imagotipo

¿Y Videgaray dijo que no sabía?

  • José Luis Camacho

Todo lo que México no haga por sí mismo para ser libre, no debe esperar, ni conviene que espere, que otros gobiernos u otras Naciones hagan por él.

Presidente Benito Juárez García

Quienes señalaron que México enfrentaría el reto de mayor magnitud de los recientes tiempos en sus relaciones con el exterior, no se
equivocaron.

La andanada de falacias, ataques y calumnias en contra de México no se han detenido. Pero también es justo reconocer que el apoyo, reconocimiento y solidaridad hacia nuestro país han sido mayores.

Muestra de ello es lo expresado por Cuba en voz de su canciller Bruno Rodríguez, durante la reciente visita que el secretario de Relaciones Exteriores mexicano, doctor Luis Videgaray Caso, realizó a la isla con motivo de la XXII Reunión del Consejo de Ministros de la Asociación de Estados del Caribe en La Habana, lo cual consolida los lazos históricos que nos hermanan e identifican con Cuba.

En este contexto de incertidumbre, el canciller mexicano, quien a pesar de haber dicho que no tenía experiencia diplomática, se ha convertido en un factor de unidad, de suma y de concordia en torno a los grandes intereses nacionales.

La relación que ha entablado con el Poder Legislativo Federal no deja duda de ello. Su labor no solo como facilitador de acuerdos, sino aglutinador de voluntades se ha hecho patente, pues como no sucedía desde hace varias legislaturas, los coordinadores parlamentarios de todos los partidos políticos han expresado su apoyo a la política exterior de México y saludado con beneplácito la intención del secretario de Relaciones Exteriores, en el sentido de crear un instrumento parlamentario que contenga los objetivos, principios y acciones del Gobierno mexicano en su política exterior hacia Estados Unidos.

Se trata de un gran consenso que marca el punto de arranque de un esfuerzo de mayor trascendencia, por normar una facultad exclusiva del Senado que había permanecido sin precisar, como lo es analizar la política exterior del Poder Ejecutivo Federal.

Y qué mejor contexto para hacerlo que en la defensa que se está diseñando de nuestros connacionales en Estados Unidos.

Para ello, el doctor Videgaray también ha planteado crear misiones legislativas a los 50 estados de la Unión Americana, para ser parte del esfuerzo del Servicio Exterior Mexicano por denunciar abusos y proteger a los mexicanos en suelo estadunidense.

Además de esta voluntad mostrada con el Senado, el canciller no perdió tiempo y de inmediato tomó un vuelo al distrito de Washington para expresar de manera directa, clara y rotunda el posicionamiento de México frente a declaraciones de prensa realizadas por el presidente de Estados Unidos y que no solo violentarían la soberanía nacional, sino los derechos humanos de los latinoamericanos.

La interlocución que el canciller mexicano ha desarrollado con las autoridades estadunidenses muestra a un servidor público eficiente, preparado y con una clara vocación de defensa de los intereses del país.

Acto seguido, el responsable de ejecutar la política exterior que ordena el presidente Enrique Peña Nieto se embarcó en un vuelo hacia La Habana, para participar en un mecanismo ideado y promovido por nuestro país, como lo es el Consejo de Ministros de la Asociación de Estados del Caribe, que fue el escenario idóneo para que nuestro país estreche su relación con quienes nos une no solo vecindad y fraternidad, sino intereses y un destino común.

¡Qué bueno que Luis Videgaray Caso no tenía experiencia!
camachovargas@prodigy.net.mx

@jlcamachov