de su trabajo. Los sistemas educativos están cambiando.

En seguridad, la percepción de nosotros, se guía más por lo mediático. Esto es, como recibimos la información así la aceptamos, sin
analizarla.

Sin embargo, vamos a Veracruz, el caso más dramático, y la vuelta de lo ilegal a Chihuahua, pero esta se circunscribe al enfrentamiento entre los delincuentes.

Claro que también hay víctimas inocentes.

En turismo (la industria sin chimeneas) podemos observar cómo cada vez hay más y más paseantes extranjeros. Solo para referencia, baste saber que en América somos el segundo destino preferido por los turistas y, a nivel mundial, el noveno. Esto, de acuerdo a cifras aún del año pasado.

Esto implica, necesariamente más divisas, circulando por el país y que eso pueda crear más y mejores empleos. Habrá que echar una mirada a nuestro entorno (urbano, por supuesto), para ver el aumento de hoteles y restaurantes. Los empresarios no construirían más si no existiera demanda.

En economía (a pesar de Trump), las inversiones extranjeras siguen llegando. Y, no me refiero a los bancos, aseguradoras, afianzadoras, que fueron vendidos hasta en un 100 por ciento y que están operando en México. No. Hablo de la industria manufacturera, la de telecomunicaciones; es decir, aquellas que crean empleos, que se asientan a lo largo del territorio y que mejoran la economía regional.

En agricultura ya ni se diga. Por supuesto que aquí es un renglón, en el que aún con el crecimiento, los sucesivos gobiernos le siguen debiendo a la gente del campo. Sin embargo, hoy día es clarísimo que no obstante las trabas a los productos mexicanos como el aguacate y el jitomate, la producción y comercialización, esencialmente con EU, ha crecido de forma muy
relevante.

En libertades, quizá nunca haya habido tantos espacios para poder expresarse de la manera como quiera, quien haga uso de ese derecho, hasta el exceso. Hay casos de excepción, como un Estado del noroeste, que trata de impedir el insulto tecnológico (memes), tal vez con razón, pero no ha podido avanzar.

Y este derecho, precisamente, es quizá lo que haga patinar a quien a diario se asoma a las redes sociales.

Hay muchas cosas buenas de las cuales hablar, de las cuales disfrutar, pero, también muchos, muchísimos detractores de la obra de Gobierno.
jaimealcantara2005@hotmail.com