/ sábado 12 de marzo de 2016

Exposición “El arte de la música”

La música es un arte que siempre ha estado presente en la expresión estética occidental, pero no solo es afín a ella. “Está presente en todas las expresiones de la cultura universal, pues en la extraordinaria capacidad que tiene el ser humano para crear la diversidad, la música está lo mismo en las culturas chinas, prehispánicas, hindús, occidentales y muchas más”.

Así lo ponderó la noche del pasado jueves Rafael Tovar y de Teresa, titular de la Secretaría de Cultura federal, al inaugurar “El arte de la música”, muestra itinerante que explora la relación entre ambas actividades estéticas, a través de 124 piezas de artistas de autores como Dalí, Matisse y Corot.

Obras (pinturas, esculturas, dibujos, cerámicas, carteles, videos, fotografías, instrumentos musicales e instalación) de Böcklin, Toulouse-Lautrec, Degas, Baldessari, Kandinski, De Chirico, Orozco y Mérida, también son incluidas en la exposición, montada en estrecha colaboración con el Museo de Arte de San Diego.

En el acto, Tovar y de Teresa recordó que la música ha estado presente siempre, a partir de Grecia, pasó a Roma y llegó a la Edad Media cuando en el Siglo VI se creó la notación musical, que dio la posibilidad de que hubiera un registro de los primeros cantos medievales, “y así fuimos evolucionando hasta llegar a las épocas contemporáneas”.

La característica que tiene la muestra, es aunque inicia con la reflexión sobre el nacimiento de la cultura occidental y el lugar que ocupan la música y las artes, “también integra instrumentos prehispánicos, así como el fenómeno de la música en las culturas milenarias mexicanas”. Expresó.

La muestra se adaptó al Museo del Palacio de Bellas Artes de acuerdo con el concepto curatorial propuesto por el recinto de San Diego, e integra piezas procedentes de colecciones nacionales al recorrido, con lo cual se busca una revisión del diálogo entre la creación musical y la plástica realizada en épocas y lugares distintos, como lo explicó el funcionario. Añadió que el espectador podrá observar el fenómeno de la música en el resto de las artes, y concluyó que esta exposición “nos abre un ojo y nos abre el oído a expresiones estéticas que nunca han estado desligadas, aunque la segmentación del conocimiento y la sistematización de las mismas artes así lo han hecho ver”.

Poco antes de la ceremonia de inauguración, en el mismo recinto se dieron cita la directora del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), María Cristina García Cepeda; la titular del Museo de Arte de San Diego, Roxana Velázquez, y el director del Museo del Palacio de Bellas Artes, Miguel Fernández, quienes realizaron un recorrido por las salas que fueron destinadas a la presentación de esta magna exposición itinerante.

/arm

La música es un arte que siempre ha estado presente en la expresión estética occidental, pero no solo es afín a ella. “Está presente en todas las expresiones de la cultura universal, pues en la extraordinaria capacidad que tiene el ser humano para crear la diversidad, la música está lo mismo en las culturas chinas, prehispánicas, hindús, occidentales y muchas más”.

Así lo ponderó la noche del pasado jueves Rafael Tovar y de Teresa, titular de la Secretaría de Cultura federal, al inaugurar “El arte de la música”, muestra itinerante que explora la relación entre ambas actividades estéticas, a través de 124 piezas de artistas de autores como Dalí, Matisse y Corot.

Obras (pinturas, esculturas, dibujos, cerámicas, carteles, videos, fotografías, instrumentos musicales e instalación) de Böcklin, Toulouse-Lautrec, Degas, Baldessari, Kandinski, De Chirico, Orozco y Mérida, también son incluidas en la exposición, montada en estrecha colaboración con el Museo de Arte de San Diego.

En el acto, Tovar y de Teresa recordó que la música ha estado presente siempre, a partir de Grecia, pasó a Roma y llegó a la Edad Media cuando en el Siglo VI se creó la notación musical, que dio la posibilidad de que hubiera un registro de los primeros cantos medievales, “y así fuimos evolucionando hasta llegar a las épocas contemporáneas”.

La característica que tiene la muestra, es aunque inicia con la reflexión sobre el nacimiento de la cultura occidental y el lugar que ocupan la música y las artes, “también integra instrumentos prehispánicos, así como el fenómeno de la música en las culturas milenarias mexicanas”. Expresó.

La muestra se adaptó al Museo del Palacio de Bellas Artes de acuerdo con el concepto curatorial propuesto por el recinto de San Diego, e integra piezas procedentes de colecciones nacionales al recorrido, con lo cual se busca una revisión del diálogo entre la creación musical y la plástica realizada en épocas y lugares distintos, como lo explicó el funcionario. Añadió que el espectador podrá observar el fenómeno de la música en el resto de las artes, y concluyó que esta exposición “nos abre un ojo y nos abre el oído a expresiones estéticas que nunca han estado desligadas, aunque la segmentación del conocimiento y la sistematización de las mismas artes así lo han hecho ver”.

Poco antes de la ceremonia de inauguración, en el mismo recinto se dieron cita la directora del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), María Cristina García Cepeda; la titular del Museo de Arte de San Diego, Roxana Velázquez, y el director del Museo del Palacio de Bellas Artes, Miguel Fernández, quienes realizaron un recorrido por las salas que fueron destinadas a la presentación de esta magna exposición itinerante.

/arm