imagotipo

Vanguardia Política

  • Adriana Moreno Cordero

  • Adriana Moreno Cordero
  • Elecciones: PRI, gran perdedor, sin embargo, el partido más votado; alcanzó a 30% del electorado

 

Diversos analistas coinciden en señalar que si bien el gran ganador de las elecciones del pasado domingo es el PAN, el gran perdedor lo fue el PRI. Sin embargo, en esa gran sorpresa de alcanzar la victoria, el presidente de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano, ya tuvo a bien reclamarle al líder de Acción Nacional, Ricardo Anaya que en la mayoría de Estados en los que alcanzaron la victoria, fue gracias a la alianza entre estos dos últimos partidos, pues de otra forma no se hubiera conseguido.

Por su parte, el presidente del CEN del PRI, Manlio Fabio Beltrones, señaló en entrevista que después de la sacudida sufrida por el Revolucionario Institucional, procede una etapa de reflexión, en la que por cierto, no estaría mal que los priístas dieran una repasadita a las entidades en las que ganaron.

Lo cierto es que el mensaje que han dado los electores a los partidos políticos en los competidos comicios es ineludible. En este sentido, el PRI debe entender que hay acciones que mejorar y cambiar para reconectarse con la ciudadanía, si es que no quiere, entonces seguramente aparecerá el voto oculto que mencionó el propio Beltrones.

No obstante los apabullantes resultados de la jornada electoral, hay que reconocer que, partido por  partido, el PRI resultó ser el instituto político más votado, pues por sí solo  alcanzó a más del 30 por ciento del electorado que vio en ese partido, una opción real para encabezar un Gobierno.

Ahora bien, de las 12 entidades donde hubo elecciones, -ojo-, en ocho gobernará un partido diferente al que gobierna actualmente, y ahí se incluyen Sinaloa y Oaxaca, mandatarios estatales ambos, Mario López Valdez y Gabino Cué, llegaron gracias a la alianza PAN-PRD y con todo y eso, dicha alianza no fue ratificada.

Lo anterior revela que en México se dan señales de una democracia moderna, donde las mayorías absolutas han dado paso a la pluralidad y donde las elecciones se ganan o se pierden por un estrecho margen.

Sin embargo, las elecciones del pasado 5 de junio, advierten de algunas cuestiones de gobernabilidad que pueden presentarse, porque el partido o el candidato ganador deberá pensar también en aquella inmensa mayoría que no votó por sus propuestas e incluso en aquellos que se abstuvieron de votar.

Así es este ejercicio democrático, que por un lado da madurez a los mexicanos, pero por otro, sitúa a los partidos políticos en un escenario para el que no parecen del todo preparados, porque no cabe duda que algunos de los institutos políticos, solo están enfocados en ganar elecciones, y no para gobernar en democracia plena y uno de los ejemplos más palpables es la alianza PAN-PRD que en algunos temas, tienen diferencias irreconciliables, pero ya lo dijo Ricardo Anaya, ahorita lo que le interesa es el 2018, nada más. Ahora sí, el queretano sentará a la mesa a un dubitativo dirigente del PRD, Agustín Basave, para hablar de las elecciones presidenciales.

Por su parte, el PRI debe evitar caer en la tentación de convertirse en un partido que solo busque ganar elecciones y está obligado a hacer mejores Gobiernos donde los resultados le fueron favorables, y acercarse a sus militantes leales y simpatizantes. Es lo menos que puede hacer como el partido más votado. Debe mejorar sus procesos internos para la selección de candidatos, que no fracturen esa unidad que tanto buscó el dirigente priísta desde su arribo al CEN, que no sea una imposición central, sino una combinación entre un buen candidato, reconocido por la gente, y que garantice un buen Gobierno.

Notas cortas

*** Durante la inauguración del Octavo Foro Nacional de Seguridad y Justicia, de muy buen ánimo se vio al presidente Enrique Peña Nieto y a los líderes del Senado, Roberto Gil Zuarth y al de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano.

*** Los comicios del domingo en Oaxaca, considerados los de más amplia participación en la historia del Estado, con un millón 555 mil electores, dieron un triunfo con más de 7 puntos de ventaja, al priísta Alejandro Murat, sobre el candidato de la Alianza PAN-PRD, José Antonio Stefan Garfias. La jornada del pasado domingo que para el PRI nacional significó una catástrofe electoral, para el tricolor oaxaqueño representó la recuperación de una entidad mal gobernada por la oposición durante los últimos 6 años. El triunfo a Murat, habla de su logro no solo para la unidad partidista, sino de la suma de diversos sectores, entre ellos empresarios y liderazgos locales, así como de la participación de miles de oaxaqueños que salieron a votar confiando en sus propuestas frescas e innovadoras para lograr un estado productivo, incluyente, seguro, moderno y sustentable.

*** Con una gran respuesta por parte de la comunidad judía en Estados Unidos, la secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, participó como oradora principal del Foro Global del Comité Judío Americano (AJC), celebrado en Washington DC. Ante más de dos mil 500 líderes de esta comunidad provenientes de hasta 70 países, Ruiz Massieu buscó plantear mejores prácticas de vinculación con las diásporas, tomando en cuenta que este grupo en México tiene más de 70 mil personas integrantes, lo que lo convierte en el tercero más grande de América Latina.

morcora@gmail.com