/ viernes 10 de febrero de 2017

El escritor Fiódor Dostoievski supo indagar en la oscuridad de la psique humana

Considerado uno de los principales autores de la Rusia zarista, y un clásico de la literatura universal, Fiódor Mijáilovih Dostoievski es recordado, entre otras cosas, por su literatura que supo explorar a fondo la psicología humana, en medio de un complicado contexto político, social y espiritual.

Autor de obras como “El doble”, “Crímen y castigo” y “Los hermanos Karamazov”, Dostoievski ha sido considerado como un poeta que supo desentrañar los más oscuros secretos del alma, mediante un oficio que desarrolló en medio de constantes deudas, una enfermedad como la epilepsia, y su experiencia en los campos de trabajos fozados.

Dostoievski nació el 30 de octubre de 1821, en Moscú, Rusia, fue el segundo de siete hijos de Mijail Dostoievski, un médico militar que sirvió al ejército, y María Fiódorovna Necháieva, una mujer cariñosa y amante de la cultura.

De acuerdo con sus biógrafos, en 1832 la familia se mudó a la aldea de Darovoye, en Tula, lugar donde su padre había comprado unas tierras, el hogar familiar quedaba justo frente al manicomio de la aldea y al cementerio donde se ejecutaba a los reos condenados.

Un perfil difundido por “buscabiografias.com” menciona que en esa época el dr. Mijail Dostoievski obtuvo el derecho de adquirir sirvientes y se convirtió en el dueño de dos aldeas y unas 100 personas en la provincia de Tula.

Debido al semblante frío y carácter autoritario de su padre, Fiódor se refugiaba en su madre, quien fue cariñosa y dedicada a su hogar, hasta que en 1837 murió prematuramente a causa de una tuberculosis, marcando al joven Fiódor.

Tras ese acontecimiento su padre se refugió en el alcohol y perdió el control de sí mismo, optando por enviar a sus hijos mayores a estudiar lejos, en la Escuela de Ingenieros Militares de San Petersburgo.

Debido a problemas físicos, Mijail, el hermano de Fiódor no logró ser aceptado en la institución. Fiódor cursaba sus estudios cuando en 1839 a los 18 años, recibió la noticia de que su padre había sido asesinado y torturado por los aldeanos de Tula.

Tras enterarse de ello, Dostoievski comenzó a sufrir ataques nerviosos y epilépticos frecuentes, los cuales lo seguirían de por vida.

En 1846 logró relevancia en su país al escribir su primera novela “Pobres gentes”, que contenía una penetrante visión al alma humana, ésta recibió buenas críticas por considerar a los pobres y narrar de manera realista a la sociedad rusa de aquel entonces.

Aclamado por el público, Dostoievski tuvo que ingeniárselas para escribir su segunda novela “El doble” también de 1846, en los siguientes tres años, el autor escribió alrededor de 13 cuentos en los que continuó explorando el comportamiento de los humildes.

En 1849, fue apresado por haberse unido al círculo intelectual de Petrashevsky, un grupo de jóvenes que se sentaban a discutir sobre la ideología socialista surgida en Francia, ideología que también había sido prohibida por el Zar Ruso Nicolás I.

Fue condenado a muerte y llevado a cumplir su condena junto con un grupo de hombres, pero la vida les fue perdonada de último momento, algunos creen que ésta era la manera que tenía el Zar ruso para infundir temor; en cambio, fue condenado a cumplir trabajos forzados en Siberia por cuatro años y alistarse como soldado raso en el ejército ruso.

Durante su estancia ahí leyó constantemente la Biblia, empapándose de espiritualidad, y como se encontraba en medio de los delincuentes más crueles, observó la brutalidad de cada uno de ellos y cómo el alma humana tiene destellos de amabilidad y nobleza, lo cual lo alentó a adentrarse en la psique criminal.

En 1854 fue puesto en libertad y enviado a una guarnición militar en Mongolia donde tuvo la compañía de una viuda aquejada por la tuberculosis, esperó cinco años para tener permiso de volver a San Petersburgo.

A su regreso fundó con su hermano la revista “Vremia” (Tiempo), en la que publicó “Memorias de la casa de los muertos” (1861), donde narra las difíciles condiciones en que trabajaban los presos y presenta la felicidad a través del sufrimiento, pero fue clausurada a principios de los años 60 por un supuesto artículo subversivo, y en 1864 el nuevo proyecto de los hermanos Dostoievksi nació con la revista “Época”, donde publicó la novela filosófica “Memorias del subsuelo” (1864).

Considerado uno de los principales autores de la Rusia zarista, y un clásico de la literatura universal, Fiódor Mijáilovih Dostoievski es recordado, entre otras cosas, por su literatura que supo explorar a fondo la psicología humana, en medio de un complicado contexto político, social y espiritual.

Autor de obras como “El doble”, “Crímen y castigo” y “Los hermanos Karamazov”, Dostoievski ha sido considerado como un poeta que supo desentrañar los más oscuros secretos del alma, mediante un oficio que desarrolló en medio de constantes deudas, una enfermedad como la epilepsia, y su experiencia en los campos de trabajos fozados.

Dostoievski nació el 30 de octubre de 1821, en Moscú, Rusia, fue el segundo de siete hijos de Mijail Dostoievski, un médico militar que sirvió al ejército, y María Fiódorovna Necháieva, una mujer cariñosa y amante de la cultura.

De acuerdo con sus biógrafos, en 1832 la familia se mudó a la aldea de Darovoye, en Tula, lugar donde su padre había comprado unas tierras, el hogar familiar quedaba justo frente al manicomio de la aldea y al cementerio donde se ejecutaba a los reos condenados.

Un perfil difundido por “buscabiografias.com” menciona que en esa época el dr. Mijail Dostoievski obtuvo el derecho de adquirir sirvientes y se convirtió en el dueño de dos aldeas y unas 100 personas en la provincia de Tula.

Debido al semblante frío y carácter autoritario de su padre, Fiódor se refugiaba en su madre, quien fue cariñosa y dedicada a su hogar, hasta que en 1837 murió prematuramente a causa de una tuberculosis, marcando al joven Fiódor.

Tras ese acontecimiento su padre se refugió en el alcohol y perdió el control de sí mismo, optando por enviar a sus hijos mayores a estudiar lejos, en la Escuela de Ingenieros Militares de San Petersburgo.

Debido a problemas físicos, Mijail, el hermano de Fiódor no logró ser aceptado en la institución. Fiódor cursaba sus estudios cuando en 1839 a los 18 años, recibió la noticia de que su padre había sido asesinado y torturado por los aldeanos de Tula.

Tras enterarse de ello, Dostoievski comenzó a sufrir ataques nerviosos y epilépticos frecuentes, los cuales lo seguirían de por vida.

En 1846 logró relevancia en su país al escribir su primera novela “Pobres gentes”, que contenía una penetrante visión al alma humana, ésta recibió buenas críticas por considerar a los pobres y narrar de manera realista a la sociedad rusa de aquel entonces.

Aclamado por el público, Dostoievski tuvo que ingeniárselas para escribir su segunda novela “El doble” también de 1846, en los siguientes tres años, el autor escribió alrededor de 13 cuentos en los que continuó explorando el comportamiento de los humildes.

En 1849, fue apresado por haberse unido al círculo intelectual de Petrashevsky, un grupo de jóvenes que se sentaban a discutir sobre la ideología socialista surgida en Francia, ideología que también había sido prohibida por el Zar Ruso Nicolás I.

Fue condenado a muerte y llevado a cumplir su condena junto con un grupo de hombres, pero la vida les fue perdonada de último momento, algunos creen que ésta era la manera que tenía el Zar ruso para infundir temor; en cambio, fue condenado a cumplir trabajos forzados en Siberia por cuatro años y alistarse como soldado raso en el ejército ruso.

Durante su estancia ahí leyó constantemente la Biblia, empapándose de espiritualidad, y como se encontraba en medio de los delincuentes más crueles, observó la brutalidad de cada uno de ellos y cómo el alma humana tiene destellos de amabilidad y nobleza, lo cual lo alentó a adentrarse en la psique criminal.

En 1854 fue puesto en libertad y enviado a una guarnición militar en Mongolia donde tuvo la compañía de una viuda aquejada por la tuberculosis, esperó cinco años para tener permiso de volver a San Petersburgo.

A su regreso fundó con su hermano la revista “Vremia” (Tiempo), en la que publicó “Memorias de la casa de los muertos” (1861), donde narra las difíciles condiciones en que trabajaban los presos y presenta la felicidad a través del sufrimiento, pero fue clausurada a principios de los años 60 por un supuesto artículo subversivo, y en 1864 el nuevo proyecto de los hermanos Dostoievksi nació con la revista “Época”, donde publicó la novela filosófica “Memorias del subsuelo” (1864).