/ domingo 2 de abril de 2017

Parque Nacional Cerro de la Estrella, un sitio de relevancia religiosa

Por Brisa Leticia Arenas Ríos

A quienes disfrutan de caminatas por áreas naturales, hacer ejercicio al aire libre o un día de campo, les hará feliz saber que no tienen que ir muy lejos para realizar estas actividades; en la Ciudad de la México (CDMX) aún existen pulmones verdes en donde podemos realizarlas.

Uno de esos sitios es sin lugar a dudas el Parque Nacional Cerro de la Estrella, ubicado en el corazón de la Delegación Iztapalapa, creado mediante un decreto publicado el 14 de agosto del año de 1938 por el Presidente de la República, el General Lázaro Cárdenas, estatus que mantiene hasta nuestros días; la flora del lugar está compuesta principalmente por bosques de eucalipto, coníferas y mamíferos de menor tamaño. Como dato curioso, durante la época de la Colonia existió la Hacienda la Estrella, por la cual recibió el nombre con el que conocemos al cerro.

El cerro cuenta con una importancia histórica relevante, ya que durante el México prehispánico era el lugar en el que se celebraba la ceremonia del Fuego Nuevo, un ritual mexica con el que se buscaba el equilibrio; actualmente, en la cima, se pueden visitar los restos del altar en el que se llevaba a cabo este ritual y en las faldas se han encontrado restos de habitantes del período preclásico mesoamericano. Si quiere saber más sobre esto, en el mismo cerro se encuentra el Museo del Fuego Nuevo, el cual se enfoca específicamente a las actividades mexicas que se realizaban en la zona.

También puedes leer:

El lugar continúa manteniendo relevancia religiosa, puesto que la historia de la representación de la Pasión de Cristo cada Semana Santa en Iztapalapa nos remite al año de 1833, cuando los pobladores de ese lugar, afectados y preocupados por la epidemia que los azotaba, le pidieron a las imágenes de Cristo su intervención para acabar con la enfermedad y desde ese momento hasta nuestros días, a manera de agradecimiento, se representa este pasaje bíblico.

En este parque podrá realizar diversas actividades recreativas, desde correr o caminar por alguna de las dos pistas; escalar las cañadas y senderos del cerro; ejercitarse con los aparatos instalados en varios puntos;  subir al mirador, donde tendrá una hermosa postal panorámica de toda la CDMX, o si lo prefiere, también puede sumarse a una de las clases que se imparten como zumba o yoga.  Para divertirse en esta área verde no necesita dinero, la entrada es gratuita y para toda la familia.

¿Cómo llegar?

En automóvil por Avenida Ermita Iztapalapa, una vez en la desviación del cerro, subir y tomar el camino del lado derecho, el cual lo lleva directo a la entrada.

En transporte público debe bajarse en la estación de Metro Culhuacán (Línea 12, color dorado) o en la estación Cerro de la Estrella (Línea 8, color verde).

También puedes leer: 

Por Brisa Leticia Arenas Ríos

A quienes disfrutan de caminatas por áreas naturales, hacer ejercicio al aire libre o un día de campo, les hará feliz saber que no tienen que ir muy lejos para realizar estas actividades; en la Ciudad de la México (CDMX) aún existen pulmones verdes en donde podemos realizarlas.

Uno de esos sitios es sin lugar a dudas el Parque Nacional Cerro de la Estrella, ubicado en el corazón de la Delegación Iztapalapa, creado mediante un decreto publicado el 14 de agosto del año de 1938 por el Presidente de la República, el General Lázaro Cárdenas, estatus que mantiene hasta nuestros días; la flora del lugar está compuesta principalmente por bosques de eucalipto, coníferas y mamíferos de menor tamaño. Como dato curioso, durante la época de la Colonia existió la Hacienda la Estrella, por la cual recibió el nombre con el que conocemos al cerro.

El cerro cuenta con una importancia histórica relevante, ya que durante el México prehispánico era el lugar en el que se celebraba la ceremonia del Fuego Nuevo, un ritual mexica con el que se buscaba el equilibrio; actualmente, en la cima, se pueden visitar los restos del altar en el que se llevaba a cabo este ritual y en las faldas se han encontrado restos de habitantes del período preclásico mesoamericano. Si quiere saber más sobre esto, en el mismo cerro se encuentra el Museo del Fuego Nuevo, el cual se enfoca específicamente a las actividades mexicas que se realizaban en la zona.

También puedes leer:

El lugar continúa manteniendo relevancia religiosa, puesto que la historia de la representación de la Pasión de Cristo cada Semana Santa en Iztapalapa nos remite al año de 1833, cuando los pobladores de ese lugar, afectados y preocupados por la epidemia que los azotaba, le pidieron a las imágenes de Cristo su intervención para acabar con la enfermedad y desde ese momento hasta nuestros días, a manera de agradecimiento, se representa este pasaje bíblico.

En este parque podrá realizar diversas actividades recreativas, desde correr o caminar por alguna de las dos pistas; escalar las cañadas y senderos del cerro; ejercitarse con los aparatos instalados en varios puntos;  subir al mirador, donde tendrá una hermosa postal panorámica de toda la CDMX, o si lo prefiere, también puede sumarse a una de las clases que se imparten como zumba o yoga.  Para divertirse en esta área verde no necesita dinero, la entrada es gratuita y para toda la familia.

¿Cómo llegar?

En automóvil por Avenida Ermita Iztapalapa, una vez en la desviación del cerro, subir y tomar el camino del lado derecho, el cual lo lleva directo a la entrada.

En transporte público debe bajarse en la estación de Metro Culhuacán (Línea 12, color dorado) o en la estación Cerro de la Estrella (Línea 8, color verde).

También puedes leer: