imagotipo

Yunes vs. Yunes / Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Aquella película de Dustin Hoffman, “Kramer vs. Kramer”, cuyo argumento nada tiene que ver con la política, sirve para comparar, sin embargo, la lucha electoral que se dará en Veracruz.

Yunes vs. Yunes es la nueva puesta en escena en este 2016. Primero, Héctor y después Miguel Ángel, con el mismo apellido paterno –son primos, por cierto- se registraron ya como precandidatos de dos alianzas: PRI-PVEM-AN y PAN-PRD para tratar de convencer a los 4.5 millones de ciudadanos que podrían acudir a las urnas para elegir a uno de los dos como sucesor de Javier Duarte de Ochoa y ocupar el Palacio de Gobierno de Xalapa de Enríquez, a partir de diciembre de este año.

Yunes vs. Yunes. Uno senador. Otro diputado federal. Uno tricolor. Otro extricolor. Uno crítico del ejercicio gubernamental de Duarte. Otro crítico del ejercicio gubernamental de Duarte.

Veracruz, “la joya de la corona” de las elecciones estatales de este 2016, ha sido gobernado por priístas. Nunca han perdido sus candidatos. Representaba –porque ha cedido espacios a la oposición- uno de los “graneros de votos del PRI”, hasta que Patricio Chirinos estuvo al frente del Ejecutivo estatal con Miguel Ángel Yunes como secretario de Gobierno. Desde hace tres elecciones, las diferencias en las urnas se acortaron. Con Fidel Herrera la victoria fue por escasos 100 mil votos. Con Duarte no alcanzó ese número y se quedó con 80 mil para la victoria.

La próxima elección se prevé igual de cerrada. Y el ámbar está encendido. Podría pasar a rojo. Es la elección más simbólica para Manlio Fabio Beltrones.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx,

jesusmichel11@hotmail.com