imagotipo

Una vida dedicada a los niños

  • Héctor Luna de la Vega

María Montessori nos dejó un método pedagógico motivado por sus amplios conocimientos como educadora, médica, ingeniera, científica, filósofa, psiquiatra y humanista italiana nacida en agosto de 1870.

Estudió ingeniería a los 14 años, luego biología y fue aceptada en la Escuela de Medicina de la Universidad de Roma, graduándose como la primera mujer médico en 1896 e invitada a ser miembro de la Clínica Psiquiátrica, desarrollando su propia clasificación de enfermedades mentales. Estudió posteriormente antropología y obtuvo un doctorado en filosofía.

Con esa combinación de conocimientos, experiencias y originalidad, fundó la denominada Casa de los Niños, creando el método Montessori de Enseñanza, a partir de un ambiente formativo de libertad, decisiones del educando, aprendizaje desde lo interno, asimilación de conocimientos de maneras más divertidas y creativas, etc.

El éxito del método sirvió incluso para ayudar a los niños con deficiencias mentales, encargándole el Ministro de Educación la impartición de un curso a las maestras de Roma. Marchó a Londres y a París para profundizar en estos estudios, asistiendo a cursos de filosofía y de psicología experimental. El método surge para desarrollar la autonomía del niño en un ambiente especial, la Casa, con material específico.

El material era y es, apropiado a sus aficiones y capacidades físicas, con posibilidad de aplicarse en su trabajo personal según sus elecciones para el logro de soluciones de problemas prácticos. El principio dominante es dejar fluir, vigilando para ayudar en caso de necesidad, teniéndose fe en el valor inmenso de una actividad libre. Se fundamenta en la capacidad individual de hacer descubrimientos espontáneos según el ritmo de cada niño.

Difundió el material didáctico elaborado por ella para ser utilizado individualmente o en grupos, haciéndolo en las principales ciudades europeas impartiendo cursos de capacitación y conferencias en Londres, Edimburgo, Roma, Berlín, Ceilán, India, Pakistán, Holanda, Francia y Estados Unidos.

De su desafortunado romance con Giuseppe Montesano, psiquiatra y profesor suyo, nació su hijo Mario. Al ser madre soltera en esa época y por el poder de su familia política, creció su hijo alejado de ella; a los 15 años se enteró de ser María su madre decidiendo Mario buscarla y con admiración impulsar el método Montessori, incluso actualizándolo.

Ambos fundaron la Asociación Montessori Internacional, para supervisar las actividades de las escuelas de todo el mundo: se establecieron en Holanda con vicisitudes por la Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial, estigmatizados por su origen italiano. María daba sus conferencias en italiano siendo traducidas por Mario al inglés.

En 1978 en México, un grupo de padres constituimos un Taller llamado Cencalli (en familia) pensando en nuestros hijos; la guía central era Elodia López, Elo, Cencalli Montessori, aún vigente en Naucalpan de Juárez. Mi hermana Marisol instaló una Casa de los Niños en el Fraccionamiento la Herradura, siendo su asistente mi madre.

Este método y la historia de su origen, me lo recordó el programa de Canal Once, “Una vida Dedicada a los Niños”, volviendo a despertar en mí el agradecimiento por la formación de mis hijos y muchos niños en el país, quienes tuvieron el privilegio de ser educados con comprensión y libertades, las cuales aplican ya de adultos en sus vidas personales y profesionales.
hectorluna2026@gmail.com