imagotipo

Valeria, ¿una más?

  • Gabriela Mora

El pasado 9 de junio nos enteramos con horror del caso de Valeria Gutiérrez, una niña de 11 años que fue hallada sin vida y con evidencias de abuso sexual en un vehículo del transporte público que cubría la Ruta 40 en el municipio de Nezahualcóyotl, conurbado a esta CdMx.

Según la versión del padre de la niña, el 8 de junio por la tarde ante una incipiente lluvia el padre sugirió a Valeria tomar la combi para trasladarse tan solo seis o siete calles para llegar a su domicilio, en tanto él trasladaba las bicicletas en que habían salido a pasear.

Al percatarse de la tardanza de la niña, sus padres la buscaron desde el momento en que desapareció aunque, señalaron que hubo demoras en la atención de las autoridades.
Al día siguiente, su cuerpo fue encontrado en el vehículo conducido por José Octavio “N” -se omitió el nombre completo por razones de seguridad- de 43 años de edad, quien contaba con antecedentes penales por abuso sexual y fue aprehendido el sábado 10 de junio.

El fiscal del Estado de México, Alejandro Gómez, detalló que derivado de las investigaciones resultó que el vehículo iba vacío y pese a que el padre intentó seguirlo, el conductor logró huir: “había cierto tráfico y el padre consideraba que estaba en la posibilidad de no perderlo de vista, sin embargo, en algún momento lo pierde, llega al punto del encuentro con Valeria -su domicilio-, y no la encuentra”, relató Gómez, siendo ese mismo el momento en que se prenden las alarmas

A decir del fiscal, los padres se dirigen a paraderos del transporte público y van por diversas calles sin éxito por lo que la madre se dirige a la Policía Municipal de Neza, en donde existe ya una cédula de búsqueda para tales situaciones misma que se activa de inmediato acompañados por una patrulla, señaló el fiscal. al detallar que posteriormente lo padres de la niña acudieron al Centro de Atención a Personas Extraviadas y Ausentes (Capea) de la CdMx y al Centro de Justicia de Nezahualcóyotl de la Fiscalía de Justicia del Estado de México a donde llegan aproximadamente a las 2:00 de la mañana y son atendidos hasta las 7:00 de la mañana culminando el trámite a las 9:00 de la mañana del día 9 de junio, no obstante, la denominada alerta Amber, -protocolo para encontrar de manera eficaz a menores-, se activa hasta el mediodía.

No obstante, Jacquelin Ortiz, madre de Valeria, denunció demoras en la atención por parte de los funcionarios a los que acudieron: “Las autoridades, desde que denunciamos que la niña estaba desaparecida, fue muy poca atención, yo les decía, mire tiene 11 añitos, escasamente se puede defender, me decían que fuera yo a ver a su novio, amigos” aseguró Ortiz, quien agregó “Ellos tenían la obligación de llevarnos calle por calle a peinar el área porque era una niña de 11 años,
hay cámaras en cada esquina, por qué no me ayudaron, ¿por qué?”

El caso es que Valeria fue encontrada abusada y asesinada por José Octavio “N” quien una vez hallado intentó huir y una vez aprehendido por la policía se le encontró un envoltorio de marihuana, evasor de respuestas es puesto a disposición de la justicia y trasladado al Centro Preventivo y de Readaptación Social de Neza Bordo, en donde fue encontrado sin vida, con una cuerda atada al cuello en su celda, la madrugada del jueves 15 de junio.

La verdad, el caso nos recuerda a la niña Paulette y se suma a la enorme cantidad de feminicidios suscitados en el Estado de México, habrá que ver la versión oficial sobre el supuesto suicidio de José Octavio Sánchez Razo, quien podría ser un pretexto para cerrar así esta terrible y monstruosa historia y no tratar ya el tema de la mafia que maneja la concesión del transporte público en el Edomex, sin descontar por supuesto nombres de funcionarios y figuras públicas que gozan de dichas concesiones. Veremos.
gamogui@hotmail.com