imagotipo

UNAM, nueva y prometedora rectoría | Sonidos del alma | Francisco José Bernal

  • Sonidos del alma: Francisco José Bernal

Destacado académico con más premios, reconocimientos e importantes cargos que sus años de vida. Médico oftalmólogo nacido el 9 de enero de 1951, casi al mismo tiempo que nace la Ciudad Universitaria de la Universidad Nacional Autónoma de México, que en el año del 2007 fue nombrada por la Unesco como patrimonio de la humanidad.

El doctor Graue, es una de las más acertadas elecciones de la vida universitaria. Recibe una maravillosa y compleja responsabilidad. Un médico oftalmólogo, cuya mirada va más allá de lo que muchos otros avizoran. Le deseamos mucho éxito. Seguramente su talento, experiencia, amor a México y a la Universidad le motivarán en tan difícil tarea.

EL DOCTOR Enrique Luis Graue Wiechers recibe a la máxima casa de estudios e investigación de México por el periodo 2015-2019.

EL DOCTOR Enrique Luis Graue Wiechers recibe a la máxima casa de estudios e investigación de México por el periodo 2015-2019.

-Síntesis de su interesante mensaje

La Universidad que hoy recibo, es el resultado de una larga historia de esfuerzos realizados por los universitarios. Es un legado de imaginación y de esperanza, de la defensa de los valores humanos, de dedicación al trabajo académico y de la aspiración de un México mejor.

En todo este tiempo, los universitarios hemos empeñado nuestro espíritu y quehaceres para procurar una nación educada y sin desigualdades, una sociedad justa y democrática y una comunidad universitaria con libertad de expresión y diversidad ideológica.

Los universitarios soñamos con una raza próspera y educada y con su espíritu a la vanguardia de las naciones. Por sostener y defender estos principios hemos influido en nuestro tiempo lamentables desencuentros, pero todo ello nos ha llevado afirmar y confirmar nuestra identidad. Somos la Universidad Nacional Autónoma de México y la UNAM es orgullosamente pública, laica, plural e indeclinablemente autónoma, identificada con los problemas de México como nación porque somos de México y para México; nos debemos a él y nos identificamos con él.

Educar es nuestra primera misión sin distinguir ideologías, preferencias o condiciones socio- económicas, formar a todos aquellos hombres que por sus características académicas hayan ganado el derecho de ser universitarios, y nuestra obligación es hacerlo en las mejores condiciones y egresar a nuestros estudiantes competentes y capaces de reformar a la sociedad. Queremos también egresados reflexivos, creativos, innovadores con compromiso social y con una inquebrantable ética profesional.

Otra de nuestras razones fundamentales es la de investigar con libertad, profundizar en el conocimiento y aportar respuestas a las preguntas que plantean las distintas disciplinas. Es colaborar con el saber mundial y aspirar a un mundo mejor y a un México más próspero e innovador.

También se nos encomendó difundir la cultura, aquella que nos conecta con el mundo y compartir y cultivar nuestras riquísimas expresiones culturales que nos enorgullecen y nos dan identidad como nación. En todo ello, nos hemos esforzado y lo hemos hecho muy bien. Con esta identidad y con la claridad de nuestras funciones sustantivas, hoy recibo la responsabilidad de guiar y conducir a la mejor institución de educación superior en México. La más reconocida, la principal forjadora de recursos humanos, la generadora de la mayor parte de la investigación del país.

Aquella que resguarda áreas específicas de interés nacional, que requieren de nuestra inteligencia y a una calidad académica de la conciencia crítica,  propositiva de los problemas que aquejan nuestra Nación.

Los múltiples logros en estos últimos años, hemos crecido en oferta educativa, matrícula, productos de investigación, presencia nacional, internacional, presupuesto y gestión administrativa. Todo ello se lo reconocemos al doctor José Narro Robles por la energía, pasión y espléndido liderazgo con el que condujo a nuestra casa de estudios. Gracias a él, la Universidad es más grande y prestigiada; es más fuerte y autónoma y a su vez más nacional y mexicana. Muchas gracias doctor Narro por estos años.

Pero nada en el entorno social es estático y lo investigado es reflejo de los acontecimientos del mundo y por ello, los nuevos conocimientos e interrogantes provocan que nuestras tareas sean siempre innovadoras y en permanente evolución. No podemos por lo tanto ser autocomplacientes, seguir mejorando la calidad y consolidarla. Debemos siempre de aspirar a la excelencia. La tradición y la fuerza de nuestras inercias no son suficientes para responder a las necesidades de una sociedad que se reconfigura constantemente.

La sociedad actual, demanda una universidad conectada con el mundo exterior. México requiere de nuestros egresados, más allá de su calidad académica que sepan lo que deben saber, hagan lo que deben saber hacer y que las tareas que emprendan en su vida profesional las realicen con criterio ético y compromiso social…

EpÍlogo

Con la ilusión de la juventud, nos refugiamos en el Alma máter de nuestra Universidad, en donde aprendemos a vivir y convivir con el saber.

/arm