/ domingo 14 de febrero de 2016

Frida Kahlo, un fenómeno cultural en Rusia

SAN PETERSBURGO, Rusia.- La mexicana Frida Kahlo se ha convertido en un auténtico fenómeno cultural en Rusia, pero no solo por su obra, expuesta por primera vez en este país, sino por su transgresora personalidad, su relación con el revolucionario León Trotsky y su idilio con el comunismo.

“En la historia seguramente solo figuras como Juana de Arco tenían esa energía, pasión, talento y amor por la vida. Frida es única”, aseguró a Efe Vladímir Voronchenko, director del Museo Fabergé de San Petersburgo, organizador de la muestra.

El lujoso palacio de Shuválov, famoso por acoger los bailes más frecuentados por la aristocracia zarista a principios del siglo XIX, ha sido el lugar elegido para exponer las arrebatadoras pinturas (23) y dibujos (11) de la artista mexicana.

Desde su inauguración el interés que han despertado los cuadros de la mexicana ha sido tal, que diariamente se forman largas colas para acceder al museo, que acoge nueve de los famosos huevos de pascua hechos por Fabergé para la familia imperial rusa.

Las entradas por internet para los fines de semana y festivos se agotan nada más ponerse a la venta y el pequeño museo casi no da abasto para atender las miles de peticiones, quizás porque hasta ahora el único cuadro que habían visto los rusos era “Autorretrato con mono” expuesto en el Hemitage.

“No me ha sorprendido. La exposición estaba destinada a ser un éxito. Los rusos son un público muy culto y entendido en arte. El mismísimo Picasso dijo que Frida era una gran artista. Con eso, está dicho todo”, resaltó el director y coleccionista ruso.

Contra lo que pudiera esperarse, el público no se agolpa ante la estrella de la muestra, “Columna Rota”, desgarrador testimonio del grave accidente que Frida sufrió a los 18 años, que le llevó a sumergirse en la pintura y que moldeó su arrolladora personalidad. ||EFE Y REDACCIÓN||

/arm

SAN PETERSBURGO, Rusia.- La mexicana Frida Kahlo se ha convertido en un auténtico fenómeno cultural en Rusia, pero no solo por su obra, expuesta por primera vez en este país, sino por su transgresora personalidad, su relación con el revolucionario León Trotsky y su idilio con el comunismo.

“En la historia seguramente solo figuras como Juana de Arco tenían esa energía, pasión, talento y amor por la vida. Frida es única”, aseguró a Efe Vladímir Voronchenko, director del Museo Fabergé de San Petersburgo, organizador de la muestra.

El lujoso palacio de Shuválov, famoso por acoger los bailes más frecuentados por la aristocracia zarista a principios del siglo XIX, ha sido el lugar elegido para exponer las arrebatadoras pinturas (23) y dibujos (11) de la artista mexicana.

Desde su inauguración el interés que han despertado los cuadros de la mexicana ha sido tal, que diariamente se forman largas colas para acceder al museo, que acoge nueve de los famosos huevos de pascua hechos por Fabergé para la familia imperial rusa.

Las entradas por internet para los fines de semana y festivos se agotan nada más ponerse a la venta y el pequeño museo casi no da abasto para atender las miles de peticiones, quizás porque hasta ahora el único cuadro que habían visto los rusos era “Autorretrato con mono” expuesto en el Hemitage.

“No me ha sorprendido. La exposición estaba destinada a ser un éxito. Los rusos son un público muy culto y entendido en arte. El mismísimo Picasso dijo que Frida era una gran artista. Con eso, está dicho todo”, resaltó el director y coleccionista ruso.

Contra lo que pudiera esperarse, el público no se agolpa ante la estrella de la muestra, “Columna Rota”, desgarrador testimonio del grave accidente que Frida sufrió a los 18 años, que le llevó a sumergirse en la pintura y que moldeó su arrolladora personalidad. ||EFE Y REDACCIÓN||

/arm