/ domingo 26 de junio de 2016

Mujeres en busca de sexo

  • Celia Gomez Ramos
  • Los caminos del placer

Querido mío:

Este bien podría ser un contrato en el que suscribiera misurgencias y compromisos, pero quiero que suene más sutil, porquela tersura de la verdad, siempre será más arrebatadora ydelicada, que cualquier farsa, por mayor recubrimiento que leacuda.

Bien, pues quiero contarte que estuve ahí, quiero que lo sepas.Minutos antes de la media noche, esperando conocer qué era lo queen ese lugar me ofertaban. Siempre en ese, mi afán pordescubrir.

Debes saber que hace tiempo, me he interesado en esos pivotesque desencadenan el placer…, pero también el dolor. En aquelloque somos capaces de sentir como seres humanos. Tanto en lo que esparticular, como en lo que puede ser universal.

No lo sé, y procuro quizá comprenderme a mí misma, al momentode confiártelo. ¿Qué puede ser aquello que me seduce de todoesto? ¿Acaso reconocer mi poder en la sumisión? ¿Acaso reconocermi poder en mi dominio? ¿Quién es el amo aquí, el que se brindao el que prodiga dolor? ¿Es cuestión corporal meramente o espsicológica?¿Son ambas las que me asaltan?

Complejos equilibrios humanos. Fuerte en la cotidianeidad,sensible absoluta en la intimidad… Frágil en la cotidianeidad,superior entre cuatro paredes. ¿Será tan simple?

Así no fue como lo contó ella, pero quiero imaginarlo…

Una ocasión, consiguió una aguja de 18 centímetros y con supareja, la hizo cruzar por sus senos. Era un dolor…, soportable.Al momento que comenzó a rodar la sangre al extraerla aguja,pensó, puedo aguantarlo. Era una ofrenda para el otro. Un regalototal. Esto sí lo escuché en una grabación. No sé si el hechosea real; sí sé, que me subyugó de inmediato.

“El que piensa, pierde”, dictó el maestro, hablando deescritura; “aunque si no se piensa, se pierde también”. ¡Vayadilema! Sentir o no sentir. Depositar mi existencia en el otro, aligual que mi espacio de goce… ¿Y el del otro?

Entonces se desatan todos los abismos y la furia inagotable demis anhelos. Esa es mi fuga: voracidad y adicción… No hay calma,la agitación va en escalada cual incendio, cual volcán que seembravece; pero quien desconoce al respecto, urdirá todos losvocablos en contra, el cúmulo de palabras infieles, intentandomancillar el apetito de las sensaciones.

Nada importa. Reverbero, como si fuera el tambor. Percusióninterna. Todo soy cauce y floto. Soy tierra, aire, naturaleza plenay mansedumbre con un claro objetivo: el extremo del placer.

*****

Nunca había acudido a un espectáculo así, menos en México.Cuando vi que entraban las agujas en su espalda –estas eranpequeñas-, no lo podía creer. Tampoco cuando vi los fuegosartificiales, que no lo eran, pero estéticamente se observabanalucinantes; las cuerdas y la caída de la parafina de las velas.Trago saliva, cierro los ojos, y descubro una tensión emocionalque me estremece.

La participación del público fue grata, y se nota,ciertamente, lo mucho que necesita nuestra mente explorar.

Estaba en un espectáculo con sesión de BSDM (Bondage,Dominación, Sadismo y Masoquismo), con Fernanda Tapia y MarquésAlexander.

Explicaron cómo se daban nalgadas con técnica, para que fueraun acto de excitación, aunque estoy consciente que a mucha gentepuede no gustarle este tipo de prácticas o tenga interés, peronunca se atreva a llevarlas a cabo. Cada quién. MarquésAlexander, que era quien llevaba la batuta, mostró unas paletas,que se pueden comprar en tiendas de juguetes sexuales, de un ladoafelpadas y del otro no, para el mismo objetivo: las nalgadas.Destacó que los utensilios de casa sirven perfectamente, para losmismos fines, pero que si no se quiere así, y/o, si uno seabochorna de ir a una tienda, también en el corredor que seencuentra atrás de la catedral metropolitana, puede encontrar unolas “barras de disciplina católica”.

Hubo una ofrenda. Comer del cuerpo, para celebrar la vida. Almenos así lo entendí, y el público acudió al festín.

Te insisto, cada quien sus expectativas y necesidades, aquelloque quiera y no explorar, pero yo debo decirte, que celebré eseespectáculo. Sean quizá parte de mis deseos, necesidades yfantasías.

Vayan a verlo, que solo estará la próxima semana, para los queestén en la Ciudad de México, en El Vicio. #S3sados, ese es elnombre. Luego se irán de gira. Comentarios:celiatgramos@gmail.com

  • Celia Gomez Ramos
  • Los caminos del placer

Querido mío:

Este bien podría ser un contrato en el que suscribiera misurgencias y compromisos, pero quiero que suene más sutil, porquela tersura de la verdad, siempre será más arrebatadora ydelicada, que cualquier farsa, por mayor recubrimiento que leacuda.

Bien, pues quiero contarte que estuve ahí, quiero que lo sepas.Minutos antes de la media noche, esperando conocer qué era lo queen ese lugar me ofertaban. Siempre en ese, mi afán pordescubrir.

Debes saber que hace tiempo, me he interesado en esos pivotesque desencadenan el placer…, pero también el dolor. En aquelloque somos capaces de sentir como seres humanos. Tanto en lo que esparticular, como en lo que puede ser universal.

No lo sé, y procuro quizá comprenderme a mí misma, al momentode confiártelo. ¿Qué puede ser aquello que me seduce de todoesto? ¿Acaso reconocer mi poder en la sumisión? ¿Acaso reconocermi poder en mi dominio? ¿Quién es el amo aquí, el que se brindao el que prodiga dolor? ¿Es cuestión corporal meramente o espsicológica?¿Son ambas las que me asaltan?

Complejos equilibrios humanos. Fuerte en la cotidianeidad,sensible absoluta en la intimidad… Frágil en la cotidianeidad,superior entre cuatro paredes. ¿Será tan simple?

Así no fue como lo contó ella, pero quiero imaginarlo…

Una ocasión, consiguió una aguja de 18 centímetros y con supareja, la hizo cruzar por sus senos. Era un dolor…, soportable.Al momento que comenzó a rodar la sangre al extraerla aguja,pensó, puedo aguantarlo. Era una ofrenda para el otro. Un regalototal. Esto sí lo escuché en una grabación. No sé si el hechosea real; sí sé, que me subyugó de inmediato.

“El que piensa, pierde”, dictó el maestro, hablando deescritura; “aunque si no se piensa, se pierde también”. ¡Vayadilema! Sentir o no sentir. Depositar mi existencia en el otro, aligual que mi espacio de goce… ¿Y el del otro?

Entonces se desatan todos los abismos y la furia inagotable demis anhelos. Esa es mi fuga: voracidad y adicción… No hay calma,la agitación va en escalada cual incendio, cual volcán que seembravece; pero quien desconoce al respecto, urdirá todos losvocablos en contra, el cúmulo de palabras infieles, intentandomancillar el apetito de las sensaciones.

Nada importa. Reverbero, como si fuera el tambor. Percusióninterna. Todo soy cauce y floto. Soy tierra, aire, naturaleza plenay mansedumbre con un claro objetivo: el extremo del placer.

*****

Nunca había acudido a un espectáculo así, menos en México.Cuando vi que entraban las agujas en su espalda –estas eranpequeñas-, no lo podía creer. Tampoco cuando vi los fuegosartificiales, que no lo eran, pero estéticamente se observabanalucinantes; las cuerdas y la caída de la parafina de las velas.Trago saliva, cierro los ojos, y descubro una tensión emocionalque me estremece.

La participación del público fue grata, y se nota,ciertamente, lo mucho que necesita nuestra mente explorar.

Estaba en un espectáculo con sesión de BSDM (Bondage,Dominación, Sadismo y Masoquismo), con Fernanda Tapia y MarquésAlexander.

Explicaron cómo se daban nalgadas con técnica, para que fueraun acto de excitación, aunque estoy consciente que a mucha gentepuede no gustarle este tipo de prácticas o tenga interés, peronunca se atreva a llevarlas a cabo. Cada quién. MarquésAlexander, que era quien llevaba la batuta, mostró unas paletas,que se pueden comprar en tiendas de juguetes sexuales, de un ladoafelpadas y del otro no, para el mismo objetivo: las nalgadas.Destacó que los utensilios de casa sirven perfectamente, para losmismos fines, pero que si no se quiere así, y/o, si uno seabochorna de ir a una tienda, también en el corredor que seencuentra atrás de la catedral metropolitana, puede encontrar unolas “barras de disciplina católica”.

Hubo una ofrenda. Comer del cuerpo, para celebrar la vida. Almenos así lo entendí, y el público acudió al festín.

Te insisto, cada quien sus expectativas y necesidades, aquelloque quiera y no explorar, pero yo debo decirte, que celebré eseespectáculo. Sean quizá parte de mis deseos, necesidades yfantasías.

Vayan a verlo, que solo estará la próxima semana, para los queestén en la Ciudad de México, en El Vicio. #S3sados, ese es elnombre. Luego se irán de gira. Comentarios:celiatgramos@gmail.com

CDMX

Luego de últimos incidentes, suspenden construcción de nuevas plazas comerciales

Amieva y empresarios acuerdan realizar una revisión de los protocolos de Protección Civil

Política

Diputados gastan cerca de 200 mdp en lo que va del año

Cada legislador recibiría más de dos millones de pesos por aportaciones para los seguros de vida

Política

FSTSE llama a la calma a burócratas por descentralización de secretarías

Joel Ayala afirmó que se mantendrá firme en defender a sus agremiados

Cultura

Rojo, blanco y ocre, colores encontrados en escultura de Dios Xochipilli

Microfotografías permitieron determinar parte de su policromía

Celebridades

Mario Iván Martínez y Karina Gidi recrearán vida de Van Gogh

"Vincent girasoles contra el mundo" arrancará temporada en la Primavera de 2019 en el Helénico

Celebridades

Le gritan ¡suegro! a Edgar Vivar gracias a su hija ficticia, Tita

Confirmó que La jefa del campeón del productor Roberto Gómez Fernández tiene un alto raiting en el canal Las Estrellas

Celebridades

Zaide Silvia es elegida miembro de la Academia de Hollywood

Zaide Silvia Gutiérrez es parte de la lista de los actores invitados a ingresar al organismo

Celebridades

Con el thriller futurista Hotel Artemis, Jodie Foster vuelve a actuar

"Este trabajo es un lujo y un honor. Después de 52 años, actúo porque me encanta. Es la única razón, indicó

Cine

Encuentran guión perdido de Kubrick sobre el libro de Zweig

Abrams fue contactado por el hijo de un antiguo colaborador de Kubrick para informarle que tenía el guión