imagotipo

Zona de Guerra

  • Héctor Tenorio

  • Héctor Tenorio Muñoz
  • El triángulo azul

 

El próximo año Acción Nacional iniciarán una batalla sanguinaria por la candidatura presidencial, irónicamente esto sucede cuando está cerca de volver al poder. Sin duda, lo más peligroso para ellos es que no habrá árbitro interno que sancione los golpes bajos, corren el riesgo de fracturarse de manera definitiva. En tales circunstancias, las autoridades actúan en favor de Margarita Zavala Gómez del Campo con la intención de imponerla. En contraste, el más afectado con la intervención externa es el presidente nacional del blanquiazul, Ricardo Anaya Cortés, que ha sabido concertar alianzas con el PRD que provocaron varias derrotas priístas. El panista aprovechó la crisis de credibilidad del mandatario Enrique Peña Nieto, quien pretende lavar su imagen al doblegar a Javier Duarte de Ochoa, para que presentara licencia como gobernador de Veracruz.

Desde la esfera del poder califican a Anaya Cortés como un político beligerante que en caso de llegar a ser mandatario emprendería una cacería de brujas dirigida a políticos corruptos del tricolor. El líder panista acusó al PRI de fomentar una “guerra sucia” para descalificar a Josefina Vázquez Mota, posible candidata a la gubernatura del Estado de México. Se filtró que la asociación que preside Junto Podemos recibió 900 millones de pesos del Gobierno Federal. El golpe ha sido certero, al parecer no podrá levantarse de la lona. En Los Pinos trabajan a marchas forzadas en un intento de retener Edomex que sufre altos índices de corrupción, impunidad, inseguridad y violencia. Del 2015 al 2016 aumentaron un 35 por ciento los feminicidios. El Observatorio Ciudadano del Feminicidio reportó que de 2005 a 2013 fueron asesinadas mil 767 mujeres y otras mil quinientas desparecieron, en su mayoría eran adolecentes. Incluso la entidad ocupa el segundo lugar a nivel nacional en homicidios dolosos. Las malas administraciones estatales del tricolor son las únicas responsables del desastre.

Del otro lado de la trinchera, el panorama de Zavala Gómez del Campo es distinto, en sus giras mediáticas asegura que cuando se convierta en la primera Presidenta de la República, el Ejército se mantendrá en las calles, a pesar de que es un desastre su presencia. Ella y su equipo son conscientes de que existen muchas posibilidades de apoderarse de la candidatura presidencial, aunque la tarea resultará complicada, su esposo Felipe Calderón Hinojosa lastimó y humilló a la militancia azul.

El tercero en disputa es el gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle Rosas, él espera que la contienda entre Anaya Cortés y Zavala Gómez del Campo se polarice y resulte beneficiado. El poblano pidió a todos aquellos que participen en el proceso interno y en caso de no lograr ser el abanderado del blanquiazul, sean los primeros en respetar la decisión e incorporarse al proyecto ganador.

En realidad estos políticos son unos reaccionarios y promotores del neoliberalismo, en el fondo podrán tener muchas diferencias pero los une el miedo a que Andrés Manuel López Obrador gane los comicios en el 2018. Consideran que el tabasqueño representa un populismo que llevaría a México a la quiebra. ¿Podemos ser más pobres después de 34 años de Gobiernos emanados de la derecha? A los tres aspirantes no les importa condenar al país a una mayor miseria. Son una garantía de que se mantendrá la lucha contra el narco en los erróneos términos trazados por el expresidente Calderón Hinojosa. Queda claro votar por cualquiera de estas opciones significaría extender a 18 años la guerra, los panistas tienen almas asesinas, en sus conciencias no son suficientes los miles de muertos y el dolor que han causado a las familias de las víctimas.

tenorio_hector@hotmail.com