imagotipo

Valores

  • Pablo Marentes

Los resultados de las elecciones del domingo 4 de junio, fueron anticipados. Perdiera o ganara el candidato del PRI al gobierno del Estado de México, los votos a favor de la candidata de Morena señalarían el inicio de un enfrentamiento dentro del partido a cuya fundación convocara Plutarco Elías Calles en 1929, denominado Partido Nacional Revolucionario. Para resolver la crisis que generó el asesinato de Álvaro Obregón, era impostergable transformar las instituciones. Transcurrido el cuatrienio anómalo, el denominado Maximato a través del PNR, dejó institucionalizada a la multicultural sociedad mexicana.

¿Cuáles fueron y siguen siendo las organizaciones refundadoras e institucionales que heredó a México el Maximato? Entre otras El Banco de México, el Ejército Nacional, la Educación Pública, las Relaciones Exteriores, la ratificación de la separación del estado respecto de la Iglesia, los sistemas de educación primaria, secundaria, media superior y superior constituidos por la  Universidad Nacional Autónoma de México y el Instituto Politécnico Nacional, las Escuelas Normal y Normal Superior y los sistemas de impartición de justicia civil y laboral y de revisión y modificación de sentencias mediante el Juicio de Amparo. Todas han sido analizadas y transformadas para renovarlas.

Es el mismo partido que refunda el general Cárdenas para recuperar los propósitos originales de la Revolución Mexicana. Ese partido, el Partido de la Revolución Mexicana, se convierte en el partido cuyo propósito sería revisar, analizar los mecanismos de cambio económico, político y social que determinarían los intérpretes del cambio histórico de México, 71 años de ajustes económicos, políticos, administrativos y jurídicos a lo largo del periodo de gobierno de cada Presidente, propuestos, diseñados, e implantados por los grupos que iban ocupando la cúspide de la pirámide social, económica y políticadel país.

Pero la gran mayoría de esos políticos, salvo destacadas excepciones, han alterado el significado del concepto institución.  Una institución no es otra cosa que una forma o muchas formas aceptadas de hacer las cosas. Y las instituciones caducan, según llegan tiempos históricos cada vez más complejos. Las instituciones, si no se actualizan, se tornan inoperantes, son estorbos que impiden cambios inaplazables. La Iglesia en el Medievo, quiso decretar que sus normas fueran eternas. Y autorizó la venta de indulgencias. Mediante una pequeña o gran contribución, los creyentes rebajaban los años que sus pecadores ancestros podrían pasar en el infierno. Un monje que estudió el doctorado de divinidad en la universidad religiosa de Erfurt, clavó en las puertas de la Catedral de Wittenberg, los pergaminos sobre los que escribió sus 95 tesis de denuncia. Esa fue la causa de la escisión de la Iglesia Universal, el catalítico de la Reforma Religiosa, la división de la que hasta entonces se ostentó como Iglesia Universal, eterna. Tuvo que cambiar sus instituciones, sus formas de comportamiento, sus modos de hacer las cosas para no desaparecer. Pronto habrían de surgir nuevas instituciones, nuevos valores, nuevas formas de analizar las cosas que suceden en el mundo del aquí y el ahora. Entre otras alguien convocó a pensar.  ¡Atrévanse a pensar!, fue su convocatoria breve y certera. Y explicó: el pensamiento ilumina.  Y así ocurrió. Vino entonces otra época. El Iluminismo, la etapa de grandes cambios todos propiciados por el advenimiento de nuevas formas de hacer las cosas: el fortalecimiento de las instituciones a través del cambio.