imagotipo

Inicia el 34 Festival de Teatro de Málaga con foro lleno en sus primeras funciones

  • Redacción El Sol de México
  • en Cultura

POR MARÍA ESTHER BELTRÁN

Empieza el año y la Costa del Sol no paran las actividades culturales y que mejor manera de comenzar que teniendo foro lleno del Teatro Cervantes al iniciar el 34 Festival de Teatro de Málaga. Esta edición ofrecerá 69 funciones de 48 obras en los espacios municipales de la ciudad de la Costa del Sol.

Revisando la programación atrapa por los excelentes montajes que serán la delicia para adultos y niños. El público tienen la garantía de disfrutar de los mejores montajes de la cartelera nacional española entre los que se encuentra: Los vecinos de arriba, Zénit, El padre, Serlo o no, El cartógrafo, Medea o El pintor de batallas. Son obras en las que participan actores de primer nivel nacional e internacional entre los que se encuentran: Lindsay Kemp, Concha Velasco, Joglars, Juan Diego, Josep Maria Flotats, Héctor Alterio, Blanca Portillo, Maribel Verdú, Lolita, Aitana Sánchez Gijón y Luz Arca.

Se dio el inicio de la tercera llamada con tres producciones teatrales “Piedras preciosas”, “Hambre” y “Reina Juana”.

Piedras preciosas juega a imaginar la relación de Cocteau. La historia está inspirada en testimonios de vecinos de Marbella y en algunas piedras de la playa pintadas por Cocteau y halladas en casa del bailaor. Raúl Mancilla y Andrea Chacón Álvarez dirigen la pieza de Pablo Díaz, que protagonizan Manuel Salas y el bailaor Rafael Amargo.

Hambre, sorprendió al público que no sólo se ven inmerso en un divertidísimo y sorprendente proyecto multidisciplinar de teatro, música y gastronomía que parte de la más “hambrienta” de las novelas, El Quijote. Planea en un homenaje a los cómicos de la legua, un regreso al Siglo de Oro en el que los asistentes degustan Olla podrida castellana de cerdo ibérico acompañada de pan, vino y agua.

SUBLIME ACTUACIÓN DE CONCHA VELASCO

Ovaciones y aplausos por varios minutos se lleva la primera actriz Concha Velasco, quien abrió las puertas del festival en el Teatro Cervantes.

Como sucede en todos los festivales uno tiene que seleccionar qué ver y sin duda, fue un acierto disfrutar de la gran actriz Concha Velasco que a sus 77 años llena el escenario, roba la atención y la respiración al ver cómo interpreta a la Reina Juana.

Tuvo dos funciones con foro lleno, con una escenografía sencilla y una producción donde se hace uso de transparencias con imágenes de personajes históricos que fueron protagonistas en la vida de la reina conocida como Juana la loca.

El público se convierte en el confesor de Juana de Castilla en los últimos años de su vida, quien estuvo sola, recluida y apartada de la vida pública. La monarca española repasa su vida y revive con toda intensidad los momentos importantes de su existencia, su experiencia de salir de España para ir al encuentro pactado, por su madre Isabel, de su marido Felipe conocido en la historia como el Hermoso. Describe su sentir y como se enamora del hombre que por codicia lucha por el poder y la convierte en una sombra. Narra el sufrimiento que tuvo al ver a su padre y esposo al declararla como loca y la recluyen en Tordesilla y finalmente el trato que recibe por parte de su hijo Carlos V, quien la ignora.

La actriz muestra una mujer inteligente, con carácter y enamorada de un hombre que le robo su vida y sus sentidos, que la hizo sentirse mujer y la llevó a ser una gran amante de su propio esposo. Una mujer que tuvo que vivir con los celos y que su desenfreno se debió a su pasión que no escondió por obtener la atención de lo que más amaba y en los últimos años de su vida terminó odiando. Cómo vivió la lucha del poder y cómo sufrió la muerte de su madre, a la que ofendió la última vez que la vio.

Concha Velasco es un placer verla en el escenario. Al término de la obra agradeció las ovaciones y el aplauso interminable y dio el reconocimiento al público malagueño quien se entrega y participa en el festival. Emocionada indicó el placer que le causa protagonizar una mujer tan apasionada.

Para el público fue un deleite, los rostros decían todo. Las sonrisas brillaban y los comentarios de la experiencia vivida se los llevó por varios minutos.

Buen inicio para este festival.