imagotipo

Zona de Guerra

  • Héctor Tenorio

  • Héctor Tenorio Muñoz
  • Enemigos cercanos

 

La aparición pública del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), el 1 de enero de 1994, encarnó el último levantamiento armado del siglo pasado; sus características visionarias como entender que la guerra ideológica y de la información es la misma, les permitió sobrevivir hasta nuestros tiempos. No obstante, la relación del grupo guerrillero con la izquierda tradicional siempre fue ríspida porque han buscado la hegemonía de un proyecto político sobre otro, así como el monopolio de los sectores progresistas. En la campaña presidencial de aquel año, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano sufrió las consecuencias, uno de sus hombres cercanos, Pedro Etienne Llano, reconoció que cuando el abanderado perredista proponía dialogar con los subversivos, esto se reflejaba de manera negativa en las encuestas donde descendían ocho puntos en promedio. Terminaron desplomándose. La estrategia del miedo promovida desde el PRI impuso a Ernesto Zedillo Ponce de León en la Presidencia de la República.

Después de la derrota, el EZLN y los perredistas intentaron acercamientos, sin lograr consensos. En el verano de 1995 coincidí en Madrid, España, con Cárdenas Solórzano, compartimos un taxi, intercambiamos ideas y le pregunté sobre lo que pensaba del subcomandante Marcos, él de manera escueta (como acostumbra) dijo que era una persona en la cual no confiaba. El 13 de septiembre de 1997, los zapatistas prohibieron la doble militancia de sus miembros, tampoco podían participar en puestos públicos ni de representación popular. Entonces quedaron fuera los perredistas. En el 2000 el dos veces candidato presidencial volvió a intentar arribar a Los Pinos; su caída en las encuestas fue producto de la lucha interna por la dirigencia nacional del PRD entre Amalia García Medina y Jesús Ortega Martínez, la contienda terminó anulándose y ahuyentó al electorado. A esto se sumó el hecho de que los promotores del voto útil, en su mayoría personajes de izquierda, ayudaran a que Vicente Fox Quezada ganara en las urnas.

La ruptura definitiva entre el PRD y el EZLN se dio en el 2001, cuando en la Cámara de Senadores perredistas, del PRI y del PAN aprobaron las reformas en materia de derechos indígenas que sustituían la propuesta elaborada por la COCOPA y avalada por los zapatistas. El entonces senador de la República, Lázaro Cárdenas Batel, no estuvo nunca convencido de sufragar en ese sentido en el Senado, al momento de tomar una decisión llamó a su padre, éste le advirtió que si no respaldaba a sus compañeros de partido no le dejarían subir más a tribuna. En el 2005 el EZLN suscribió la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. Se ratificó, amplió y modificó las características de La Otra Campaña que obtuvo poca popularidad.

Pasaron los años, el distanciamiento continuó entre ambas expresiones de izquierda. En el 2018 veremos otro capítulo de esta disputa, el subcomandante Galeano, -antes Marcos-, anunció que se declaraban en asamblea permanente para realizar una consulta, a fin de impulsar a una mujer indígena como candidata presidencial independiente. El objetivo es tener una plataforma para la construcción de un Gobierno nacional autónomo. Andrés Manuel López Obrador recordó que EZLN no estuvo con él en las elecciones presidenciales del 2006 y 2012, les reclamó que llamaran a no votar por su proyecto político.

La unidad de las izquierdas ha sido un anhelo cada vez más difícil de alcanzar por los intereses particulares de los distintos liderazgos. En tales circunstancias resultará doblemente complicado vencer a una derecha que es pragmática al momento de ir a las urnas.
tenorio_héctor@hotmail.com