imagotipo

Una tras otra

  • Jaime Alcántara

  • Jaime Alcántara Silva
  • Educación

 

A veces los adultos no entendemos de bien a bien, los adelantos tecnológicos, del momento. Y, decir del momento, es decir algo que pasa rápido como un rayo, como una descarga eléctrica.

En mi colaboración anterior, mencionaba el juego ese que trae como sonámbulos a una buena parte de jóvenes (y también adultos de 40 o más años). Parafraseando a Bill Clinton, alguien podría decirnos: is the present, stupid.

Y, de educación hablamos. Y, en esto se necesita a todos los elementos de la educación. Se tienen que involucrar, necesariamente, a los profesores, a los paterfamilias y, por supuesto, a los alumnos.

No es sencillo el panorama para México, sobre todo cuando tenemos a unos 50 mil mentores que hacen más ruido que el resto que son más, mucho más del millón. Ah, aquellos no solo no ayudan; bueno, ni siquiera hacen lo que deben hacer por la paga que salen de nuestros bolsillos. No, no son parte de la educación del país; dañan.

En casi todos los países, la educación es la mejor herramienta para avanzar. Claro que es una asignatura de mediano plazo; quizá por ello no se le había metido las manos como lo ha hecho esta Administración.

Nosotros debiéramos (…) aprovechar las oportunidades que ofrecen las tecnologías de la información para el acceso a una educación de calidad a través de nuevas metodologías educativas y las competencias del siglo XXI. Al mismo tiempo se trata también de lograr una mejor formación de los profesores y dotarles de herramientas que permitan complementar y mejorar sus habilidades (…).

Según el sitio web rrhhpress.com, el eje Asia-Pacífico sería el centro de influencia mundial hacia donde se dirigirán los nuevos flujos de capital financiero, capital humano y capital intelectual; esto es, hacia los países emergentes.

¿Y, cómo aprovechar este potencial de la riqueza que puebla el mundo, aunque se encuentre en crisis? Con la educación, por supuesto.

Un foro de expertos de la Fundación de la Innovación Bankinter, cuyas conclusiones se hicieron públicas el 11 de diciembre de 2013, en un informe titulado “Claves para el nuevo equilibrio global” dijo que la población mundial pasará de 7,000 a 9,000 millones de personas a final de siglo (…) En este tópico, los expertos señalaron el importante papel que jugará la educación en este nuevo entorno: a mayor educación de la población, mayor crecimiento económico y más sostenible.

La posición original de los BRICS es igual. (…) [Colocó] a la educación equitativa, integradora y de calidad en el eje de los programas de desarrollo para después de 2015, (con) un importante reconocimiento político que impulsará los esfuerzos internacionales encaminados a abordar los problemas de la pobreza y la desigualdad, y a alcanzar un desarrollo más sólido y
sostenible (…)

El asunto se vuelve repetitivo, por donde se vea. Por ello, si no mejoramos la calidad de la educación, el progreso seguirá a pasos lentos, así se haga lo que se haga. Y el problema también es del Gobierno. Lo acusan, pero intentan atarle las manos. En respuesta, lo único que se hace es dialogar, pero sin decir los avatares que resiente, para que pueda tener éxito en la gestión. Casi, casi, es “el sparring” de la oposición, sin publicar los argumentos que los han llevado al lugar en el que estamos.

La mejor prueba de ello, son los acontecimientos de los últimos días. De entrada, el diagnóstico de la situación tendría que decir que la CNTE no es un organismo de profesores, cuidando sus derechos, haciendo lo necesario para el progreso del país. No. ellos son un Grupo de Presión, punto. Y así seguirán hasta donde los dejen.
jaimealcantara2005@hotmail.com