imagotipo

Verdad o Reto | Entre piernas y telones | Hugo Hernández

  • Entre Piernas y Telones : Hugo Hernández

Un pasaporte seguro a la nostalgia

No solo los caminos del Señor son inexpugnables, también los son los del teatro. He aquí un botón de muestra; y diga usted si no.

Al primero que conocí fue a Morris Gilbert, hace algunas décadas. De él no tengo mucho que agregar, y no es porque no haya material suficiente, sino porque materialmente todo mundo lo conoce. Es considerado por muchos como el Rey Midas del teatro. Éxito tras éxito y siempre en busca de novedades. Cerca de 100 montajes son prueba de ello.

Luego conocí a Mauricio Galaz, en un ámbito teatral totalmente distinto. En Vencer al sensei, El evangelio según Clark y Batracio, entre otras muchas, lo descubrí como un gran intérprete, especialmente del teatro físico; luego lo vi en su etapa de director y dramaturgo, y volvió a sorprenderme.

Finalmente, al que conocí más recientemente de este trío fue a Juan Carlos Bringas, primero como productor ejecutivo de exitosos montajes como Master class, Locos por el té, y, por supuesto, la ya histórica Mentiras.

Hoy, los caminos –amén del entusiasmo y del talento– de estos tres hacedores de teatro, aparentemente lejanos, confluyen en Verdad o reto, un musical que tiene todo para convertirse en un hitazo en sus respectivas carreras.

Aquí fungen como productor, director y coautor, y productor ejecutivo y coautor, respectivamente.

Construido a partir de los grandes éxitos de la música pop en español de la década de los 90, tiene todos los resortes para conectar con un público que hoy, evidentemente, está deseoso de revivir la mejor época de sus vidas.

Moda, música, peinados, accesorios, todo lo retro, referente a esa época está a la orden del día.

En Verdad o reto se reviven no solo decenas de las canciones más icónicas de esa década, sino se alude, de manera muy divertida, a programas de televisión, películas, videojuegos, revistas, marcas, comidas, bebidas, celebridades… y todo aquello que fue icónico hace alrededor de un cuarto de siglo para miles y miles de personas que hoy lloran, ríen, aplauden y se entusiasman al identificarse a plenitud con lo que ven en cada escena, escuchan en cada canción o disfrutan en cada coreografía.

No cabe duda que la nostalgia por aquellos tiempos maravillosos, primero los 80, y ahora la década de los 90, son casi un pasaporte seguro al éxito; hoy el público quiere, más que nunca, sentirse identificado plenamente con lo que ve en el escenario, y en Verdad o Reto esto se logra, y por mucho.

Verdad o reto se presenta viernes, sábados y domingos en el Teatro Banamex Santa Fe, en el poniente de esta capital.

/arm