imagotipo

Ya llegó 2016, a afrontarlo / Horizonte Económico / David Colmenares Páramo

  • David Colmenares

El 2015 se fue ya; para muchos fue muy largo, para otros, muy corto. Los acontecimiento políticos nacionales e internacionales fueron intensos, los cambios también. Los conflictos político-militares en el mundo se mantienen.

En México hubo elecciones en nueve entidades federativas y en un gran número de municipios. Se repite este mes la elección de Colima, en dos Estados se percibió una influencia negativa de los padres de dos gobernadores: en Nuevo León, donde ganó un candidato independiente, y en Jalisco, pues en Guadalajara perdió el hombre más cercano al gobernador Sandoval, ante un fenómeno político que es el del nuevo alcalde capitalino a quien se ve con posibilidades claras para ser un candidato a la gubernatura y con posibilidades de ganar.

Se dio el caso de dos entidades con gobernadores interinos, después del fracaso de los constitucionales, al dejar Estados llenos de violencia, al abandono de la ley: uno de los interinos -el último de Michoacán- parece no lo hizo tan mal, de forma tal que hoy es subsecretario de Educación Superior; antes fue rector de la Universidad de ese estado; pero el otro, el de Guerrero, que fue Secretario General de la Universidad, profundizó la crisis política que recibió y nunca entendió, igual que el gobernador Fausto Vallejo, de Michoacán, la naturaleza de las finanzas públicas. Ambos dejaron, particularmente en Guerrero, a los nuevos gobernadores crisis económicas profundas, deudas muy elevadas con proveedores locales, sin recursos suficientes para pagar los aguinaldos. Los ocho gobernadores entrantes encontraron fuertes pasivos con los grupos productivos de sus Estados, algo que se debe reglamentar, y a pesar de que se les aconseja a los nuevos gobernadores revisar ese tema desde un principio, no lo hacen y cuando llegan al poder tienen la presión de los municipios para pagar aguinaldos y de los proveedores y empresarios locales para que se les pague lo que se les debe.

El ambiente económico nacional se ha complicado, con un precio del petróleo de exportación que llego a tocar los 26 dólares, cuando un año antes andaba por arriba de cien; el tipo de cambio casi llegó a los 18 pesos por dólar, una devaluación con otro nombre; una tasa de inflación promedio aparentemente positiva, pero por sectores la percepción ciudadana es diferente, ya que precios como los de la canasta básica son mayores, el salario real ha bajado y la crisis fiscal de los Estados no se ha superado. El sector informal sigue siendo muy grande.

En 2015 llegó el regaló prometido a las finanzas públicas, cuando se pasa del IEPS negativo con subsidio en la gasolina a uno positivo con un impuesto adicional, que dio más de 200 mil millones de pesos, lo que compensó la caída fiscal del precio del petróleo. Para 2016, se crea un impuesto fijo, que salvará nuevamente las finanzas nacionales, de Estados y Gobierno federal, pero mantiene para los consumidores precios más altos que en Estados Unidos, por ejemplo. Por eso el precio de la gasolina allá está casi a la mitad, la diferencia es el impuesto que aquí se aplica.

En fin, estos días fueron de descanso, para estar con las familias, para pensar en lo que hemos vivido y en lo que viene. En la familia y los grandes amigos que ya no están con nosotros, para valorar la importancia del amor y la amistad. Para quienes observamos o hemos actuado en la cosa pública, en la importancia de la honradez, la transparencia y la rendición de cuentas.

Vienen trece estados, entre ellos Oaxaca, quizás el más complicado e interesante de todos; por supuesto, Veracruz, que parece es un desastre; Zacatecas y Puebla, donde se han alcanzado logros importantes. Dos exsecretarios de Finanzas terminan su gestión, Rafael Moreno Valle y Jorge Herrera Caldera, ambos con buenos resultados y con futuro político. Tlaxcala es una incógnita. En fin, suerte para 2016, nos estaremos comunicando.
brunodavidpau@yahoo.com.mx