imagotipo

Uveítis, tercera causa de ceguera prevenible

  • Susana Sánchez

Por Susana Sánchez

a úvea es una estructura ocular que por sus características es propensa a inflamarse, dando como resultado uveítis, que además de la úveapuede afectar y dañar tejidos adyacentes como la retina, el nervio óptico y el cuerpo vítreo.

Se clasifica como infecciosa y no infecciosa,  e incluye la uveítis idiopática. Aunque puede ocurrir en pacientes de cualquier edad, este padecimiento es más probable que afecte a las personas en edad productiva de 20 a 65 años de edad, y puede tener un impacto negativo en la calidad de vida, ya que actividades cotidianas como conducir, desempeño laboral, así como actividades sociales se ven afectadas por la enfermedad.

De acuerdo con la American Academy Of Ophthalmology, la causa específica de la uveítis se desconoce, sin embargo, en algunos casos puede estar asociada con otra enfermedad o infección en el cuerpo:

Virus: herpes zóster, paperas o herpes simple

Enfermedades inflamatorias sistémicas

Lesión en el ojo

En raras ocasiones, un hongo, como el de una histoplasmosis, o un parásito, como el de una toxoplasmosis.

Si usted tiene el hábito de fumar, ya no lo haga, ya que estudios científicos han demostrado que el tabaquismo aumenta la probabilidad de desarrollar uveítis.

Es muy importante que el paciente reconozca los síntomas y acuda con el especialista, porque sin un tratamiento adecuado, tendrá un deterioro significativo de la visión. Los pacientes con uveítis no infecciosa pueden experimentar enrojecimiento y dolor en los ojos, sensibilidad a la luz, visión borrosa, manchas flotantes en el campo visual y pérdida de visión.

El diagnóstico de este padecimiento es complejo y requiere una revisión completa del sistema para eliminar otras posibles manifestaciones extra-articulares. Posteriormente, se debe realizar una revisión oftalmológica completa para que, con toda esta información, se realicen los estudios de laboratorio y paraclínicos para apoyar el diagnóstico.

Ahora bien, una vez que se tiene el diagnostico, el paciente debe recibir el tratamiento adecuado, para detener el deterioro y no perder la visión. Recientemente AbbVie México recibió la aprobación por las autoridades sanitarias, para el tratamiento de la uveítis no infecciosa, tercera causa de ceguera prevenible en países desarrollados.

“Es esencial un diagnóstico oportuno de la enfermedad ya que esto puede prevenir el deterioro de la visión del paciente y, con un tratamiento adecuado como el biológico de AbbVie, evitar la progresión de la enfermedad y mejorar la calidad de vida de los pacientes”, afirmó Stephanie Voorduin, jefe del Departamento de Enfermedades Inflamatorias Oculares del Hospital Nuestra Señora de la Luz.

El tratamiento de la uveítis no infecciosa se realiza de forma escalonada, con el objetivo de prevenir daños irreversibles a las estructuras oculares y ceguera. Por lo tanto, cuanto más rápido se realice el diagnóstico correcto de uveítis y se administre el tratamiento adecuado, mejor será el pronóstico visual. Esta alternativa terapéutica, en general, debe mantenerse durante aproximadamente 2 o 3 años para lograr la remisión y disminuir el riesgo de recurrencia.

Los biológicos pueden utilizarse como una sola terapia o en combinación con otros tipos de inmunosupresores para esta afección. “Estamos orgullosos de ofrecer una nueva alternativa de tratamiento para pacientes en México, que mejorará la calidad de vida y contribuirá al control de enfermedades, gracias a la fortaleza de nuestro portafolio ya la innovación aplicada a la ciencia, miles de pacientes se beneficiarán con esta terapia que ha demostrado seguridad y eficacia en éste y otros padecimientos”, dijo José Luis Cañadas, director Médico de AbbVie México. Cuide su salud visual y la de su familia, consulte a su médico.

Susari7@yahoo.com