/ lunes 28 de diciembre de 2020

Reconocen importancia artesanal de Pátzcuaro

El artesano mexicano Mario Agustín Gaspar recibió el Premio Nacional de Artes y Literatura 2020

A los 12 años, cuando cursaba el último año de primaria, Mario Agustín Gaspar Rodríguez aprendió la técnica ancestral del maque y después la de figuras en pasta de caña. El aprendizaje fue una herencia cultural de su maestro Francisco Reyna Ruiz, un artesano que le mostró no sólo a conocer y manejar los materiales naturales, como la caña de maíz, sino a valorar el conocimiento de sus antepasados.

La labor de preservar esta artesanía le mereció al maestro artesano el Premio Nacional de Artes y Literatura 2020 en el área de Artes y Tradiciones Populares. Gaspar Rodríguez confesó sentirse comprometido con su labor para demostrar que el reconocimiento es bien merecido, sobre todo por su trabajo en el rescate y preservación de la técnica que si bien es apreciada por el turismo, no es tan cotizada como otros objetos.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

“Para nosotros es muy importante porque es parte de nuestra historia, la caña de maíz forma parte de la historia prehispánica, pero no es una técnica muy comercial porque el proceso de elaboración tarda mucho, aún si la imagen es muy pequeña tardamos siete u ocho meses”, refirió en entrevista el artesano originario de Pátzcuaro, Michoacán.

El maque y las figuras de pasta de caña es una técnica que se usa desde la época prehispánica; los indígenas de Michoacán la usaban para crear las figuras de sus dioses pues por sus materiales ligeros, les era fácil transportarlas de un sitio a otro. Con la llegada de los españoles se documentó sobre la elaboración de vasos y vasijas decoradas con finas figuras que se comercializaban.

Gaspar Rodríguez detalló que con la llegada de los frailes se empezaron a hacer figuras católicas como vírgenes o imágenes de Cristo, pero en la guerra cristera todas estas piezas fueron quemadas y los artesanos dejaron de producirlas por miedo, por lo que la técnica se perdió entre las generaciones recientes.

“Hicimos un proceso de rescate de la pasta de caña de maíz, esa técnica era originaria de Pátzcuaro y vimos la necesidad de recuperarla. Creamos un proyecto que duró 20 años pero logramos salvarla. Tardamos mucho por los materiales, la Universidad de Michoacán nos ayudó mucho a detectar cada material que tiene las piezas”, afirmó Gaspar quien trabajó en el rescate con Alfonso Guido bajo el respaldo de Casa de las Artesanías y el gobierno estatal.

Con más de 50 años de experiencia, el artesano explicó que las piezas son hechas con materiales completamente naturales: caña de maíz, algunas plantas venenosas que tienen pegamento y sirven para armar las figuras, también se utiliza un complemento que se hace con piel de conejo y arcilla blanca que cubre la imagen; luego se pinta con tierra y colores naturales usando como aglutinante el aceite de la chía.

La dificultad de producir los materiales y el extenso proceso de elaboración hacen que las piezas no entren con facilidad al mercado y sean poco cotizadas y remuneradas, a pesar de su valor artesanal e histórico. Esto mismo ha hecho que las generaciones jóvenes poco se interesen en aprender la técnica y dedicarse de manera profesional, refiere Gaspar Rodríguez.

Para fortuna del maestro artesano, su esposa y cuatro hijos son parte de su taller donde llegan jóvenes con intenciones de aprender, pero después de tres meses no vuelven. "Dominar la técnica lleva al menos tres o cuatro años", refirió Gaspar quien la considera como una carrera profesional.

“Uno de los problemas es que no se puede hacer en cualquier temporada del año, debemos esperar que pasen las lluvias, por ejemplo ahorita es buena época y hasta mayo, ya después no se puede porque no se secan las piezas entonces eso lo hace muy lento, pero para mí es una responsabilidad continuar porque es conocimiento de nuestros antepasados, se han encontrado piezas de hasta cinco mil años atrás que hablan de nuestro origen”, apuntó.

Confesó que la pandemia de Covid-19 ha afectado aún más las ventas y producción por el cierre de locales y la falta de turismo, pero confía en que el próximo año mejore la situación: “El premio ahora es una responsabilidad para trabajar bien y justificar que me lo merezco”, dijo.

A los 12 años, cuando cursaba el último año de primaria, Mario Agustín Gaspar Rodríguez aprendió la técnica ancestral del maque y después la de figuras en pasta de caña. El aprendizaje fue una herencia cultural de su maestro Francisco Reyna Ruiz, un artesano que le mostró no sólo a conocer y manejar los materiales naturales, como la caña de maíz, sino a valorar el conocimiento de sus antepasados.

La labor de preservar esta artesanía le mereció al maestro artesano el Premio Nacional de Artes y Literatura 2020 en el área de Artes y Tradiciones Populares. Gaspar Rodríguez confesó sentirse comprometido con su labor para demostrar que el reconocimiento es bien merecido, sobre todo por su trabajo en el rescate y preservación de la técnica que si bien es apreciada por el turismo, no es tan cotizada como otros objetos.

▶️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

“Para nosotros es muy importante porque es parte de nuestra historia, la caña de maíz forma parte de la historia prehispánica, pero no es una técnica muy comercial porque el proceso de elaboración tarda mucho, aún si la imagen es muy pequeña tardamos siete u ocho meses”, refirió en entrevista el artesano originario de Pátzcuaro, Michoacán.

El maque y las figuras de pasta de caña es una técnica que se usa desde la época prehispánica; los indígenas de Michoacán la usaban para crear las figuras de sus dioses pues por sus materiales ligeros, les era fácil transportarlas de un sitio a otro. Con la llegada de los españoles se documentó sobre la elaboración de vasos y vasijas decoradas con finas figuras que se comercializaban.

Gaspar Rodríguez detalló que con la llegada de los frailes se empezaron a hacer figuras católicas como vírgenes o imágenes de Cristo, pero en la guerra cristera todas estas piezas fueron quemadas y los artesanos dejaron de producirlas por miedo, por lo que la técnica se perdió entre las generaciones recientes.

“Hicimos un proceso de rescate de la pasta de caña de maíz, esa técnica era originaria de Pátzcuaro y vimos la necesidad de recuperarla. Creamos un proyecto que duró 20 años pero logramos salvarla. Tardamos mucho por los materiales, la Universidad de Michoacán nos ayudó mucho a detectar cada material que tiene las piezas”, afirmó Gaspar quien trabajó en el rescate con Alfonso Guido bajo el respaldo de Casa de las Artesanías y el gobierno estatal.

Con más de 50 años de experiencia, el artesano explicó que las piezas son hechas con materiales completamente naturales: caña de maíz, algunas plantas venenosas que tienen pegamento y sirven para armar las figuras, también se utiliza un complemento que se hace con piel de conejo y arcilla blanca que cubre la imagen; luego se pinta con tierra y colores naturales usando como aglutinante el aceite de la chía.

La dificultad de producir los materiales y el extenso proceso de elaboración hacen que las piezas no entren con facilidad al mercado y sean poco cotizadas y remuneradas, a pesar de su valor artesanal e histórico. Esto mismo ha hecho que las generaciones jóvenes poco se interesen en aprender la técnica y dedicarse de manera profesional, refiere Gaspar Rodríguez.

Para fortuna del maestro artesano, su esposa y cuatro hijos son parte de su taller donde llegan jóvenes con intenciones de aprender, pero después de tres meses no vuelven. "Dominar la técnica lleva al menos tres o cuatro años", refirió Gaspar quien la considera como una carrera profesional.

“Uno de los problemas es que no se puede hacer en cualquier temporada del año, debemos esperar que pasen las lluvias, por ejemplo ahorita es buena época y hasta mayo, ya después no se puede porque no se secan las piezas entonces eso lo hace muy lento, pero para mí es una responsabilidad continuar porque es conocimiento de nuestros antepasados, se han encontrado piezas de hasta cinco mil años atrás que hablan de nuestro origen”, apuntó.

Confesó que la pandemia de Covid-19 ha afectado aún más las ventas y producción por el cierre de locales y la falta de turismo, pero confía en que el próximo año mejore la situación: “El premio ahora es una responsabilidad para trabajar bien y justificar que me lo merezco”, dijo.

Sociedad

Caducan 100 mil cajas de medicinas en Tabasco

Entre ellas destacan las que son usadas para tratar la hipertensión, el cáncer, el VIH, asma y diabetes

Mundo

Saturan las armas de fuego a EU

En dos décadas se produjeron 139 millones, incluidas 11.3 millones en 2020; pistolas se compran en masas

Finanzas

EU solicita a México tercera revisión de condiciones laborales en México

Estados Unidos pidió a México investigue si a los trabajadores de la planta de Panasonic en Reynosa se les negaron derechos laborales

Círculos

La Universidad Anáhuac crea alianzas con Fundación Monte Fénix

El doctor Cipriano Sánchez y el doctor Jorge Larrea firman la Cátedra Coorporativa en contra de las adicciones de jóvenes estudiantes y la sociedad

Gossip

Dos estrenos marcan la jornada en Cannes

En competencia se presentaron los largometrtajes Las ocho montañas y La mujer de Tchaikovsky, del cineasta disidente ruso Kirill Serebrennikov

Gossip

Hay nuevas secciones en SmartFilms, concurso de cortometrajes realizados con celular

El concurso de cortometrajes realizados con celular se acerca al género del melodrama y a la publicidad

Mundo

#SOY Aceptación hacia la comunidad se estanca

Países Bajos, que se caracterizaba por proteger los derechos LGBT+ al ser el primer país en legalizar el matrimonio igualitario en 2001, ahora mantiene una tendencia cada vez más reacia  a los gestos públicos de los miembros de esta comunidad

Gossip

¿Quién mató a Sara? Se devela el misterio en su última temporada

Un experimento psiquiátrico está detrás del enigma que plantea la exitosa serie ¿Quién mató a Sara?

Mundo

#SOY Bajo Observación | La otra gran pandemia de nuestro tiempo

La otra gran pandemia de los últimos 50 años, la del SIDA, sigue activa