/ domingo 3 de abril de 2016

Los guerreros del Monte Tláloc...

Unareconstrucción histórica y etnográfica de la parafernalia en lasórdenes militares que vigilaban las ofrendas al dios de la lluvia,es lo que ofrece la exposición “Los guerreros del MonteTláloc”, en el Salón Cristal del Centro Cultural El Faro, en elCentro de Texcoco, Estado de México.

La colección está integrada por120 piezas, entre arqueológicas —que datan del PosclásicoTardío 1200-1521 d.C.— y reproducciones, y es el resultado delas excavaciones y hallazgos del Proyecto Arqueológico MonteTláloc, que se realizan en el municipio mexiquense desde hace 10años, bajo la dirección del arqueólogo VíctorArribalzaga.

Al respecto, el investigador delINAH explicó que la parafernalia militar se ha reconstruido conmateriales autóctonos con base en la arqueología experimental yen información arqueológica, etnográfica y fuentes históricas,se explica en un comunicado del Instituto Nacional de Antropologíae Historia.

La exposición comienza con unosfragmentos de figurillas con yelmos de águila (indicadores de unaorden militar), estatuillas de guerreros portando el chimalli(escudo) y el átlatl (lanzadardos), brazales, grebas, faldellín ycapa. Resalta la escultura pequeña de un soldado con los atributosde Tláloc y yelmo de serpiente, y otra de un guerrero con atuendotolteca: gran tocado de plumas, pectoral de concha, brazales,grebas, capa, faldellín, escudo, átlatl y dardos; esta ofrendafue colocada en la cima probablemente para legitimar el origentolteca del lugar.

Unas cuentas de chalchíhuitl(piedra verde) provenientes de la zona maya, que formaron un sartaldepositado como ofrenda, y algunas placas de concha en formarectangular con perforaciones que pertenecían a un pectoral, sonotras de las piezas resultado de los trabajos arqueológicos en lacima de la montaña.

Una pequeña escultura del diosTláloc, elaborada en roca andesita, es la única efigie del diosde la lluvia encontrada hasta ahora en la cumbre.

“Con base en las figurillascerámicas de guerreros, se reconstruyeron los atavíos. Sonprendas que en un 98 por ciento son parecidas a las que formabanparte de la industria militar prehispánica”.

Una reproducción del atavíomilitar de Nezahualcóyotl, que posiblemente usó en la campañacontra Azcapotzalco (imagen retomada del Códice Ixtlilxóchitl),está conformada por un yelmo hecho con carrizo, papel amate, piely está cubierto de plumas de colores. Cuenta con un nacaztli uorejera circular de metal, el téntetl o bezote de metal con formade águila, el éhuatl (traje) compuesto por ichcahuipilli o corazade algodón y pluma, y el faldón de los mismosmateriales.

Lo completan el panhuéhuetl,pequeño tambor de madera y piel; el chimalli, escudo elaborado concaña, carrizo, ixtle, piel, madera, papel amate y plumas decolores; el macuahuitl, macana de madera con navajillas deobsidiana verde, y el ixcactli, calzado de piel, algodón eixtle.

El traje de guerrero Tzitzímitl,monstruo celeste que cada 52 años bajaba para devorar a loshombres, se compone de un yelmo con representación de cabezahumana en avanzado estado de descomposición, vestimenta de mantacon correas de piel, brazales de piel y algodón, un tepuztopilli olanza de madera con punta romboide y navajas de obsidiana verde ensus extremos; además de proteger, causaba un fuerte impactopsicológico en el contrincante.

También se exhiben los trajes delos guerreros águila o cuauhpilli, cuextécatl (huasteco) yquáchic o solares (por el color amarillo de suindumentaria).

“Estas órdenes de guerrerossalvaguardaban las riquezas y los ofrecimientos a Tláloc; cien deellos se quedaban en la cima del monte para evitar el robo o saqueopor parte de sus enemigos tlaxcaltecas y, con ello, lograr que laspeticiones fueran escuchadas por el dios de lalluvia”.

Para cuidar las riquezasofrendadas en la edificación prehispánica a mayor altura delmundo mesoamericano, los guerreros necesitaban de armamento como elque se reproduce en la exposición, la cual incluye una macana omacuáhuitl, hecha de madera de encino y navajillas de obsidianaverde, réplica fiel a la que se conservó en la Real Armería deMadrid hasta el siglo XIX.

Figuran un temalátlatl u hondacon sus proyectiles; un átlatl (lanzador de dardos) y susrespectivos dardos o tlacochtli; una pica con navajillas deobsidiana o tepuztopilli; un arco y flecha (tlahuitolli ihuan mitltlachotli), basado en el que conservó la Real Armeríaespañola.

Otros artefactos bélicos queconforman la muestra son un mazo o quauhololli, escudos o chimalliquetzalxicalcoliuhqui, cuchillos o técpatl, coraza oichcahuipilli, así como la reproducción de un equipo básico deguerra, integrado por instrumentos y utensilios que permitierancrear fuego, preparar alimentos y protegerse del clima. El guerrerotransportaba todo en la espalda en un armazón de otate usando unmecapal o mecatopilli.

/arm

Unareconstrucción histórica y etnográfica de la parafernalia en lasórdenes militares que vigilaban las ofrendas al dios de la lluvia,es lo que ofrece la exposición “Los guerreros del MonteTláloc”, en el Salón Cristal del Centro Cultural El Faro, en elCentro de Texcoco, Estado de México.

La colección está integrada por120 piezas, entre arqueológicas —que datan del PosclásicoTardío 1200-1521 d.C.— y reproducciones, y es el resultado delas excavaciones y hallazgos del Proyecto Arqueológico MonteTláloc, que se realizan en el municipio mexiquense desde hace 10años, bajo la dirección del arqueólogo VíctorArribalzaga.

Al respecto, el investigador delINAH explicó que la parafernalia militar se ha reconstruido conmateriales autóctonos con base en la arqueología experimental yen información arqueológica, etnográfica y fuentes históricas,se explica en un comunicado del Instituto Nacional de Antropologíae Historia.

La exposición comienza con unosfragmentos de figurillas con yelmos de águila (indicadores de unaorden militar), estatuillas de guerreros portando el chimalli(escudo) y el átlatl (lanzadardos), brazales, grebas, faldellín ycapa. Resalta la escultura pequeña de un soldado con los atributosde Tláloc y yelmo de serpiente, y otra de un guerrero con atuendotolteca: gran tocado de plumas, pectoral de concha, brazales,grebas, capa, faldellín, escudo, átlatl y dardos; esta ofrendafue colocada en la cima probablemente para legitimar el origentolteca del lugar.

Unas cuentas de chalchíhuitl(piedra verde) provenientes de la zona maya, que formaron un sartaldepositado como ofrenda, y algunas placas de concha en formarectangular con perforaciones que pertenecían a un pectoral, sonotras de las piezas resultado de los trabajos arqueológicos en lacima de la montaña.

Una pequeña escultura del diosTláloc, elaborada en roca andesita, es la única efigie del diosde la lluvia encontrada hasta ahora en la cumbre.

“Con base en las figurillascerámicas de guerreros, se reconstruyeron los atavíos. Sonprendas que en un 98 por ciento son parecidas a las que formabanparte de la industria militar prehispánica”.

Una reproducción del atavíomilitar de Nezahualcóyotl, que posiblemente usó en la campañacontra Azcapotzalco (imagen retomada del Códice Ixtlilxóchitl),está conformada por un yelmo hecho con carrizo, papel amate, piely está cubierto de plumas de colores. Cuenta con un nacaztli uorejera circular de metal, el téntetl o bezote de metal con formade águila, el éhuatl (traje) compuesto por ichcahuipilli o corazade algodón y pluma, y el faldón de los mismosmateriales.

Lo completan el panhuéhuetl,pequeño tambor de madera y piel; el chimalli, escudo elaborado concaña, carrizo, ixtle, piel, madera, papel amate y plumas decolores; el macuahuitl, macana de madera con navajillas deobsidiana verde, y el ixcactli, calzado de piel, algodón eixtle.

El traje de guerrero Tzitzímitl,monstruo celeste que cada 52 años bajaba para devorar a loshombres, se compone de un yelmo con representación de cabezahumana en avanzado estado de descomposición, vestimenta de mantacon correas de piel, brazales de piel y algodón, un tepuztopilli olanza de madera con punta romboide y navajas de obsidiana verde ensus extremos; además de proteger, causaba un fuerte impactopsicológico en el contrincante.

También se exhiben los trajes delos guerreros águila o cuauhpilli, cuextécatl (huasteco) yquáchic o solares (por el color amarillo de suindumentaria).

“Estas órdenes de guerrerossalvaguardaban las riquezas y los ofrecimientos a Tláloc; cien deellos se quedaban en la cima del monte para evitar el robo o saqueopor parte de sus enemigos tlaxcaltecas y, con ello, lograr que laspeticiones fueran escuchadas por el dios de lalluvia”.

Para cuidar las riquezasofrendadas en la edificación prehispánica a mayor altura delmundo mesoamericano, los guerreros necesitaban de armamento como elque se reproduce en la exposición, la cual incluye una macana omacuáhuitl, hecha de madera de encino y navajillas de obsidianaverde, réplica fiel a la que se conservó en la Real Armería deMadrid hasta el siglo XIX.

Figuran un temalátlatl u hondacon sus proyectiles; un átlatl (lanzador de dardos) y susrespectivos dardos o tlacochtli; una pica con navajillas deobsidiana o tepuztopilli; un arco y flecha (tlahuitolli ihuan mitltlachotli), basado en el que conservó la Real Armeríaespañola.

Otros artefactos bélicos queconforman la muestra son un mazo o quauhololli, escudos o chimalliquetzalxicalcoliuhqui, cuchillos o técpatl, coraza oichcahuipilli, así como la reproducción de un equipo básico deguerra, integrado por instrumentos y utensilios que permitierancrear fuego, preparar alimentos y protegerse del clima. El guerrerotransportaba todo en la espalda en un armazón de otate usando unmecapal o mecatopilli.

/arm

Futbol

¡Vive La France! Francia, campeón del Mundo

Veinte años después de lograrlo en su templo de Saint Denis, Francia impuso ante Croacia la ley del más fuerte para convertirse por segunda vez en su historia en campeona del mundo, esta vez en Moscú

Mundo

Trump considera a la UE como enemigo económico de Estados Unidos

En los últimos meses ha argumentado que sus políticas hacen las cosas más difíciles a los exportadores estadounidenses

Justicia

Exigen justicia tras feminicidio de estudiante de enfermería en Puebla

Fue encontrada sin vida, semidesnuda y con una herida de arma blanca en el cuello, el pasado 11 de julio

Justicia

Se dispara el decomiso de droga en aeropuertos

El aseguramiento de narcóticos en aeropuertos se dispara durante 2017 a niveles no vistos desde hace una década

México

Edición Impresa 16 | Julio | 2018

Consulta aquí el periódico de este lunes

Sociedad

#DATA | La riqueza lingüística de México

Del 2000 al 2015, la familia cochimí-yumana es la de la de mayor expansión en el país, ubicada principalmente en Baja California y Sonora

Sociedad

Gobierno de Oaxaca busca a mujer israelí desaparecida en Puerto Escondido

Tal Karin Samira tiene 22 años y fue vista por última vez el pasado martes 10 de julio

Futbol

Almeyda, cada vez más cerca de Argentina... ¿o del Tri?

Almeyda se tomó una enigmática fotografía donde se le puede ver posando con varias banderas de fondo, entre las que destacan la de México y Argentina

CDMX

Sismológico Nacional reporta sismo de magnitud 2.2 en la Magdalena Contreras

Fausto Lugo, titular de Protección Civil de la Ciudad, informó que el sismo fue perceptible en algunas colonias de las delegaciones Miguel Hidalgo, y Álvaro Obregón