/ lunes 16 de enero de 2017

París expondrá al público por primera vez la colección de Alicia Koplowitz

PARÍS, Francia. (EFE).- París revelará por primera vez al público la colección de arte de la empresaria y mecenas española Alicia Koplowitz en una muestra que se inaugurará el próximo marzo en el Museo Jacquemart André.

Hasta el 10 de julio, la pinacoteca exhibirá 53 obras maestras de una treintena de artistas bajo el título “De Zurbarán a Rothko. Colección Alicia Koplowitz-Grupo Omega Capital”, organismo, este último, que fundó la coleccionista para gestionar parte de sus intereses patrimoniales y sus fondos de arte.

La imponente selección de piezas maestras que viajarán desde España, provienen de momentos muy diferentes de la historia del arte, desde las épocas griega y romana, a la actualidad.

El conjunto incluye una quincena de esculturas y obras de arqueología, y cuadros de gigantes como Tiepolo, Canaletto, Goya, Gauguin, Van Gogh, Picasso, Modigliani, Barceló, Bourgeois o Richier.

La muestra, con la que “Alicia ha sido muy generosa” contará con una sección muy española, explicó a Efe el especialista español Pablo Melendo Beltrán, su comisario junto con Pierre Curie, conservador del museo que la acoge.

Habrá en ella Goyas célebres como la “Condesa de Haro” y obras “muy exquisitas de grandes pintores nacionales poco vistas aquí, como una virgen con el niño de Morales o un retrato de Pantoja de la Cruz en su estado original excelente, nunca restaurado”.

“Alicia nunca había mostrado su colección porque no se le había ocurrido hacerlo”, comentó Melendo, quien hace dos años presentó a Hovanessian y Curie a la empresaria, cuando visitaban España para ver algunas obras para futuras exposiciones.

Así surgió la idea y el ofrecimiento a Koplowitz de que presentase su colección en París y luego todo salió rodado y en perfecto entendimiento, resaltó.

“El lugar donde enseñarla es perfecto”, consideró Melendo en referencia a la mansión museo que en 1876 hizo construir el heredero de dos familias de banqueros millonarios, Édouard André, esmerado coleccionista junto con su esposa Nélie Jacquemart, quien a su muerte donó el palacete con su contenido al Instituto de Francia.

La colaboración con un empresario coleccionista no es nueva para el museo, que acostumbra a organizar exposiciones de incuestionable prestigio como su actual visión del “Rembrandt íntimo”, y que en 2010 mostró los grandes maestros españoles del fondo del empresario mexicano de origen español Pérez Simón.

Para Melendo, hasta hace seis años presidente de Sotheby’s España, existe “una similitud” entre la colección del siglo XXI de la empresaria española y la formada en el XIX por Jacquemart y André. Aunque la parisina se detiene en el siglo XVIII y la española se arriesga con las vanguardias de su tiempo, ambas están marcadas, en cualquier caso, por un profundo eclecticismo y por unos exigentes criterios de selección.

“En el caso de Alicia, ella sabe muchísimo. Compra cuando puede y según su gusto y su criterio”. Puede preguntar detalles, pero es ella quien dirige la colección, destaca.

Como el título de la muestra permite sospechar, “las obras de su colección son todas increíbles y tienen calidad museística”.

Entre otras razones porque, subraya el experto, fueron elegidas por tener una historia detrás, como haber sido ya importantes para el artista que las creó, fruto de un encargo especial, o de una complicidad particular entre el autor y el comprador.

PARÍS, Francia. (EFE).- París revelará por primera vez al público la colección de arte de la empresaria y mecenas española Alicia Koplowitz en una muestra que se inaugurará el próximo marzo en el Museo Jacquemart André.

Hasta el 10 de julio, la pinacoteca exhibirá 53 obras maestras de una treintena de artistas bajo el título “De Zurbarán a Rothko. Colección Alicia Koplowitz-Grupo Omega Capital”, organismo, este último, que fundó la coleccionista para gestionar parte de sus intereses patrimoniales y sus fondos de arte.

La imponente selección de piezas maestras que viajarán desde España, provienen de momentos muy diferentes de la historia del arte, desde las épocas griega y romana, a la actualidad.

El conjunto incluye una quincena de esculturas y obras de arqueología, y cuadros de gigantes como Tiepolo, Canaletto, Goya, Gauguin, Van Gogh, Picasso, Modigliani, Barceló, Bourgeois o Richier.

La muestra, con la que “Alicia ha sido muy generosa” contará con una sección muy española, explicó a Efe el especialista español Pablo Melendo Beltrán, su comisario junto con Pierre Curie, conservador del museo que la acoge.

Habrá en ella Goyas célebres como la “Condesa de Haro” y obras “muy exquisitas de grandes pintores nacionales poco vistas aquí, como una virgen con el niño de Morales o un retrato de Pantoja de la Cruz en su estado original excelente, nunca restaurado”.

“Alicia nunca había mostrado su colección porque no se le había ocurrido hacerlo”, comentó Melendo, quien hace dos años presentó a Hovanessian y Curie a la empresaria, cuando visitaban España para ver algunas obras para futuras exposiciones.

Así surgió la idea y el ofrecimiento a Koplowitz de que presentase su colección en París y luego todo salió rodado y en perfecto entendimiento, resaltó.

“El lugar donde enseñarla es perfecto”, consideró Melendo en referencia a la mansión museo que en 1876 hizo construir el heredero de dos familias de banqueros millonarios, Édouard André, esmerado coleccionista junto con su esposa Nélie Jacquemart, quien a su muerte donó el palacete con su contenido al Instituto de Francia.

La colaboración con un empresario coleccionista no es nueva para el museo, que acostumbra a organizar exposiciones de incuestionable prestigio como su actual visión del “Rembrandt íntimo”, y que en 2010 mostró los grandes maestros españoles del fondo del empresario mexicano de origen español Pérez Simón.

Para Melendo, hasta hace seis años presidente de Sotheby’s España, existe “una similitud” entre la colección del siglo XXI de la empresaria española y la formada en el XIX por Jacquemart y André. Aunque la parisina se detiene en el siglo XVIII y la española se arriesga con las vanguardias de su tiempo, ambas están marcadas, en cualquier caso, por un profundo eclecticismo y por unos exigentes criterios de selección.

“En el caso de Alicia, ella sabe muchísimo. Compra cuando puede y según su gusto y su criterio”. Puede preguntar detalles, pero es ella quien dirige la colección, destaca.

Como el título de la muestra permite sospechar, “las obras de su colección son todas increíbles y tienen calidad museística”.

Entre otras razones porque, subraya el experto, fueron elegidas por tener una historia detrás, como haber sido ya importantes para el artista que las creó, fruto de un encargo especial, o de una complicidad particular entre el autor y el comprador.