imagotipo

¿Y el Ejército Mexicano? | Acontecer político | José Luis Camacho Vargas

  • José Luis Camacho

En honor del Generalísimo José María Morelos y Pavón, quien legó ideas universales a la Nación mexicana y al mundo.

El año 2015 está a punto de concluir para dar lugar al 2016, fecha de gran relevancia para México, pues seguirá la puesta en marcha de las reformas transformadoras, en particular de la energética con grandes beneficios para las y los mexicanos. De igual forma, la turbulencia internacional seguirá presente, poniendo a prueba la capacidad no solo de las instituciones nacionales, sino sobre todo del mercado interno para accionar los motores internos de crecimiento y desarrollo, los cuales dieron buenos resultados durante el año que concluye.

En donde no habrá turbulencias ni incertidumbre es en nuestras Fuerzas Armadas, institución baluarte de la visión de mediano y largo plazo, que a base de trabajo, constancia y dedicación ha sido garante de la constitucionalidad, paz, estabilidad y resguardo de los más altos intereses nacionales.

Gobiernos van y gobiernos vienen en el devenir democrático mexicano, pero las instituciones como el Ejército y Fuerza Aérea y la Marina Armada de México permanecen incólumes, sirviendo en todo momento a quien la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos concede legitimidad para ejercer el poder público.

Sin embargo, no se trata de instituciones impermeables al acontecer nacional, pues si alguien ha mostrado capacidad de transformación, modernización y avance esas son las Fuerzas Armadas mexicanas, que han adoptado nuevos cánones de respeto a los derechos humanos y de igualdad de género, poniendo el ejemplo de vanguardia e inclusión.

Para ello, la milicia mexicana ha puesto en marcha la capacitación permanente de su personal en materia de Derechos Humanos, Derecho Internacional Humanitario e Igualdad de Género, buscando en el desarrollo cotidiano de sus diversas actividades, se conduzcan con respeto irrestricto a los derechos de toda persona.

En tal sentido, el general Salvador Cienfuegos Zepeda, secretario de la Defensa Nacional, ha dado a conocer que como parte de la cultura militar por los derechos humanos, entre las acciones que se han puesto en marcha se encuentra la licencia de paternidad, a fin de que los padres militares tengan la oportunidad de atender a sus hijos desde el momento de su nacimiento; licencia por deceso maternal, buscando apoyar al padre militar en caso del fallecimiento de su esposa o pareja; licencia ordinaria para cuidados maternales especiales, que permite a las mujeres militares proporcionar el cuidado necesario al neonato en situación crítica, y la directiva para proteger la salud de la mujer militar durante el embarazo, parto o puerperio, buscando en todo momento proteger su salud y la de sus descendientes.

En ese sentido apunta la creación y actualización de la Cartilla de Derechos Humanos para el Ejército y Fuerza Aérea, que en colaboración con la Comisión Nacional de los Derechos Humanos constituye una fuente de consulta permanente y obligada para el personal militar no solo en cumplimiento de su misión, sino también para conocer sus derechos y hacerlos respetar.

Mientras en otros lugares se regatea el reconocimiento a personas que han contribuido al desarrollo del país, en nuestras Fuerzas Armadas el honor y rectitud de sus elementos no deja espacio para esas anomalías y por todo lo alto se rinde honor a quien honor merece.

El pasado 19 de diciembre, en una ceremonia realizada en el recinto insignia del Ejército Mexicano, como lo es el Heroico Colegio Militar, el general Salvador Cienfuegos Zepeda, en su calidad de representante de la Secretaría de la Defensa Nacional, hizo entrega de condecoraciones y reconocimientos por su perseverancia y destacada trayectoria a cinco generales de División del Ejército Mexicano, quienes pasaron a situación de retiro por cumplir casi media centuria de servicios ininterrumpidos no solo al Ejército, sino sobre todo a la nación mexicana toda.

Se trata de los mexicanos Carlos Demetrio Gaytán Ochoa, Virgilio Daniel Méndez Bazán, Cuauhtémoc Antúnez Pérez, Jaime Godínez Ruiz y Martín Cordero Luqueño.

“Por estar siempre presentes con la sociedad en situaciones de desastre o emergencia, y por guiar decididamente a sus tropas en el cumplimiento de toda tarea, por difícil que ésta fuera”, fueron las palabras del gral. Salvador Cienfuegos para con los reconocidos, así como sus familias.

En un acto que tiene más de fondo que de forma, en la Orden Extraordinaria de reconocimiento a los elementos militares, se reitera que las puertas de las unidades, dependencias e instalaciones militares, siempre estarán abiertas para ser recibidos como se merecen.

Cuánto tenemos que aprender los civiles del verdadero agradecimiento y honorabilidad que sí se muestra en la institución verde olivo, pues en el servicio público civil es casi una regla regatear y hablar mal del antecesor en el cargo, buscando con ello legitimarnos y hacer creer que ahora sí se van a hacer bien las cosas, ignorando con ello que las instituciones mexicanas no se construyen ni se fortalecen con el trabajo personalísimo, sino con el del conglomerado de mujeres y hombres que la integran. Con el espíritu de cuerpo que caracteriza al Ejército, Fuerza Aérea y Marina Armada de México.

No cabe duda que con paso redoblado, las y los militares mexicanos avanzan en beneficio del país y se consolidan como los defensores de lo más valioso que tiene nuestra nación: su gente.

camachovargas@prodigy.net.mx

Twitter: @jlcamachov

/arm