imagotipo

La Creme de la Creme

  • Eva Makívar

  • Eva Makívar
  • Vaya regalo

Bien y bonito estuvo el regalo que recibió el secretario de Economía de Chile, Luis Felipe Céspedes, en una cena navideña con empresarios, en Santiago de Chile.

La Asociación de Exportadores de Manufacturas y Servicios (Asexma) le regaló una muñeca inflable desnuda con un cartelito pegado a la boca: “para estimular la economía”.

El ministro Céspedes ofreció disculpas por la amplia sonrisa con la que la recibió.

“Me pilló de sorpresa el regalo y mi reacción no fue la adecuada”, dijo a la prensa.

La presidenta Michelle Bachelet tildó el obsequio de “intolerable”.

La mandataria, máxima responsable de ONU-Mujer, tuiteó: “La lucha por el respeto a la mujer ha sido un principio esencial en mis dos gobiernos”.

El Movimiento por los Derechos Sexuales y Reproductivos (Miles) tildó de “sexista y misógino” el “denigrante espectáculo con una muñeca inflable”.

“Obsequió al ministro una muñeca, porque a su juicio la economía es como las mujeres y hay que estimularlas”, dijo el movimiento, indignado por la “sonrisa de oreja a oreja” del ministro al aceptar el obsequio.

Al mismo tiempo que se celebraba la cena anual de los empresarios chilenos, en el Centro Cultural Gabriela Mistral se representó la obra teatral “Melina”, en memoria de una joven argentina asesinada en 2014, para denunciar la violencia machista, un espectáculo auspiciado por la Unión Europea dentro de la iniciativa los 16 Días de Activismo para Erradicar la Violencia contra las Mujeres.

Ante la polémica desatada, el presidente de Asexma, Roberto Fantuzzi, presentó su renuncia al cargo.

Uf, consideran, no cabe duda que pese a tanta tinta corrida y tantos “likes” para erradicar la misoginia, seguimos en el oscurantismo, para muestra tenemos lo anterior y el humillante caso de la senadora Ana Gabriela Guevara, el seudo yihadista hidalguense (Fayad), y etc, etc, etc…
SIEMPRE COPIÁNDONOS, CARAY

Dubai proyecta la construcción de una segunda terminal aérea y central logística en el sur de su capital, proyecto que podría tener un costo de 35 mil 700 millones de dólares.

Estas obras son complementarias a la ampliación del actual Aeropuerto Internacional de Al Maktoum, ubicado en el corazón del Dubai World Central, un espacio de aproximadamente 100 kilómetros cuadrados donde se encuentran oficinas, espacios de logística, clubes de golf y residencias de lujo.

De concretarse la obra, este emirato árabe tendrá el aeropuerto más grande del mundo entero, con una capacidad de carga de 16 millones de toneladas y 220 millones de pasajeros al año. En la actualidad, el volumen de pasajeros es de aproximadamente 78 millones al año.

Ash. ¡No podemos hacer algo porque luego luego nos copian!

Claro que allá no hay macheteros de Atenco, ni licitaciones poco transparentes, ni zonas lacustres donde se construirá…
¡LO QUE NOS FALTABA!

Ahora resulta que un ciudadano canadiense de nombre Dennis Stevens ha frenado con artilugios legaloides el proyecto de rescate del Bosque de Chapultepec.

Un juez federal suspendió por tiempo indefinido el proyecto del Gobierno de la Ciudad de México para rehabilitar la Tercera Sección de Chapultepec.

Sin consenso alguno, el ciudadano canadiense Dennis Stevens logró burlar al Comité Ciudadano de las Lomas de Chapultepec, que preside Verónica Belaunzarán, y a nombre y representación de los colonos de esta zona interpuso un amparo que ha detenido la obra más importante de la presente administración.

Pareciera que el originario del país de la hoja de maple defiende algún interés de que la Tercera Sección se quede como está, con hoyos en las calles, sin alumbrado y lleno de jaurías.

¡Esperemos que la ley se imponga y no permita que intereses ajenos a los de nosotros los capitalinos, nos arrebate un lugar de tanta tradición y convivencia familiar, emblema mundial de la Ciudad de México! ¡No se vale que un “extraño enemigo” quiera influir en nuestras decisiones!
PESARES

Rabia y tristeza por los últimos hechos acontecidos recientemente en Tultepec, Berlín, Ankara y Munich.
Pero como todo en la vida tiene que seguir, esta columna desea a sus lectores ¡felices fiestas navideñas!, y no haya al pie de ningún árbol una mascota cuyo único delito va a ser crecer y convertirse en un estorbo a la que se le dará ley fuga. (¡no son juguetes!). ¡Que se cumplan sus mejores deseos!