imagotipo

Zona de Guerra

  • Héctor Tenorio

  • Héctor Tenorio  Muñoz
  • Un amargo 2017

 

Peor atmósfera no podía conjugarse en el 2017: el aumento de gasolina del 20 por ciento, la depreciación del peso frente al dólar, la incertidumbre ante la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos el 20 de enero. Además nuestra economía va en franca desaceleración, con empresas que viven fuertes restricciones financieras. El pronóstico del Banco de México respecto al índice de la inflación es superior al 4 por ciento, elevando los costos de la producción agropecuaria. Esto a su vez repercutirá en los precios de los productos que podrían incrementarse entre el 5 y el 6 por ciento. La carne de cerdo, las hortalizas, el trigo, la leche son lo más susceptibles de modificar su valor. Existe un estimado que la canasta básica se elevará un 50 por ciento o quizá hasta un 70 por ciento. Será un golpe devastador para los 55 millones de personas en situación de pobreza. Coincido con el abogado Fernando Villanueva quien explica que en esta destrucción de la base sistémica de la producción deben generarse condiciones que puedan construir nuevos sujetos sociales. “Promover la socialización de ideas nuevas y formas de relación económica que no enajenen, podría ser un buen propósito de Año Nuevo”.

Sin temor a equivocarnos el alza del costo en la gasolina sacudirá los cimientos del sistema político mexicano. La razón es simple, carecemos de una infraestructura de transporte terrestre alternativo al uso de automóvil y los camiones de carga. Como colofón, en febrero vendrá un nuevo reajuste. En este contexto, el Gobierno Federal descartó la posibilidad de un impacto significativo en la inflación como consecuencia de la medida tomada. Sin embargo, le cuesta hilar un discurso que logre justificar una decisión tan impopular. En el fondo les preocupa que el malestar social se traduzca en derrotas electores, sobre todo en el Estado de México, donde los precios se liberarán hasta después de su proceso.

Estamos en el quinto año de la administración, el Presidente de la República como marcan los cánones al finalizar el mes de septiembre deberá destapar al candidato de su partido y entonces habrá perdido el poder. No es difícil de prever que llegará debilitado y exhausto a este tramo del sexenio. Ahora bien, la oposición carecer de un sentido común que le permita entender la coyuntura histórica, el anuncio los sorprendió en plenas vacaciones de fin de año. El PRD reaccionó tímidamente, pidiendo a la sociedad que dejen de cargar gasolina en los primero días de 2017. Proponen una especie de resistencia civil, los perredistas ya no saben ni que inventar. Paralelamente el PAN rechazó el gasolinazo. La expectación rodeará a los comentarios de Andrés Manuel López Obrador.

Vale la pena preguntarse un par de cosas. ¿La Reforma Energética logró que México siendo productor de petróleo llegara a este punto? ¿Estamos cerca de una explosión social como “El Caracazo” que aconteció en Venezuela del 27 al 1 de marzo de 1989? Aquel levantamiento civil que protagonizaron los pobres que bajaron de los cerros dejó un saldo de cientos de muertos. Podría decirse que fue la primera manifestación masiva contra las medidas dictadas por el FMI. No obstante, tal posibilidad resulta remota en tierras aztecas, el ánimo de la población se encuentra abatido, el pesimismo ha penetrado a todos. No es para menos, el costo por litro de 15.99 pesos que pagarán los automovilistas supera los precios en Estados Unidos, Colombia, Bolivia, Ecuador, Rusia e Irak. La información se derivó de un estudio realizado desde la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SCHP). Así o más claro.
tenorio_hector@hotmail.com