imagotipo

Urgen más recursos para el sector salud / Horizonte Económico / Carlos Loeza Manzanero

  • Carlos Loeza Manzanero

Comienza el proceso de instrumentación de las Reformas Estructurales, en lo particular en lo relativo a la Reforma Hacendaria con el denominado Presupuesto Base Cero. Pero también entran en marcha esquemas para otras Reformas Estructurales, como es el caso de la Energética, Financiera, del Campo, y de
Telecomunicaciones.

Todas las Reformas Estructurales son relevantes, pero sin duda que las señaladas son las de mayor impacto por lo menos en cuanto a su impacto económico y el social correspondiente.

En este espacio se dará de manera constante un seguimiento a cada una de ellas, su instrumentación, limitantes, dificultades y medidas de  actualización. Por ejemplo en el caso de la Reforma Hacendaria en este año desde su inicio el principal indicador es el PBC.

Ya se ha comentado que se refiere a un proceso de revisión en la asignación de recursos, romper inercias, buscar la mayor productividad en el ejercicio de los mismos y que propiamente una vez que  estén asignados los recursos su ejercicio deberá proceder conforme al Presupuesto en Base a Resultados.

Para el ejercicio siguiente se deberá repetir el ejercicio, partir de cero para la asignación de los recursos en función de las prioridades de Política Económica y así año con año.

Resulta claro que la aplicación de esta técnica presupuestal deberá liberar recursos, para buscar una mejor y eficaz asignación, pero en ese sentido resulta relevante tener definidas algunas prioridades.

Se tiene claro que el desplome en la cotización petrolera impactará la viabilidad presupuestal, pero finalmente en el ejercicio de los recursos deberán tomarse prioridades, se insiste, respecto de aquellos que deriven del proceso señalado por la aplicación de la técnica Presupuestal Base Cero.

Es evidente que las necesidades rebasan a los recursos pero aún así en el esquema de priorizar, sin duda alguna el primer destino y el más prioritario para los mexicanos tiene que ser el tema Salud, que lamentablemente su asignación presupuestal es inmensamente menor a los requerimientos.

Ello, considerando el Presupuesto para la Secretaría de Salud, porqué el IMSS y el ISSSTE son solamente para aquellos que tienen un empleo formal que no es el caso para millones de mexicanos, pero todos en general tienen el derecho a ser atendidos en su salud y el Estado la obligación de hacerlo.

El presupuesto aprobado para la Secretaría de Salud para el 2016 es de 132 mil 217 millones de pesos, lo que significa una asignación diaria de 3 pesos con 2 centavos para el gasto en ese rubro para cada mexicano, sí, aunque usted no lo crea cantidad que no permitiría pagar ni siquiera una jeringa.

Pero esa es la asignación real lo que obliga a realizar de inmediato las acciones necesarias para atender con más recursos la principal prioridad de los mexicanos, ciudadanos y autoridades, al margen de preferencias políticas o cualquier otro tópico.

Las prioridades estratégicas en materia de Política económica sin duda alguna son Salud, Educación y Seguridad Pública, en un contexto donde la siguiente variable prioritaria es Empleo, reconociendo que éste deriva del crecimiento económico.

Pero no tiene sentido formar ciudadanos con los mayores grados académicos y con la máxima seguridad pública si carecen de lo más importante: LA SALUD.

Por ello, en el proceso presupuestal de reasignación de recursos resulta impostergable mejorar la asignación para este rubro, está iniciando el año y que este propósito se atienda de inmediato, porque resulta lo más importe para todos los mexicanos.

Se tiene claridad que el desplome petrolero está reflejado en los ingresos que se  esperaban por la Reforma Energética, pero ello no significa que una vez más no se atienda con la máxima prioridad la mejora en el Presupuesto para Salud, se requiere compromiso formal, real y con anuncio público de las autoridades,  quedamos a la espera de que ocurra ese anuncio.