imagotipo

Ventajas y desventajas de las ferias

  • Leer la clave del poder: Andrea Balanzario Gutiérrez

Empiezo con lo agradable y positivo de visitar las próximas fiestas editoriales como la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (FILIJ) en la Ciudad de México y la Feria Internacional del Libro (FIL) en Guadalajara: lo mejor es pasar horas y horas mirando novedades, buscar tus escritoras y escritores favoritos, indagar quién o cuál distribuidora traerá por fin a México los dos últimos libros de Sandra Cisneros (“Caramelo” y “Una casa propia”, ¡Me urge conseguirlos!), comprar libros para amistades, familiares y colaboradores, todo lo anterior es lo que uno espera de las ferias de libros; hasta aquí las ventajas, creo, porque hay inconvenientes también, la más frustrante es comprobar que los libros sufrieron un repentino incremento en el precio, aunque sea de 50 o 60 pesos, pero molesta bastante darse cuenta después que compraste el libro más caro si se supone que las ferias, por su propia naturaleza, mejoran los precios en estos eventos. Claro, no todas las editoriales suben precios, pero sí es, cuando menos contradictorio, ir a la feria para terminar comprando más caro. Bueno, pero si pienso en la cantidad de títulos, editoriales y distribuidoras, bien vale la pena darse cuando menos una vuelta, porque siempre me entero de varias que ni conocía, con excelentes opciones de compra. Una gran ventaja: los saldos, los títulos “descatalogados” y las ofertas. Estos sí que son buenos. He comprado libros en cinco y 10 pesos con precios “normales” de 200 a 300 pesos, de sellos muy buenos nada más porque los descatalogaron o tenían un rayoncito en la portada. Nada más por estos libros valen la pena las colas, los apretones y alguna que otra impaciencia.

Otro aspecto, este negativo, para cuidar en las ferias del libro son las y los ladrones. Una vez oí a una chava decir en voz alta a sus “amigas”: ¿Cómo no venir a la feria si no vengo a robar libros? Alertada por la conversación del grupito me fijé más en la seguridad de los diferentes stands no tenían suficiente personal de vigilancia para mirar a cada persona. Vi grupos de jóvenes —ya media paranoica— no dudo que algunos visiten las ferias de libros para solo para robar. Nada más se arriesgan cuando pueden comprar libros en las áreas de saldo, descatalogados y ofertas… ¡A 5 y 10 pesos! Mejor checa hoy estos títulos, todos estarán presentes en la FIL de Guadalajara: