/ martes 17 de enero de 2017

“Parque Gorki”

Roberto Rondero

Este bestseller en los años ochenta tuvo tanta aceptación como haberse llevado al cine en una adaptación protagonizada por William Hurt, Lee Marvin y Brian Dennehy, por lo que “Parque Gorki” (Ediciones B, 567 páginas), es uno de esos libros de cabecera escrito por Martin Cruz Smith.

Situada la trama en Moscú, cuando Leonid Breznev se encontraba al frente de la Unión Soviética, un integrante de la vieja guardia ha suprimido las tímidas reformas liberalizadoras de Kruschev.

COMO SE PUEDA

“Parque Gorki” da cuenta puntual de la carencia de libertad de los moscovitas, de intentar sobrevivir como pueden, y cómo los funcionarios del politburó sacan provecho de las ventajas de que gozan.

La dirigencia, rica y corrupta, está decidida a erradicar cualquier clase de iniciativa individual, en especial si procede de sus propias filas.

Arkady Rengo es un investigador de la milicia de Moscú, hijo de un héroe de la Segunda Guerra Mundial y con un matrimonio en problemas, que se esfuerza por hacer su trabajo a pesar de las intromisiones del temido KGB.

La aparición de tres cadáveres, desfigurados y sin huellas dactilares, bajo la nieve del Parque Gorki, supondrá un desafío para Renko, pues cualquier descubrimiento que incomode al Gobierno significará el fin de la investigación.

…Todas las víctimas llevaban patines de hielo. En sus ropas no s e encontraron papeles, dinero suelto u otros objetos. Estorbará la identificación la mutilación que eliminó la carne de la cara y las puntas de los dedos. Se preparan informes de serología, odontología, balística, cromatografía, autopsia y otros exámenes en el sitio, y se ha iniciado una búsqueda de personas que puedan haber conocido a las víctimas.

“Puede suponerse que se trata de un crimen premeditado. Tres personas fueron muertas con rapidez con una sola arma, se recogieron todos los efectos personales en medio del parque más concurrido de la ciudad y se tomaron medidas extremadas para impedir la identificación física.

“Nota: Uno de los hombres muertos se tenía el cabello y otro portaba una chaqueta con una falsa etiqueta extranjera, posibles indicaciones de actividad antisocial”.

RENKO, A.V.

Investigador principal.

Roberto Rondero

Este bestseller en los años ochenta tuvo tanta aceptación como haberse llevado al cine en una adaptación protagonizada por William Hurt, Lee Marvin y Brian Dennehy, por lo que “Parque Gorki” (Ediciones B, 567 páginas), es uno de esos libros de cabecera escrito por Martin Cruz Smith.

Situada la trama en Moscú, cuando Leonid Breznev se encontraba al frente de la Unión Soviética, un integrante de la vieja guardia ha suprimido las tímidas reformas liberalizadoras de Kruschev.

COMO SE PUEDA

“Parque Gorki” da cuenta puntual de la carencia de libertad de los moscovitas, de intentar sobrevivir como pueden, y cómo los funcionarios del politburó sacan provecho de las ventajas de que gozan.

La dirigencia, rica y corrupta, está decidida a erradicar cualquier clase de iniciativa individual, en especial si procede de sus propias filas.

Arkady Rengo es un investigador de la milicia de Moscú, hijo de un héroe de la Segunda Guerra Mundial y con un matrimonio en problemas, que se esfuerza por hacer su trabajo a pesar de las intromisiones del temido KGB.

La aparición de tres cadáveres, desfigurados y sin huellas dactilares, bajo la nieve del Parque Gorki, supondrá un desafío para Renko, pues cualquier descubrimiento que incomode al Gobierno significará el fin de la investigación.

…Todas las víctimas llevaban patines de hielo. En sus ropas no s e encontraron papeles, dinero suelto u otros objetos. Estorbará la identificación la mutilación que eliminó la carne de la cara y las puntas de los dedos. Se preparan informes de serología, odontología, balística, cromatografía, autopsia y otros exámenes en el sitio, y se ha iniciado una búsqueda de personas que puedan haber conocido a las víctimas.

“Puede suponerse que se trata de un crimen premeditado. Tres personas fueron muertas con rapidez con una sola arma, se recogieron todos los efectos personales en medio del parque más concurrido de la ciudad y se tomaron medidas extremadas para impedir la identificación física.

“Nota: Uno de los hombres muertos se tenía el cabello y otro portaba una chaqueta con una falsa etiqueta extranjera, posibles indicaciones de actividad antisocial”.

RENKO, A.V.

Investigador principal.