/ domingo 28 de agosto de 2016

Chiquitos, pero picosos… Holanda en los Juegos Olímpicos

Ámsterdam, Holanda. (OEM-Informex).- El deporte unió al mundo las semanas pasadas. Todos los deportistas que llegaron a esos juegos tienen a sus espaldas horas y horas de entrenamiento, mucha dedicación y fuerza de voluntad. Simplemente eso ya merece nuestro respeto y admiración.

Dicho esto, verlos desde Europa nos limitó un poco, simplemente por la diferencia horaria. Mucho sucedía mientras dormíamos. Como es natural, cada país se concentraba en las pruebas en las que competían sus nacionales, así que en Holanda vimos mucho ciclismo, natación, remo, vela y hockey, aunque también compitieron en judo, voleibol, gimnasia olímpica y equitación entre otros.

En total participaron 248 deportistas neerlandeses en 27 disciplinas y ¡quedaron en el 11avo lugar! ¡En total trajeron 19 medallas, 8 de oro, 7 de plata y 4 de bronce!

[caption id="attachment_418513" align="alignnone" width="615"] Foto: Agencias[/caption]

Por lo que imaginará, a lo largo de los días fuimos testigos de grandes éxitos que llenaban de euforia a la población.

Un logro histórico fue el de Sanne Wevers, quien se llevó la primera presea de oro en viga de equilibrio en la historia de Holanda. Una rutina espectacular y un poco arriesgada para una justa tan importante, pero que le salió muy bien a esta jovencita a la que entrena su padre.

Entre las historias positivas estuvo la del ciclista Tom Dumoulin que ganó plata en contrarreloj individual. Algo casi impensable un mes atrás puesto que se rompió la muñeca durante el Tour de Francia. Sus sueños olímpicos de esfumaban, pero gracias a un grupo de médicos del hospital Rijnstate de Arnhem pudo contender en Río. Le hicieron una férula especial para que pudiera competir (con el brazo acomodado de manera que pudiera tener el control de su bicicleta).

[caption id="attachment_418516" align="alignnone" width="615"] Foto: Agencias[/caption]

Además de éstas, hubo preseas en oro, ciclismo de ruta y de pista, remo, vela, aguas abiertas (10 kilómetros), atletismo, hockey sobre césped, boxeo; bronce, judo y voleibol de playa.

Sin embargo, no todo fue miel sobre hojuelas. También fuimos testigos de grandes frustraciones.

En vivo nos tocó ver la terrible caída de Annemiek van Vleuten una ciclista de ruta que quedó inconsciente sobre el pavimento (se está recuperando bien, aunque siempre le quedará en la mente que estuvo a punto de conseguir un oro olímpico); las lágrimas de frustración de la judoca Marhinde Verkerk que perdió por un penalti después de 7 minutos de tiempo extra y la desilusión del gimnasta Epke Zonderland, conocido como el “holandés volador” y ganador del oro hace cuatro años en la barra fija, a quien se le resbalaron las manos después de un giro y se cayó; tras unos segundos inmóvil se levantó y continuó con su rutina, pero el podio era ya inalcanzable. O el berrinche de la corredora Dafne Schippers, furiosa por haber ganado “nada más” plata en los 200 metros libres. Ella iba por el oro, que le “arrebataron” por apenas 0.1 de segundo.

[caption id="attachment_418517" align="alignnone" width="615"] Foto: Agencias[/caption]

Nos quedará en la memoria el cariño de la amazona Adelinde Cornelissen, favoritas en la prueba de doma ecuestre, pero que renunció a competir por no forzar a su caballo, Parzival. Resulta que algo lo picó y el animal pasó varios días con la cabeza inflamada y temperatura. Ella incluso durmió en los establos para cuidarlo. Intentaron cambiar el orden de su presentación con otro miembro del equipo neerlandés, a fin de darle un día más para recuperarse, pero el Comité Olímpico no lo permitió. Esa mañana el caballo parecía estar mejor y se presentaron en la pista, pero ahí ella se dio cuenta de que él no estaba bien y, con lágrimas en los ojos, se retiró. La salud de su amigo, de ya 19 años, fue más importante que un triunfo, por muy olímpico que fuera. El dúo Cornelissen-Parzival se quedó con un par de medallas, plata y bronce, ganadas en Londres 2012. En Río 2016 se llevaron la de oro “sentimental”.

El equipo olímpico regresó con 10 honrosos cuartos lugares en diversas disciplinas… a nada de una medalla, con la frustración que ello acarrea. Como dijo Maurits Hendriks, responsable de la delegación: “Estoy desilusionado con el bajo número de medallas, sobre todo en disciplinas que las dábamos por seguras, pero muy orgulloso de nuestros deportistas… Tuvimos varios accidentes y lesionados... Aprenderemos de nuestros errores y en Tokio 2020 conseguiremos mejores resultados”.

[caption id="attachment_418519" align="alignnone" width="615"] Foto: Agencias[/caption]

La primera semana tuvimos un escándalo sin precedentes y que dio mucho de qué hablar: la decisión del Comité Olímpico Neerlandés de mandar de regreso a casa al gimnasta Yuri van Gelder por haberse ido a celebrar a la ciudad su clasificación a semifinales y volver en la madrugada a la villa olímpica. Los deportistas neerlandeses se comprometen a cumplir ciertas reglas de comportamiento y este joven las rompió. Según el juez al que llegó el caso, el comportamiento de este atleta estaba afectando negativamente al equipo.

Los deportistas fueron regresando a Holanda casi con cuentagotas. Pero todos se reunieron el miércoles de esta semana que está terminando para recibir las felicitaciones del Rey, del Primer Ministro y por supuesto de la ciudadanía.

En una ceremonia formal, a los medallistas se les nombró Caballeros o Damas de la Orden de Orange-Nassau.

[caption id="attachment_418522" align="alignnone" width="615"] Foto: Agencias[/caption]

Hablando del Rey, él y su familia estuvieron presentes a lo largo de todos los Juegos Olímpicos, animando a los jugadores neerlandeses. Se les vio reír, felicitar, sufrir y consolar, según fuera el caso. Esta cercanía de la familia real a sus seleccionados fue criticada por algunos medios extranjeros, pero es parte de lo que hace que sean tan queridos aquí.

No dejo de sorprenderme de que una población tan pequeña (apenas 17 millones de personas), que cabe toda dentro de la Ciudad de México, tenga tantos deportistas de elite. Es para quitarse el sombrero.

Cualquier comentario relacionado con este artículo, favor de dirigirlo a mestrada@elsoldemexico.com.mx

Ámsterdam, Holanda. (OEM-Informex).- El deporte unió al mundo las semanas pasadas. Todos los deportistas que llegaron a esos juegos tienen a sus espaldas horas y horas de entrenamiento, mucha dedicación y fuerza de voluntad. Simplemente eso ya merece nuestro respeto y admiración.

Dicho esto, verlos desde Europa nos limitó un poco, simplemente por la diferencia horaria. Mucho sucedía mientras dormíamos. Como es natural, cada país se concentraba en las pruebas en las que competían sus nacionales, así que en Holanda vimos mucho ciclismo, natación, remo, vela y hockey, aunque también compitieron en judo, voleibol, gimnasia olímpica y equitación entre otros.

En total participaron 248 deportistas neerlandeses en 27 disciplinas y ¡quedaron en el 11avo lugar! ¡En total trajeron 19 medallas, 8 de oro, 7 de plata y 4 de bronce!

[caption id="attachment_418513" align="alignnone" width="615"] Foto: Agencias[/caption]

Por lo que imaginará, a lo largo de los días fuimos testigos de grandes éxitos que llenaban de euforia a la población.

Un logro histórico fue el de Sanne Wevers, quien se llevó la primera presea de oro en viga de equilibrio en la historia de Holanda. Una rutina espectacular y un poco arriesgada para una justa tan importante, pero que le salió muy bien a esta jovencita a la que entrena su padre.

Entre las historias positivas estuvo la del ciclista Tom Dumoulin que ganó plata en contrarreloj individual. Algo casi impensable un mes atrás puesto que se rompió la muñeca durante el Tour de Francia. Sus sueños olímpicos de esfumaban, pero gracias a un grupo de médicos del hospital Rijnstate de Arnhem pudo contender en Río. Le hicieron una férula especial para que pudiera competir (con el brazo acomodado de manera que pudiera tener el control de su bicicleta).

[caption id="attachment_418516" align="alignnone" width="615"] Foto: Agencias[/caption]

Además de éstas, hubo preseas en oro, ciclismo de ruta y de pista, remo, vela, aguas abiertas (10 kilómetros), atletismo, hockey sobre césped, boxeo; bronce, judo y voleibol de playa.

Sin embargo, no todo fue miel sobre hojuelas. También fuimos testigos de grandes frustraciones.

En vivo nos tocó ver la terrible caída de Annemiek van Vleuten una ciclista de ruta que quedó inconsciente sobre el pavimento (se está recuperando bien, aunque siempre le quedará en la mente que estuvo a punto de conseguir un oro olímpico); las lágrimas de frustración de la judoca Marhinde Verkerk que perdió por un penalti después de 7 minutos de tiempo extra y la desilusión del gimnasta Epke Zonderland, conocido como el “holandés volador” y ganador del oro hace cuatro años en la barra fija, a quien se le resbalaron las manos después de un giro y se cayó; tras unos segundos inmóvil se levantó y continuó con su rutina, pero el podio era ya inalcanzable. O el berrinche de la corredora Dafne Schippers, furiosa por haber ganado “nada más” plata en los 200 metros libres. Ella iba por el oro, que le “arrebataron” por apenas 0.1 de segundo.

[caption id="attachment_418517" align="alignnone" width="615"] Foto: Agencias[/caption]

Nos quedará en la memoria el cariño de la amazona Adelinde Cornelissen, favoritas en la prueba de doma ecuestre, pero que renunció a competir por no forzar a su caballo, Parzival. Resulta que algo lo picó y el animal pasó varios días con la cabeza inflamada y temperatura. Ella incluso durmió en los establos para cuidarlo. Intentaron cambiar el orden de su presentación con otro miembro del equipo neerlandés, a fin de darle un día más para recuperarse, pero el Comité Olímpico no lo permitió. Esa mañana el caballo parecía estar mejor y se presentaron en la pista, pero ahí ella se dio cuenta de que él no estaba bien y, con lágrimas en los ojos, se retiró. La salud de su amigo, de ya 19 años, fue más importante que un triunfo, por muy olímpico que fuera. El dúo Cornelissen-Parzival se quedó con un par de medallas, plata y bronce, ganadas en Londres 2012. En Río 2016 se llevaron la de oro “sentimental”.

El equipo olímpico regresó con 10 honrosos cuartos lugares en diversas disciplinas… a nada de una medalla, con la frustración que ello acarrea. Como dijo Maurits Hendriks, responsable de la delegación: “Estoy desilusionado con el bajo número de medallas, sobre todo en disciplinas que las dábamos por seguras, pero muy orgulloso de nuestros deportistas… Tuvimos varios accidentes y lesionados... Aprenderemos de nuestros errores y en Tokio 2020 conseguiremos mejores resultados”.

[caption id="attachment_418519" align="alignnone" width="615"] Foto: Agencias[/caption]

La primera semana tuvimos un escándalo sin precedentes y que dio mucho de qué hablar: la decisión del Comité Olímpico Neerlandés de mandar de regreso a casa al gimnasta Yuri van Gelder por haberse ido a celebrar a la ciudad su clasificación a semifinales y volver en la madrugada a la villa olímpica. Los deportistas neerlandeses se comprometen a cumplir ciertas reglas de comportamiento y este joven las rompió. Según el juez al que llegó el caso, el comportamiento de este atleta estaba afectando negativamente al equipo.

Los deportistas fueron regresando a Holanda casi con cuentagotas. Pero todos se reunieron el miércoles de esta semana que está terminando para recibir las felicitaciones del Rey, del Primer Ministro y por supuesto de la ciudadanía.

En una ceremonia formal, a los medallistas se les nombró Caballeros o Damas de la Orden de Orange-Nassau.

[caption id="attachment_418522" align="alignnone" width="615"] Foto: Agencias[/caption]

Hablando del Rey, él y su familia estuvieron presentes a lo largo de todos los Juegos Olímpicos, animando a los jugadores neerlandeses. Se les vio reír, felicitar, sufrir y consolar, según fuera el caso. Esta cercanía de la familia real a sus seleccionados fue criticada por algunos medios extranjeros, pero es parte de lo que hace que sean tan queridos aquí.

No dejo de sorprenderme de que una población tan pequeña (apenas 17 millones de personas), que cabe toda dentro de la Ciudad de México, tenga tantos deportistas de elite. Es para quitarse el sombrero.

Cualquier comentario relacionado con este artículo, favor de dirigirlo a mestrada@elsoldemexico.com.mx