/ martes 9 de junio de 2020

¿Qué era y quienes integraban la generación de La Ruptura?

Los artistas más jóvenes no querían obedecer a los viejos ni seguir sus cánones

En los años 50, México quería sacudirse los vestigios revolucionarios. Ya nadie quería vivir en el país del sombrero y los caudillos. El presidente Miguel Alemán —el famoso Cachorro de la Revolución— traía consigo aires modernizadores que se tradujeron en promesas de estabilidad económica y prosperidad para la naciente clase media. Era una nación renovada: las familias bebían Coca-Cola, los jóvenes bailaban rocanrol y los comerciales radiofónicos anunciaban productos que, hasta hace pocos años, sólo era posible conseguir con el vecino del norte. México comenzaba a abrir sus ventanas.

En el mundo del arte la cosa no era muy distinta. Los artistas más jóvenes no querían obedecer a los viejos ni seguir sus cánones. El Muralismo de Diego Rivera, José Clemente Orozco o David Alfaro Siqueiros —los grandes portentos que había dejado la Revolución— les parecía obsoleto, chovinista y monótono. ¿Para qué pintar la lucha revolucionaria si ésta ya había terminado hace una década? ¿Para qué pintar indígenas entre alcatraces cuando en la vida real seguían siendo segregados culturalmente? ¿Por qué hablar de política en los lienzos? ¿Por qué toda obra debe ser monumental, digna de colocarse en edificios de gobierno o plazas públicas?

Esas fueron algunas de las preguntas que se formularon los artistas de la Generación de la Ruptura, uno de cuyos máximos representantes, Manuel Felguérez, murió ayer a los 91 años. Conocer el pensamiento de su camada resulta vital para comprender su relevancia en la plástica iberoamericana. Porque Felguérez fue un transgresor desde sus primeros años como alumno de Ossip Zadkine, el gran cubista con quien descubrió, en París, que la pintura también tenía mucho de arquitectura y escultura. Por eso gran parte de la obra de Felguérez es tridimensional.

La Ruptura miró hacia afuera, allá donde el Muralismo era visto como una oda ideológica a derrocar. Y fue así como Felguérez tomó el acero, el ónix y el mármol para forjar una obra que desafió superficies y gestos; cuerpos y escrituras veladas, según Cuauhtémoc Medina, curador del Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC).

Aunque la Generación de la Ruptura fue un mote nunca aceptado del todo entre los artistas que la conformaron —e impuesto por la gran crítica de arte, Raquel Tibol—, se considera miembros de esta oleada a Manuel Felguérez, Vicente Rojo, José Luis Cuevas, Pedro Coronel, Alberto Gironella, Fernando García Ponce, Beatriz Zamora, Arnaldo Coen, Juan Soriano y Roger Von Guten. De todos ellos, sólo viven Vicente Rojo y Arnaldo Coen.

En los años 50, México quería sacudirse los vestigios revolucionarios. Ya nadie quería vivir en el país del sombrero y los caudillos. El presidente Miguel Alemán —el famoso Cachorro de la Revolución— traía consigo aires modernizadores que se tradujeron en promesas de estabilidad económica y prosperidad para la naciente clase media. Era una nación renovada: las familias bebían Coca-Cola, los jóvenes bailaban rocanrol y los comerciales radiofónicos anunciaban productos que, hasta hace pocos años, sólo era posible conseguir con el vecino del norte. México comenzaba a abrir sus ventanas.

En el mundo del arte la cosa no era muy distinta. Los artistas más jóvenes no querían obedecer a los viejos ni seguir sus cánones. El Muralismo de Diego Rivera, José Clemente Orozco o David Alfaro Siqueiros —los grandes portentos que había dejado la Revolución— les parecía obsoleto, chovinista y monótono. ¿Para qué pintar la lucha revolucionaria si ésta ya había terminado hace una década? ¿Para qué pintar indígenas entre alcatraces cuando en la vida real seguían siendo segregados culturalmente? ¿Por qué hablar de política en los lienzos? ¿Por qué toda obra debe ser monumental, digna de colocarse en edificios de gobierno o plazas públicas?

Esas fueron algunas de las preguntas que se formularon los artistas de la Generación de la Ruptura, uno de cuyos máximos representantes, Manuel Felguérez, murió ayer a los 91 años. Conocer el pensamiento de su camada resulta vital para comprender su relevancia en la plástica iberoamericana. Porque Felguérez fue un transgresor desde sus primeros años como alumno de Ossip Zadkine, el gran cubista con quien descubrió, en París, que la pintura también tenía mucho de arquitectura y escultura. Por eso gran parte de la obra de Felguérez es tridimensional.

La Ruptura miró hacia afuera, allá donde el Muralismo era visto como una oda ideológica a derrocar. Y fue así como Felguérez tomó el acero, el ónix y el mármol para forjar una obra que desafió superficies y gestos; cuerpos y escrituras veladas, según Cuauhtémoc Medina, curador del Museo Universitario de Arte Contemporáneo (MUAC).

Aunque la Generación de la Ruptura fue un mote nunca aceptado del todo entre los artistas que la conformaron —e impuesto por la gran crítica de arte, Raquel Tibol—, se considera miembros de esta oleada a Manuel Felguérez, Vicente Rojo, José Luis Cuevas, Pedro Coronel, Alberto Gironella, Fernando García Ponce, Beatriz Zamora, Arnaldo Coen, Juan Soriano y Roger Von Guten. De todos ellos, sólo viven Vicente Rojo y Arnaldo Coen.

Finanzas

Hacienda descarta sanciones del Tesoro de EU por monitoreo de operaciones cambiarias

La dependencia dijo que EU no clasifica a México como una economía que manipula su tipo de cambio para obtener algún tipo de ventaja en el comercio internacional

México

México reporta dos millones 299 mil 939 contagios por Covid-19

En las últimas 24 horas hubo 480 nuevos decesos elevando la cifra a 211 mil 693

Justicia

Comando ataca brigada de vacunación en Tangancícuaro, Michoacán

El incidente ocurrió en el trayecto que une a las comunidades de Patamban y Ruiz Cortines; los agresores huyeron

Política

Frenan elección extraordinaria de senador en Nayarit

La Sala Regional de Guadalajara del Tribunal Electoral determinó que la figura de licencia tiene una naturaleza temporal y no permanente

Arte

Un vistazo a la pintura renacentista de Rafaello Sanzio

El Cenart abre al público partir del domingo la exposición sobre la vida y obra del artista renacentista y sus contemporáneos.

Política

Grupo Caliente acusa al gobierno de BC de orquestar campaña negra contra Hank Rhon

Marcos Milán, abogado de Grupo Caliente, dijo que todas las empresas de la corporación se han visto presionadas con diversos mecanismos como revisiones y cobros adicionales

Aderezo

Chef Eduardo Palazuelos: migrando a las redes sociales

En 2014 fue galardonado como el Mejor Chef Mexicano también fue elegido por la Secretaría de Relaciones Exteriores para participar como Embajador de la Cocina Mexicana

Automotriz

Abran paso al gigante de Dodge Durango SRT

Este SUV nos ha demostrado que un vehículo familiar no tiene que estar peleado con la deportividad

Sociedad

Ya es oficial, deberás entregar tus datos para conservar tu telefonía móvil

El gobierno federal publicó el decreto que te obligará a entregar tus datos más íntimos como huella dactilar, iris de los ojos, facciones del rostro, tono de voz y firma