imagotipo

Zavala, en el blanco / Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Se dirá que está en campaña, y bien es cierto que no desaprovecha oportunidad para hablar de lo que ofrecerá si se convierte en candidata presidencial para 2018. Más allá de los gastados señalamientos en contra de la actual administración –mira la paja en el ojo ajeno y no ve la viga propia-, Margarita Zavala dio en el blanco: que el PAN se disculpe con los militantes y la sociedad. ¿La razón? Haber postulado a Lucero Sánchez a un cargo de elección popular para que lo utilizara en beneficio propio y por “apoyar” a El Chapo.

Uno habría esperado que Ricardo Anaya saliera a defender al partido, a la forma en que se designa, que no elige, a los candidatos. Pero no. El silencio ha sido absoluto. Entre el PRD y el PAN hay disputa por el primer lugar de quien postula candidatos ligados al crimen organizado. Habrá voces que señalen también al PRI y de pasada al MC, al PT, al PVEM, al NA y hasta a los morenos. Nadie escapa a la larga corrupción de los criminales.

Margarita se quedó corta. Porque no mencionó a Guillermo Padrés. Tampoco las pragmáticas alianzas en Durango, Puebla, Oaxaca. ¿Acaso ignora cómo se utilizan los dineros públicos de la Angelópolis? Y qué decir de Oaxaca. Omitió los nombres de los gobernadores de las dos bajas, los de Morelos, los de Jalisco, de San Luis Potosí, los alcaldes de Tuxtla. Y no mencionó a Jorge Luis Preciado.

Sin embargo, hay que reconocerle su primer reclamo formal. ¿Qué pensarán en el casillo de la Pureza del señor Anaya?

Sí, los inmaculados albiazules se mancharon al cruzar el pantano.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx