imagotipo

¿Y usted, ya hizo su testamento? / Derecho Familiar / Julián Güitrón Fuentevilla

  • Derecho Familiar / Julián Güitrón Fuentevilla

  • ¡No herede problemas a su familia!

¿Puede usted contestar este interrogatorio, sin remordimientos ni arrepentimientos personales o familiares?

¿Cuál es el concepto de testamento público abierto? ¿Cuánto cuesta? ¿Qué se necesita? ¿Se puede revocar o cambiar? ¿Qué efectos produce? ¿A quién beneficia? ¿Se pueden otorgar varios testamentos al mismo tiempo? ¿Cuánto tiempo se requiere para tramitar una sucesión testamentaria? ¿Cuál puede ser el costo en impuestos, gastos y honorarios de una sucesión con testamento y cuánto costaría una sucesión sin testamento, conocida también como “ab intestato” legítima o intestamentaria? ¿Cuáles son los efectos y consecuencias para la familia y sus miembros si no se otorga el testamento público abierto?
¿Qué es un testamento?

De acuerdo con el Código Civil del Distrito Federal el testamento es un acto personalísimo, revocable y libre, por el cual una persona capaz dispone de sus bienes y derechos, y declara o cumple deberes para después de su muerte. Esta clase de testamento debe ser redactado por el notario público; se asienta en su protocolo y el testador debe comunicarle a aquel, en qué términos quiere que se redacte y a qué personas de su familia les va a dejar sus bienes. Esto debe hacerse en un solo acto.
Sus características

El testamento público abierto, consiste en la declaración de voluntad del dueño o dueña de los bienes, donde ésa es la ley; es lo que va a imperar para después de muerto el testador, porque en ese documento se va a expresar sin violencia, sin vicios, sin ninguna situación que pudiera anular el testamento después de la muerte de su autor, para que sea un acto libre de espontánea voluntad, donde él diga si a sus parientes, a su cónyuge, a sus hijos, a sus sobrinos, a sus primos o a quien le quiera dejar sus bienes. En este caso no importa que no sean sus parientes, la voluntad de él o ella va a ser la determinante para que los bienes se repartan a las personas que considere más conveniente. Así se resuelven todos los problemas de no haber testado, porque de esta forma, los bienes van a dar a manos de las personas a quienes el testador o testadora realmente quiere y desea beneficiar.
¿Qué tan grave es morirse sin testar?

Por la trascendencia del tema que se refiere al reparto de los bienes en la familia, hoy dedicaremos este espacio a orientar a nuestros lectores sobre la posibilidad y lo económico que es testar. La mayoría de las veces, las personas no acuden a un notario público para otorgar su última voluntad, por ignorancia y en muchas ocasiones por temor a lo que ese trámite pueda significar por el dinero. Nada más alejado de la realidad que esas hipótesis. Testar es fácil. El Código Civil para el Distrito Federal y la mayoría de los de la República mexicana, así lo regulan. El testamento público abierto, que se otorga ante notario público, es el más común, el más práctico, el más aconsejable y barato.
¿Es cierto que testar es barato? ¿Cuánto cuesta un testamento?

El costo de un testamento es barato. Tiene que ver con los bienes, con la condición social del testador y además con la clase de notario que escoja, de cualquier manera, como decíamos no es caro hacerlo y debe otorgarse con un notario de toda la confianza del dueño de los bienes. En ese testamento, el notario público tiene que escribir lo que usted le diga. Asentar las cláusulas que usted le señale, sobre todo en las condiciones en que quiere que se haga el reparto de sus bienes, derechos, obligaciones y todo lo que vaya a dejar a sus herederos. Es importante recibir una asesoría adecuada, para que no se caiga en los supuestos que la misma ley señala, de que por deficiencias en la elaboración del testamento, por negligencia, falta de conocimientos del notario, ese testamento pueda declararse inoficioso o pueda señalarse su nulidad, sobre todo después de la muerte del autor de la sucesión, lo que traería como consecuencia , que no se repartan los bienes de acuerdo a su voluntad, sino más bien, en una sucesión legítima, la cual se caracteriza por repartir los bienes a los parientes, sin tomar en cuenta la voluntad del autor de la sucesión, por eso insistimos, es importante otorgarlo, porque ahí su voluntad será la máxima expresión legal, para que se repartan y adjudiquen los bienes que usted haya acumulado en su vida y desee transmitir a sus herederos.
¿Cómo y cuándo se pierde el derecho a heredar?

Cuando se carece de personalidad. En este caso, se habla de que no la tienen, quienes no hayan sido concebidos en el momento de morir el autor de la herencia o que habiéndolo sido, nazcan muertos, y que no reúnan las características que estipulan los artículos 22 y 337 del Código Civil vigente. Sin embargo, dice la ley, sí se puede heredar a los hijos que nazcan de personas determinadas, que aún no sean ciertas, mientras viva el testador; es decir, otros deben recibir esos bienes si se adecuan a lo que dispone la ley. (Artículos 1314 y 1315 del ordenamiento civil mencionado).

Por otro lado a pesar de haber sido instituido heredero no se tiene derecho a los bienes, por la comisión de un delito. El Artículo 1316, ordena lo siguiente para prohibir lo que ya hemos comentado:

I.- El que haya sido condenado por haber dado, mandado o intentado dar muerte a la persona de cuya sucesión se trate, o a los padres, hijos, cónyuge o hermano de ella.

II.- El que haya hecho contra el autor de la sucesión, sus ascendientes, descendientes, hermanos o cónyuge, acusación de delito que merezca pena capital o de prisión, aún cuando aquella sea fundada, si fuere su descendiente, su ascendiente, su cónyuge o su hermano, a no ser que ese acto haya sido preciso para que el acusador salvara su vida, su honra o la de sus descendientes, ascendientes, hermanos o cónyuge.

III.- El cónyuge que mediante juicio, ha sido declarado adúltero, si se trata de suceder a un cónyuge inocente; (Disposición absurda y obsoleta).

IV.- El coautor del cónyuge adúltero, ya sea que se trate de la sucesión de éste o la del cónyuge inocente.

V.- El que haya sido condenado por un delito que merezca pena de prisión, cometido contra el autor de la herencia, de sus hijos, de su cónyuge, de sus ascendientes o de sus hermanos.

VI.- El padre y la madre respecto del hijo expuesto por ellos.

VII.- Los padres que abandonaron a sus hijos, prostituyeron a sus hijas o atentaron a su pudor, respecto de los ofendidos.

VIII.- Los demás parientes del autor de la herencia que teniendo obligación de darle alimentos, no lo hubieran cumplido.

IX.- Los parientes del autor de la herencia que, hallándose éste imposibilitado para trabajar y sin recursos, no se cuidaron de recogerlo, o de hacerlo recoger en establecimiento de beneficencia.

X.- El que usó la violencia, dolo o fraude con una persona para que haga, deje de hacer o revoque su testamento.

XI.- El que conforme al Código Penal, fuere culpable de supresión, sustitución o suposición de infante, siempre que se trate de la herencia que debiera corresponder a éste o a las personas a quienes se haya perjudicado o intentado perjudicar con esos actos.
¿Tiene dudas? Aquí se las aclaramos

El precepto anterior requiere en algunos casos explicaciones para que nuestros lectores reciban la información en forma más sencilla y menos técnica. Por ejemplo, en el primer supuesto, se habla de haber intentado matar al propio testador, a los padres de éste, a sus hijos, a su esposa o a sus hermanos; entiéndase bien que el heredero ya ha sido instituido, que el testamento se abre y que después se sabe de estos atentados, la ley ordena, no se puede recibir la herencia de esa persona.
Acusación y cárcel

La segunda fracción, habla de la posibilidad de haber hecho alguna acusación que traiga como consecuencia la cárcel, que aunque fuere procedente, si se trata de su hijo, de un pariente cercano, de su esposa o esposo, no se tiene derecho a heredar a menos que haya sido para salvar la propia vida o la honra.
Exposición o abandono de los hijos

Si los padres, es decir, él o ella, hubieran abandonado al hijo y exponiéndolo en alguna esquina o lugar sin ningún abrigo, si con el tiempo esos padres quisieran suceder al hijo y éste les dejara instituidos como herederos en su testamento, la ley lo prohíbe, ésta va por encima de la voluntad del propio testador, para que sus padres ingratos no tengan derecho a la herencia. Lo mismo ocurre cuando los padres prostituyen a sus hijos o atentan contra su pudor, porque en ese supuesto, la ley prohíbe el derecho a la herencia. Igualmente, cuando haya obligación de dar alimentos a una persona, y ésta deja herederos a quienes no le dieron alimentos, dice la ley, tampoco tienen derecho a heredar.
Parientes ingratos, no tienen derecho a heredar

Lo mismo ocurre cuando se trata de parientes que en lugar de cuidar al autor de la sucesión, lo lanzaron a la calle y después quisieron ser sus herederos, tampoco pueden recibir la herencia de esa persona. Mucho menos, cuando a través de un engaño o fraude, se lleva a una persona a que teste a favor de otra o a que revoque el testamento que tenía, en esas maniobras para que esa persona sea asignada heredero.
Suposición de parto o sustitución de infante

También se puede dar el caso de que haya adultos que pretendan suponer un parto o sustituir o suprimir a un niño, para que éste no reciba la herencia o para que la reciba quien no tiene derecho a ésta. La ley dice que quienes realicen estas maniobras, deben ser sancionados y no recibir los bienes.
¿Qué significa influencia contraria a la voluntad del testador?

En estas hipótesis tenemos la referente a la presunción de que el testador no haya querido realmente nombrar al heredero que pretende recibir la herencia, porque se sienta que hay una influencia contraria, en cuanto a la libertad del testador y la verdad o la integridad del testamento. Tampoco pueden heredar, porque se entiende que es contrario a la intención del testador, el médico que haya estado asistiéndolo en su última enfermedad, si en ese tiempo hizo su testamento, tampoco la familia del médico, la esposa, sus hijos, ni sus padres, tienen derecho a ser instituidos como herederos.
El notario no puede heredar a sus clientes, ni los curas a sus feligreses

Tampoco se le permite heredar al notario ni a los testigos que hayan intervenido en el testamento. Tampoco la esposa del notario o de los testigos, ni sus hijos, padres o hermanos. La prohibición se extiende a los ministros de los cultos de la misma religión o de un feligrés, es decir, aquel a quien han estado confesando, considerado como un particular, si no tienen con él un parentesco dentro del cuarto grado, extendiéndose a los parientes de los ministros.
¿Qué pueden hacer los invidentes, sordomudos, los indígenas, los extranjeros o los analfabetas que quieran testar en México?

Para el testador que no pudiera o no supiera escribir, lo hará otro testigo más, que además, deberá firmar sobre la petición que éste le haga. Por excepción se permite que firme alguno de los testigos participantes en el instrumento, si hubiere alguna urgencia, si no se pudiera llamar a una persona más, pero siempre debe hacerse constar esto en el testamento. El precepto 1514 determina lo siguiente: “Cuando el testador declare que no sabe o no puede firmar el testamento, uno de los testigos firmará a ruego del testador y éste imprimirá su huella digital”. Para quienes son sordos o sordomudos, pero que sepan leer, podrán dar lectura a su testamento, sino pudieran o no supieran hacerlo, se designará otra persona para que lo haga en su nombre. Mudos o sordomudos, que sepan leer y escribir, pueden otorgar testamento público abierto, con las solemnidades que éste exige. En este sentido, el numeral 1515 establece: “Los que fueren mudos o sordomudos, pero que puedan leer y escribir expresarán su voluntad al notario por escrito, en presencia de dos testigos. El notario redactará por escrito las cláusulas del testamento sujetándose estrictamente a la voluntad del testador, y una vez leído y aprobado el testamento por el testador firmarán la escritura el testador, los dos testigos y el notario como lo previene el Artículo 1512”. Cuando se trate de invidentes, también se podrá otorgar este tipo de testamento, siempre y cuando se le lea por dos veces al autor de la sucesión. Una por el notario y la otra por cualesquiera de los testigos u otra persona que designe el testador. El Artículo 1517, del ordenamiento civil en comento, expresa: “Cuando el testador sea ciego o no pueda o no sepa leer, se dará lectura al testamento dos veces: una por el notario, como está prescrito en el Artículo 1512, y otra, en igual forma, por uno de los testigos u otra persona que el testador designe”. Si fuera a otorgar un testamento un extranjero en México y no supiera el idioma, lo puede escribir de su puño y letra, siempre y cuando éste se traduzca al español por dos intérpretes oficiales. Esta traducción se transcribe como testamento en el protocolo respectivo y así se va archivando en el apéndice correspondiente del notario. El precepto 1518, al respecto regula: “Cuando el testador ignore el idioma del país, si puede, escribirá su testamento, que será traducido al español por el intérprete a que se refiere el Artículo 1503. La traducción se transcribirá como testamento en el respectivo protocolo y el original, firmado por el testador, el intérprete y el notario, se archivará en el apéndice correspondiente del notario que intervenga en el acto. Si el testador no puede o no sabe escribir, el intérprete escribirá el testamento que dicte aquel y leído y aprobado por el testador, se traducirá al español por el intérprete que debe concurrir al acto; hecha la traducción se procederá como se dispone en el párrafo anterior. Si el testador no puede o no sabe leer, dictará en su idioma el testamento al intérprete. Traducido éste, se procederá como dispone el párrafo primero de este artículo. En este caso el intérprete podrá intervenir, además, como testigo de conocimiento”.
Conclusiones

Primera.- Proteja a su familia con un testamento público abierto.

Segunda.- No herede problemas a los miembros de su familia.

Tercera.-Testar es barato y fácil. Consulte a un notario de su confianza.

Cuarta.- No teste cuando esté enojado o con resentimientos respecto a su familia.

Quinta.- No dilapide sus bienes en honorarios y juicios largos y graves; es más fácil y mejor otorgar un testamento público abierto, previo el cambio de dudas e impresiones con su notario.